sábado, 9 de marzo de 2019

09/03 - Los Santos Cuarenta Mártires de Sebaste


Estos Santos Mártires, originarios de distintos lugares, eran soldados bajo el mismo general. Habiendo sido encarcelados por su fe en Cristo, e interrogados primeramente por medios crueles, fueron luego privados de sus ropas y arrojados al lago congelado que se encuentra en Sebaste del Ponto en una época del año en que el clima era durísimo y gélido. Los Santos aguantaron toda la noche desnudos en estas circunstancias, animándose mutuamente a resistir hasta el final.

El que los custodiaba, llamado Aglayo, que tenía el encargo de recibir a cualquiera de ellos que renegara de Cristo, tuvo una visión en la que aparecían poderes celestiales entregando coronas a todos los Mártires excepto a uno, que poco después abandonó la lucha. Al ver esto, Aglayo confesó a Cristo y se unió a los Mártires del lago, con lo que el número de cuarenta permaneció completo. 

Por la mañana, cuando los Santos estaban casi muertos por el frío, fueron arrojados al fuego, tras lo cual sus restos fueron arrojados al río. Así acabaron la buena carrera del martirio en el año 320, durante el reinado de Licinio.

Estos son sus nombres: Acacio, Ecio, Aglayo, Alejandro, Angeas, Atanasio, Cándido, Cudión, Claudio, Cirilo, Cirión, Domiciano, Domno, Eccidio, Elías, Eunoico, Eutiques, Eutiquio, Flavio, Gayo, Gorgonio, Heliano, Heraclio, Hesiquio, Juan, Lisímaco, Melitón, Nicolás, Filoctemón, Prisco, Sacerdón, Severiano, Sisinio, Esmeraldo, Teódulo, Teófilo, Valente, Valerio, Viviano y Jantias.