martes, 12 de marzo de 2019

12/03 - Gregorio el Diálogo, Obispo de Roma


San Gregorio nació en Roma de padres nobles y ricos alrededor del año 540. Cuando era joven, su padre falleció, pero su madre, Silvia, proveyó para que su hijo recibiera una buena educación tanto en la ciencia secular como en la espiritual.

Gregorio se hizo Prefecto de Roma e intentó agradar a Dios en medio del mundo; posteriormente emprendió la vida monástica. Posteriormente fue nombrado Arcediano de Roma y, en el año 579, Apocrisario (representante o legado papal) en Constantinopla, donde vivió cerca de siete años.

Regresó a Roma en el año 585 y fue elegido Papa en el año 590. Es conocido sobre todo por sus escritos y por su generosidad con las limosnas; también porque, a iniciativa suya, se comenzó el trabajo misionero entre los anglosajones.

El canto gregoriano toma de él su nombre: Gregorio se sintió profundamente impresionado por lo que escuchó en Constantinopla e importó muchos elementos de esta música al canto eclesiástico de Roma, ciudad de la que fue Obispo del año 590 al 604.