domingo, 28 de junio de 2020

28/06 - Invención de las Reliquias de Ciro y Juan los Anárgiros


Estos Santos vivieron durante la época de Diocleciano.

San Ciro era de Alejandría, y San Juan de Edesa de Mesopotamia. Debido a la persecución existente, Ciro huyó al Golfo de Arabia, donde había una pequeña comunidad de monjes. Juan, que era soldado, oyó hablar de la fama de Ciro y se le unió, a partir de lo cual pasaron su vida trabajando toda virtud y curando toda enfermedad gratuitamente por la gracia de Cristo; de ahí el nombre de «anárgiros».

Una vez supieron que cierta mujer, llamada Anastasia, había sido aprehendida junto a sus tres hijas Teodora, Teoctista y Eudoxia y conducida al tribunal por su confesión de la Fe. Temiendo que las jóvenes se sintieran aterrorizadas por los tormentos y renunciaran a Cristo, fueron a fortalecerlas en su lucha en el martirio, por lo que también ellos fueron apresados.

Después de que Ciro y Juan y las santas mujeres hubieran sido grandemente torturados, todos fueron decapitados en el año 292. Su tumba se convirtió en un renombrado santuario en Egipto y lugar de universal peregrinación; se encontraba en la zona del actual suburbio cercano a Alejandría llamado Abu Qir.