martes, 24 de marzo de 2020

24/03 - Artemón el Presbítero


Se conserva una versión de sus Actas, que son tardías. Estas dicen que junto a algunos cristianos logró destruir un altar de Artemisa. Esto, por supuesto despertó la ira de los paganos, que le pegaron y le llevaron al tribunal. Siendo interrogado dijo: "Me llamo Artemón, siervo de mi Dios, Cristo. Durante dieciséis años fui lector cuando se celebraban los oficios sagrados en nuestra iglesia ante nuestro Dios. Veintiocho años fui diácono. En este momento soy presbítero desde hace treinta años; enseño al pueblo y trato, con la ayuda de Cristo, de ponerlo en el camino de la salvación".

Fue llevado al templo de Esculapio para arrojarlo a las serpientes que por allí pululaban y eran adoradas por los paganos. Pero Artemón hizo sobre ellas la señal de la cruz y las serpientes cayeron muertas, luego el mismo las tomó y las arrojó fuera. Al ver este portento, el sacerdote líder del templo, llamado Vitalio, cayó de rodillas ante Artemón y gritó: "¡Grande es el Dios de los cristianos!". Y allí mismo el santo presbítero le bautizó. El juez intentó fuera quemado, pero él mismo cayó de su caballo y cayó en el fuego.

El santo fue liberado, luego de tantos milagros, y continuó su labor de evangelización, siempre acompañado de dos ciervos mansos. Finalmente, en 303 fue arrestado de nuevo y decapitado.

Fuente: https://www.heiligenlexikon.de