jueves, 6 de febrero de 2020

06/02 - Focio el Grande, Patriarca de Constantinopla


El tres veces bendito, grande y resplandeciente Padre y maestro de la Iglesia, Confesor de la Fe e Igual a los Apóstoles Focio vivió en la época de los emperadores Miguel (hijo de Teófilo), Basilio el Macedonio y León, su hijo. Era hijo de padres piadosos, Sergio e Irene, que sufrieron por la Fe bajo el emperador iconoclasta Teófilo; también era sobrino de San Tarasio, Patriarca de Constantinopla (conmemorado el 25 de febrero).

Nació en Constantinopla, donde brilló en los más importantes cargos imperiales, al tiempo que llevaba una vida virtuosa y temerosa de Dios. Hombre recto y de singular educación y erudición, fue elevado al trono apostólico, ecuménico y patriarcal de Constantinopla en el año 857.

Los muchos combates que trabó el tres veces santo por la Fe Ortodoxa contra los maniqueos, los iconoclastas y otros herejes y las grandes persecuciones y angustias que sufrió son inmumerables.

Focio nos ha dejado muchos escritos teológicos, homilías panegíricas y espístolas, incluida una a Boris, Soberano de Bulgaria, en que le expone la historia y enseñanzas de los Siete Concilios Ecuménicos.

Habiendo servido a la Iglesia de Cristo en santidad y de un modo evangélico, y habiendo arrancado con ardiente celo toda cizaña de enseñanza ajena, partió con el Señor en el Monasterio de los Armenios el 6 de febrero del año 891.