lunes, 8 de febrero de 2021

09/02 - Nicéforo el Mártir de Antioquía


Nicéforo vivió y fue martirizado durante el gobierno de los emperadores Valeriano y Galeriano. Era un hombre cuya sencillez le unía a un sacerdote de la ciudad llamado Sapricio, una amistad muy íntima que los llevaba a actuar como una sola alma, un solo corazón y una voluntad. Pero la envidia del maligno, con sus trampas, inyectó su veneno entre los dos, así que su amistad se volvió enemistad. Con el paso de los días la enemistad se encendía más y más, a tal grado que el uno rehuía al otro totalmente. Pero Nicéforo, por la misericordia de Dios, comprendió la fealdad del odio y que había caído en la trampa de Satanás, y para acompañar su arrepentimiento con la reconciliación, mandó a unos intermediarios para pedir perdón. Pero en el sacerdote Sapricio no se encontró sino un oído sordo y un corazón duro como la piedra. Después de muchos intentos fracasados de intermediación, Nicéforo se presentó por sí mismo ante su amigo y se postró ante sus pies pidiéndole el perdón, pero Sapricio, prefiriendo pegarse a la fosa de su odio y terquedad, se apartó de él con toda la indiferencia del mundo.


En el año 260 la ola de persecuciones despertó de nuevo. Sapricio fue capturado y presentado ante el gobernador, que le preguntó: “¿Cómo te llamas?”, contestó: Sapricio; “¿Cuál es tu profesión?”, contestó: “Soy cristiano”; “¿Eres clérigo?”, dijo: “tengo el honor de ser sacerdote, -y agregó- nosotros los cristianos confesamos a un solo Dios y Señor Jesucristo, quien es el Dios Verdadero, Creador del cielo y de la tierra; mientras que los dioses de los gentiles son diablos.” El gobernador se encolerizó y mandó atormentarlo. A pesar de los azotes y castigos, Sapricio no vaciló y la Gracia de Dios lo guardó hasta que el Gobernador se desesperó: “El sacerdote de los cristianos, Sapricio, que está convencido estúpidamente de que resucitará para una segunda vida, sea entregado al verdugo para que le separe la cabeza del cuerpo.”


Con mucha alegría el sacerdote fue guiado hacia la ejecución. Mientras, Nicéforo estaba muy confundido: alegre por el previlegio del martirio que su amigo iba a alcanzar, pero preocupado por el problema entre ellos dos no resuelto. Así que en cuanto pudo llegar de entre de las multitudes, se prosternó ante él y le dijo: “Oh mártir de Cristo, perdóname por lo que he pecado contra ti.” Sapricio se mantuvo en silencio sin decir ni una palabra; ni siquiera miró al rostro de Nicéforo. Entonces los soldados azotaron a este hombre de Dios y se burlaron de él diciendo: “Este tonto pide el perdón de un hombre que está a punto de morir.”


Llegaron al sitio de ejecución y el verdugo le ordenó a Sapricio que se postrara para cortar su cabeza. Pero, ya que la Divina Gracia lo había dejado por su actitud rencorosa, empezó a gritar con cobardía: “¿Por qué me quieren cortar la cabeza?”; “porque rechazas ofrecer a los dioses -le contestaron- y te abstienes de obedecer al emperador por amor a aquel llamado Jesús”. Sapricio gritó: “hermanos, no me maten; estoy dispuesto a hacer todo lo que me pidan.”


¡Que lástima, Sapricio cayó! Nicéforo le gritaba: “¿Qué es lo que haces hermano mío?, ¿niegas a Cristo, nuestro Maestro bondadoso? No pierdas la corona que has ganado por tus tormentos y dolores…”. Sapricio no quiso escuchar. Entonces Nicéforo se presentó ante el verdugo diciéndole: “Yo soy cristiano y creo en Jesucristo, a Quien este miserable acaba de negar; estoy dispuesto a morir en su lugar.” Todos los presentes se sorprendieron y los soldados se confundieron y mandaron preguntar al gobernador: “Sapricio decidió hacer ofrenda a los dioses, pero aquí hay un hombre que proclama a su Cristo y dice estar dispuesto a morir por Él.” El gobernador, por su parte, ordenó liberar a Sapricio, y ejecutar a Nicéforo, así que el hombre de Dios cumplió con su martirio y fue glorificado el 9 de febrero del año 260.



Fuente: Arquidiócesis de México, Venezuela, Centroamérica y El Caribe (Patriarcado de Antioquía y Todo el Oriente)