miércoles, 21 de octubre de 2020

22/10 - Abercio, Isapóstol y Taumaturgo de Hierápolis


San Abercio, Obispo de Hierápolis en Frigia en tiempos de Marco Aurelio, estaba adornado con la gracia de la taumaturgia y lleno de celo apostólico.


Durante un festival en honor de Apolo, deidad principal de Hierápolis, al santo obispo se le indicó en una revelación que destruyera los ídolos. Este fue al templo de noche y derribó las estatuas de Apolo y otros. Cuando esto se supo, el Santo clamó valientemente que los dioses, borrachos por el vino de las libaciones que se les habían ofrecido, se habían golpeado unos a otros en medio de la confusión. Una multitud de paganos fue a vengar el insulto infligido a sus dioses, pero, cuando el Santo expulsó a los demonios de tres jóvenes afligidos, el temor descendió sobre los idólatras y se hicieron cristianos junto con toda la ciudad.


Después de muchas fatigas y aflicciones, Abercio reposó en paz hacia el año 167 (o, según algunos, en 186).