lunes, 25 de enero de 2021

26/01 - Jenofonte y sus Compañeros


Los datos sobre estos cuatro santos que llevaron vida monástica además de pertenecer a la misma familia de sangre, son muy escasos. Sin embargo, están mencionados en muchas fuentes orientales. Hay una «Vita» escrita por Simeón Metafrastes.


Jenofonte era sido cabeza de una familia de gran fortuna y prosapia. Cuando envió a sus hijos, Arcadio y Juan, a estudiar abogacía en Berytos, Fenicia, sufrieron un naufragio, del que apenas pudieron escapar.


Los padres Jenofonte y María, creyendo que habían perdido a sus hijos, determinaron abrazar la vida monástica en Jerusalén. Más tarde recuperaron a sus hijos, quienes también abrazaron ese género de vida, aunque se retiraron al desierto, como eremitas. Jenofonte finalmente también se retiró al desierto.


Jenofonte y sus hijos reposaron en el monasterio de San Sabas, y María en el de San Teodosio.