sábado, 7 de diciembre de 2019

07/12 - Ambrosio, Obispo de Milán


Este Santo nació en las Galias en el año 340, y era miembro del Senado Romano.

Tras la muerte de Aujencio, el obispo arriano de Milán, surgió una violenta disputa entre los ortodoxos y los arrianos por su sucesión. Ambrosio, deseando como gobernador de la provincia restaurar la paz, intentó mediar entre ellos. Mientras hablaba al pueblo, persuadiéndoles elocuentemente a elegir a un nuevo obispo sin tumultos ni desórdenes, un niño pequeño, divinamente inspirado, exclamó de repente: «¡Ambrosio obispo!». Para su gran sorpresa y consternación, el pueblo hizo suyo inmediatamente este grito y, a pesar de sus muchas protestas, nuestro héroe fue elevado al trono episcopal de Milán el 7 de diciembre de 374.

Gran Padre de la Iglesia, Ambrosio escribió muchas obras en latín, y destacó tanto como incansable opositor del arrianismo como como audaz acusador de los emperadores cuando transgredían la ley de Dios.

Habiendo vivido cincuenta y siete años, reposó el 4 de abril de 397, víspera de Pascua.