sábado, 20 de febrero de 2021

21/02 - Timoteo el Justo


Nuestro venerable padre Timoteo era de ascendencia italiana y se hizo monje a una temprana edad. Vivió una vida ascética en el Monasterio de los Símbolos en el Monte Olimpo. Allí, San Timoteo fue el discípulo del Monje Teostericto junto con su compañero alumno San Platón (4 de abril), que se convirtió en el abad del vecino Monasterio de Sacudión.


San Timoteo era conocido por permanecer en lugares desolados, por lo que llegó a ser conocido como el "morador del desierto". Allí mortificó su carne y los impulsos de las pasiones con gran disciplina y oración intensa. 


Era un recipiente puro del Espíritu Santo, que nunca había deseado siquiera mirar el rostro de una mujer para no sufrir ningún daño. Por su pureza y fe, se le consideraba digno de recibir el don de realizar curas milagrosas de todas las enfermedades, y se le dio la gracia de expulsar a los demonios de la gente.


A pesar de su aislamiento de las personas, San Timoteo les amaba. Por medio de la oración sanó a una mujer con problemas de esterilidad. Dio limosnas, protegió a los huérfanos, defendió a las viudas, mostró amabilidad a los extraños y otorgó comida y ropa a los necesitados. A lo largo de su vida se esforzó y logró la cima de la bondad, la pureza y la inocencia.


Habiendo luchado en la época de la Iconoclasia, San Timoteo también fue un defensor y sufridor por la Ortodoxia, confesando ante los impíos su veneración de los Santos Iconos. San Teófanes canta en el Canon que compuso en honor a San Timoteo, que "sufrió el juicio de flagelos de quienes negaron la dispensación de Cristo hacia nosotros".


Habiendo alcanzado la perfección espiritual, durmió en paz en una profunda vejez en el año 795. San Teófanes informa de San Timoteo que "su honorable relicario derrama un torrente de curaciones". Sus reliquias probablemente descansaron en el Monasterio de los Símbolos.



Fuente: La Ortodoxia es la Verdad