miércoles, 11 de diciembre de 2019

11/12 - Daniel el Estilita de Constantinopla


Este Santo era del pueblo de Maruta en la región de Samosata en Mesopotamia. Entro en el monacato a la edad de doce años.

Tras visitar a San Simeón el Estilita (ver el 1 de septiembre) y recibir su bendición, lleno de celo decidió seguir su maravilloso modo de vida. A la edad de cuarenta y dos años, guiado por la providencia, llegó a Anaplo, en los alrededores de Constantinopla, en tiempos del santo Patriarca Anatolio (ver el 3 de julio), que también fue curado por San Daniel de una muy grave dolencia y quería que viviera cerca de él.

A su llegada a Anaplo, San Daniel vivió al principio en la iglesia del Arcángel Miguel, pero, tras unos nueve años, San Simeón el Estilita se le apareció en una visión y le ordenó que imitara su lucha ascética sobre un pilar. Los restantes treinta y tres años de su vida los pasó en diferentes temporadas sobre tres pilares, uno detrás de otro. Permanecía inamovible en cualquier circunstancia meteorológica, y una vez uno de sus discípulos lo encontró cubierto de hielo después de una tormenta de invierno.

Fue consejero de emperadores. El piadoso emperador León el Grande lo amaba fervorosamente y llevaba a sus invitados reales a que lo visitaran. A instancias de San Daniel, las reliquias de San Simeón el Estilita fueron llevadas a Constantinopla desde Antioquía, y en sus días el Emperador León hizo trasladar las reliquias de los Tres Santos Niños desde Babilonia.

San Daniel también defendió a la Iglesia frente al error de los eutiquianos.

Habiendo vivido durante los reinados de los emperadores León, Zenón y Basilisco, Daniel reposó en 490, a la edad de ochenta y cuatro años.