miércoles, 28 de octubre de 2020

29/10 - Nuestro Justo Padre Abramio


Nuestro Justo Padre Abramio, nacido en Edesa de Mesopotamia en el año 296, adoptó la vida monástica y atrajo a muchos paganos a Cristo.


A la muerte de sus padres, su sobrina María se unió a Abramio en su eremitorio y, bajo la guía de este, avanzó mucho en el amor a Dios. Posteriormente, por culpa de las añagazas del Maligno, la mujer cayó en pecado y, desesperándose por ello, dejó a su tío y se convirtió en prostituta. Cuando Abramio averiguó dónde se encontraba su sobrina, se disfrazó de hombre mundano y fue a visitarla, dirigiéndole numerosas exhortaciones que hicieron que María volviera a su primera esperanza en la misericordia de Dios, fuera rescatada de la prostitución y acabara su vida en gran santidad.


Abramio y María eran amigos de San Efrén el Sirio, que fue quien escribió su historia.


Abramio reposó en el Señor en el año 366.