lunes, 13 de abril de 2020

13/04 - Martín el Confesor, Papa de Roma


San Martín nació en la Toscana. Había sido delegado papal en Constantinopla. Al morir el Papa Teodoro, San Martín fue elegido sucesor suyo.

En esa época el emperador Constante II, también conocido como Constantino Pogonato (r. 641-668), buscaba apoyo para su confesión de fe llamada el ‘Tipo’, que abrazaba la herejía monoteleta (o sea, que solo hay una voluntad y energía en el Hijo de Dios Encarnado), pero el nuevo Papa no solo no lo aceptó, sino que convocó el Concilio de Letrán del 649 (al que asistieron 105 de sus obispos y también San Máximo el Confesor, que se encontraba a la sazón en Roma), que anatematizó tanto el Tipo como la herejía monoteleta.

Debido a esto, San Martín fue apresado por una fuerza imperial en el año 653 y conducido a Constantinopla, donde se le acusó de enviar dinero a los sarracenos y conspirar con ellos y de blasfemar contra la Santa Madre de Dios. A pesar de su inocencia, fue exiliado a Quersoneso, en el Mar Negro, donde, tras muchos sufrimientos y privaciones, recibió la corona de su valiente confesión en el año 655.