lunes, 8 de junio de 2020

Lunes del Espíritu Santo


Es costumbre de la Iglesia que el día después de toda gran fiesta se honre a aquellos mediante los cuales tuvo lugar: nuestra Señora el día después de la Natividad del Señor, Joaquín y Ana después de la Natividad de nuestra Señora, el Santo Bautista después de la Teofanía, etc.

Así pues, en este día honramos a nuestro Dios el Espíritu Santo, el Consolador prometido por nuestro Salvador a sus discípulos (Juan 14,16), que descendió sobre ellos en la Santa Pentecostés y los guió «a toda verdad» (ibid. 16,13), y a nosotros a través de ellos.

Descanso de las labores.