martes, 10 de noviembre de 2020

11/11 - Menas de Egipto


San Menas, originario de Egipto, contendió en Cotieo de Frigia en el año 296, durante el reinado de Diocleciano y Maximiano.

Soldado distinguido por su valor en la guerra, Menas renunció a su rango y se retiró para dedicarse a la lucha ascética y a la oración en las montañas. Lleno de celo y un coraje más que humano, se presentó en medio de una fiesta pagana de Cotieo y se declaró cristiano. Tras sufrir terribles tormentos con un valor sorprendente, fue decapitado.

El sitio del martirio de Menas en Egipto se convirtió en lugar de peregrinación universal: se encuentran testimonios de antiguas peregrinaciones a su santuario incluso desde la lejana Irlanda.

Gloria y refugio de los cristianos de Egipto, San Menas se ha mostrado como gran taumaturgo y defensor de los que lo aclaman con fe; principalmente se lo invoca para que ayude a encontrar objetos perdidos.