miércoles, 11 de noviembre de 2020

11/11 - Teodoro el Estudita


San Teodoro el Estudita nació en Constantinopla en el año 759; sus piadosos padres se llamaban Fotino y Teoctista. Tomó el hábito monástico en su juventud en el monasterio llamado de Sacudión, y se convirtió en su abad en el año 794. Hacia 784 fue ordenado diácono y luego presbítero por el santísimo Patriarca Tarasio.


Al unirse a la hermandad del monasterio de Estudio (llamado así por su fundador homónimo, cónsul romano), el Santo recibió el apelativo de «el Estudita».


Teodoro demostró ser un ferviente celote de las tradiciones de los Padres y contendió hasta la muerte debido a su veneración por los santos iconos. Soportó tres exilios a causa de su piadoso celo. Durante el tercero de ellos, al que fue condenado por el autócrata iconoclasta León el Armenio, resistió valientemente siete años completos de golpes, ligaduras y desplazamientos de una mazmorra oscura a otra. Finalmente fue llamado del exilio por Miguel el Tartamudo. 


Teniendo así un pequeño respiro de sus largos tormentos, reposó en el Señor el 11 de noviembre de 826, domingo, mientras sus discípulos, que lo rodeaban, cantaban el Salmo 118. Algunos dicen que, tras recibir los inmaculados Misterios, él mismo empezó a cantar ese salmo y que, al llegar al versículo que dice: «jamás olvidaré tus mandatos, pues con ellos me diste vida» (Sl 118,93), entregó su espíritu a la edad de 67 años.


Además de otros escritos sagrados, compuso, en colaboración con su hermano José, la mayor parte del libro del Triodio (ver también el 14 de julio).