jueves, 4 de julio de 2019

04/07 - Santos Mártires Reales de Rusia


El Zar Nicolás II era hijo de Alejandro III, que había reposado en los brazos de San Juan de Kronstadt. Habiendo sido educado en la piedad, el Zar Nicolás siempre procuró gobernar con un espíritu consonante con los preceptos de la Ortodoxia y las mejores tradiciones de su nación.

La Zarina Alejandra, nieta de la Reina Victoria de Inglaterra y conversa del luteranismo, era conocida por su piedad y compasión por los pobres y los sufrientes.

Sus cinco hijos eran muy amados por todos debido a su amabilidad, molestia e inocencia.

En medio de las tribulaciones políticas de 1917, el Zar Nicolás abdicó desinteresadamente del trono por lo que pensaba que era el bien de su país. Aunque lo hizo voluntariamente, los revolucionarios los sometieron a él y a su familia a arresto domiciliario, y luego los enviaron bajo vigilancia a Tobolsk y después a Ekaterimburgo. Una carta escrita desde la primera ciudad por la Gran Duquesa Olga, la mayor de los hijos, muestra su nobleza de espíritu, pues dice: «Mi padre dice que les traslade a todos los que han permanecido fieles a él que no deben buscar venganza por cuenta suya, porque ha perdonado a todo el mundo y reza por ellos. Que tampoco se venguen por cuenta propia, sino que tengan presente que este mal actualmente existente en el mundo se hará aún más fuerte, pero que el mal no será vencido con más mal, sino con el amor».

Tras soportar dieciséis meses de prisión, privaciones y humillaciones con un espíritu cristiano que conmovió incluso a sus captores, ellos y los que les acompañaban obtuvieron la corona del martirio cuando les dispararon y los acuchillaron hasta la muerte en la bodega de la Casa Ipátiev en Ekaterimburgo en 1918.

Junto a ellos se conmemora a los que les servían fielmente y fueron asesinados con ellos o por causa de ellos: el General Elías Tatischev; el Príncipe Basilio Dolgorúkov; el médico Eugenio Dotkin; la dama de honor Condesa Anastasia Guéndrikova; la doncella Ana Demídova; el cocinero Juan Jaritónov; y los marineros Clemente Nagorni y Juan Sednev.