domingo, 24 de mayo de 2020

24/05 - San Vicente de Lerins


San Vicente nació en Toulouse, en la Galia; era hermano de San Lupo, obispo de Troyes, compañero de San Germán de Auxerre.

San Vicente fue primero soldado, pero luego abandonó el siglo para hacerse monje del famoso monasterio de Lerins, donde fue ordenado sacerdote.

Se le conoce por su ‘Conmonitorio’, que escribió como ayuda para distinguir las verdaderas enseñanzas de la Iglesia de las confusiones de los herejes; su dicho más memorable es que los cristianos deben seguir la Fe que ha sido profesada «en todas partes, siempre y por todos». Esta obra la escribió hacia el año 434, tres años después del Tercer Concilio Ecuménico en Éfeso, que aparece en ella mencionado y defendía llamar a la Santa Virgen ‘Theotokos’ -es decir, «la que dio a luz a Dios»- en oposición a las enseñanzas de Nestorio, que fueron condenadas por dicho Concilio.

Sin mencionarlo por su nombre, San Vicente condena la doctrina de la Gracia y la predestinación de Agustín, Obispo de Hipona, diciendo que era una herejía enseñar la existencia «de una cierta gracia de Dios grande, especial y totalmente personal [que se concedería a los elegidos] sin ningún trabajo, sin ningún esfuerzo, sin ninguna industria, aunque no pidan, ni busquen, ni llamen a la puerta» (‘Conmonitorio’, cap. XXVI).

San Juan Casiano (29 de febrero) escribió sus refutaciones antes, y San Vicente después, de la condena de Nestorio en el Tercer Concilio del año 431 y de la muerte de Agustín en el año 430.

San Vicente reposó en paz hacia el año 445.