lunes, 16 de mayo de 2022

El cardenal Cañizares y el Arzobispo Metropolitano Ortodoxo de España y Portugal ratifican la unión de sus Iglesias y su colaboración para la paz

El cardenal Cañizares y el Arzobispo Metropolitano Ortodoxo de España y Portugal ratifican la unión de sus Iglesias y su colaboraci


El cardenal Cañizares y el Arzobispo Metropolitano Ortodoxo de España y Portugal ratifican la unión de sus Iglesias y su colaboración para la paz
Mantienen un primer encuentro en el Palacio Arzobispal

Arzobispo Metropolitano Ortodoxo: “el contacto con la gente en Cristo, en la fe y en la oración genera la paz que necesitamos. No podemos alcanzar la paz si no hay puntos de encuentro”

 “El cardenal Cañizares es un hombre de paz y de oración, un verdadero pastor”

El cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares, ha recibido hoy en audiencia al Arzobispo Metropolitano Ortodoxo de España y Portugal del Patriarcado Ecuménico, Bessarión Komzias, en un primer encuentro que han mantenido esta mañana, en el Palacio Arzobispal, en donde han ratificado la unión entre la Iglesia católica y ortodoxa y su colaboración para la consecución de la paz, en referencia al actual contexto bélico en Ucrania.

El Cardenal recibe al Arzobispo Metropolitano Ortodoxo de España y Portugal (F. A. Saiz/AVAN)

Según el Arzobispo de Valencia, la finalidad de esta primera reunión ha sido “encontrarnos, conocernos y alabar a Dios y dar gracias por esta fraternidad”. “Estamos más cerca de lo que muchos creen, estamos muy cerca de nuestros hermanos de la Iglesia de Constantinopla”, según el Cardenal que ha expresado la gran unión de esta Iglesia con la Iglesia católica.

Asimismo, en relación a la situación actual que atraviesa Ucrania, el Cardenal ha asegurado que “hasta ahora hemos rezado mucho y rezaremos todavía más por la paz en todo el mundo y esa paz vendrá por la oración y la celebración de la Eucaristía” .

Por su parte, el Arzobispo Metropolitano Ortodoxo de España y Portugal ha destacado que la Iglesia ortodoxa, como la Iglesia católica, “es una gran familia espiritual”, y tanto los sacerdotes como los obispos “asumimos esa realidad”. «Esto es lo más hermoso que podemos hacer: estar en contacto con la gente”.

Además, “es lo que necesitamos ahora, porque el contacto con la gente en Cristo y en la fe y en la oración genera la paz y la paz es lo que necesitamos. No podemos alcanzar la paz si no hay puntos de encuentro. Y en la Iglesia, ese encuentro se da a través de la oración. Poniéndonos frente a Dios, estamos junto a los demás”, ha expresado.

“Sólo un auténtico pastor ofrece su amor y su oración a todas las personas”

Igualmente, el Arzobispo Metropolitano Ortodoxo ha agradecido la acogida del Cardenal Cañizares en este encuentro que “nos confirma verdaderamente que es un hombre de oración. Y un verdadero pastor: sólo un auténtico pastor ofrece su amor y su oración a todas las personas”.

En el encuentro también ha participado el Vicario General de la Sacra Metrópolis Ortodoxa de España y Portugal (a la izqda.) (F. A. Saiz/AVAN)

Asimismo, ha destacado la “dilatada experiencia” del cardenal Cañizares, y ha expresado que “yo como nuevo arzobispo, puedo beneficiarme de su sabiduría, para mi ministerio en España”. “Esta es la tradición que hemos recibido de nuestro patriarca ecuménico Bartolomé I, de recoger las bendiciones y la experiencia de nuestros mayores, que atesoran una sabiduría que procede de la Iglesia”.

Según ha explicado el arzobispo ortodoxo, “llevamos a Valencia en el corazón” no sólo por el clima y la cultura mediterránea, sino también por la gente y por su fraternidad y ha anunciado repetir las visitas a Valencia una vez al mes para reunirse con la comunidad ortodoxa.“Aquí tenemos una pequeña comunidad griega, pero también existe un consolidado grupo de ucranianos ortodoxos”, ha afirmado.

Igualmente, en la reunión de esta mañana ha participado el Vicario General de la Sacra Metrópolis Ortodoxa de España y Portugal, Teofilactos Vitsos, quien ha expresado también su gratitud al cardenal Cañizares. “Hemos encontrado un hombre de Paz, vuestro Arzobispo, que nos ha alentado con sus palabras y con su ejemplo, porque hemos visto en él un hombre de culto y de cultura. Nos ha acogido con su amor paternal”.

Asimismo, en la reunión han solicitado la posibilidad de disponer de un espacio litúrgico para los ortodoxos de Valencia. “La petición ha sido acogida, y estamos en colaboración para llevar adelante esa obra”. Por eso, “agradecemos mucho al Sr. Cardenal y a todos vosotros por la acogida. No nos sentimos extranjeros sino hermanos y amigos en Cristo”.



miércoles, 20 de abril de 2022

ENCICLICA PATRIARCAL PARA A SANTA PÁSCOA 2022




 + B A R T HO L O M E U 
PELA CLEMÊNCIA DE DEUS ARCEBISPO DE CONSTANTINOPLA-NOVA ROMA E PATRIACRA ECUMÉNICO 

À PLENITUDE DA IGREJA: QUE A GRAÇA, PAZ E CLEMÊNCIA DO CRISTO RESSSUSCITADO EM GLÓRIA SEJA COM TODOS VÓS 

* * * 

Tendo percorrido a corrida de luta ascética durante a Santa e Grande Quaresma e experimentado com compunção a venerável Paixão do Senhor, estamos agora cheios da luz eterna da Sua Ressurreição esplêndida, pela qual louvamos e glorificamos o Seu nome transcendente, clamando a mensagem jubilosa ao mundo inteiro: “Cristo ressuscitou!”

 A Ressurreição é o núcleo da fé, da devoção e da esperança dos cristãos ortodoxos. A vida da Igreja - na sua expressão divina-humana, sacramental e litúrgica, bem como a espiritual, moral e pastoral, e no bom testemunho acerca da graça que veio em Cristo e acerca da esperada “ressurreição comum” – incarna e reflecte a aniquilação do poder da morte através da Cruz e da Ressurreição do nosso Salvador, bem como a libertação do género humano da “escravidão do mal.” Esta Ressurreição é testemunhada pelos Santos e Mártires da fé, pela doutrina e etos, mas também a estrutura e a função canónicas da Igreja, com as santas igrejas, os mosteiros e sítios veneráveis, o zelo piedoso do clero e o compromisso incondicional dos que deram o seu “ter” e “ser” a Cristo como monásticos, junto com o phronema ortodoxo dos fiéis e o ímpeto escatológico da nossa vida eclesiástica como um todo. 

Para nós ortodoxos, a celebração da Páscoa não é uma fuga temporária à realidade mundana e as suas contradições, mas uma proclamação da nossa fé inabalável que o Redentor da raça de Adão, que venceu a morte pela morte, é o Mestre da história o eterno Deus de amor “connosco” e “por nós.” A Páscoa é a experiência da certeza de que Cristo é a Verdade que nos liberta: é a fundação, eixo essencial e horizonte da nossa vida. “Sem mim nada podeis fazer” (Jo. 15.5). Nenhuma circunstância, “tribulação, sofrimento, perseguição ou fome, nudez, perigo ou espada” (Rom 8.35) pode separar os fiéis do amor de Cristo. Esta firme convicção inspira e envigora a nossa criatividade e o nosso desejo de nos tornar neste mundo “colaboradores de Deus” (1 Cor. 3.9). Garante que, perante todo o obstáculo e impasse inultrapassável, onde nenhuma solução humana é concebível, há sempre esperança e perspectiva. “Posso fazer todas as coisas n’Ele que me fortalece” (Fil. 4.13). No Cristo ressuscitado sabemos que o mal, independentemente da forma que assume, não tem a palavra final na viagem do ser humano.

Não obstante, ao mesmo tempo que estamos cheios da gratidão e alegria por este valor atribuído ao ser humano pelo Senhor da glória, estamos desanimados perante a violência multifacetada, a injustiça social e a violência contra os direitos humanos no nosso tempo. “A mensagem radiante da Ressurreição” e o nosso clamor “Cristo ressuscitou!” reverberam hoje ao lado do som horrendo de armas, os gritos lacerantes de vítimas inocentes da agressão militar e a situação dos refugiados, entre os quais há numerosas crianças inocentes. Vimos com os nosso próprios olhos todos estes problemas durante a nossa visita recente à Polónia, para onde a grande maioria dos refugiados fugiu. Estamos ao lado e sofremos com o povo piedoso e corajoso da Ucrânia que portam uma cruz pesada. Rezamos e lutamos pela paz e pela justiça bem como por todos aqueles que destas são privados. É inimaginável que nós cristãos fiquemos silenciosos perante a obliteração da dignidade humana. Junto com os vítimas do conflito militar, quem sofre mais na guerra é a humanidade, que não conseguiu erradicar a guerra durante a sua longa história. A guerra não só não resolve problemas; em verdade cria problemas novos e mais complexos. Semeia divisão e ódio; aumenta a discórdia entre povos. Acreditamos firmemente que os seres humanos são capazes de viver sem a guerra e a violência. 

A Igreja de Cristo funciona de modo ingénito como agente de paz. Não só reza “pela paz que vem de cima” e a “paz do mundo inteiro,” mas sublinha a importância de todo o esforço humano para estabelecer a paz. A característica principal de um cristão é ser “obreiro de paz.” Cristo abençoa os obreiros de paz, cuja luta é a presença tangível de Deus no mundo e retrata a paz “que ultrapassa todo o entendimento” (Fil. 4.7) na “nova criação,” o reino celestial do Pai, do Filho e do Espírito Santo. Como vem judiciosamente enfatizado no documento do Patriarcado Ecuménico titulado Pela Vida do Mundo, o Etos Social da Igreja Ortodoxa, a Igreja “honra os mártires pela paz como testemunhas do poder do amor, da bondade da criação nas suas primeiras e últimas formas, e do ideal do comportamento humano estabelecido por Cristo durante o Seu ministério terrestre” (§ 44). 

A Páscoa é a festa da liberdade, da alegria e da paz. Louvamos solenemente a Ressurreição da Cristo através da qual experimentamos a nossa co-ressurreição. E adoramos fielmente o grande mistério da Economia Divina e partilhamos a “festa que nos é comum a todos.” Neste espírito, da sede d Igreja de Constantinopla, que participa eternamente na Cruz e na Ressurreição do Senhor, vos enviamos, honoráveis irmãos hierarcas e filhos bem-amados, a nossa saudação pascoal mais sincera, invocando sobre vós a graça e a clemência de Cristo o Deus de todos que aniquilou o Hades e nos concedeu a vida eterna. 

No Fanar, Santa Páscoa 2020 

+ Bartolomeu de Constantinopla 

O vosso suplicante fervente diante do Senhor Ressuscitado

ENCÍCLICA PATRIARCAL PARA LA SANTA PASCUA 2022




 

+ B A R T O L O M É

POR LA GRACIA DE DIOS ARZOBISPO DE CONSTANTINOPLA-NUEVA ROMA

Y PATRIARCA ECUMÉNICO

AL PLÉROMA DE LA IGLESIA: QUE LA GRACIA, LA PAZ Y LA MISERICORDIA

DE CRISTO RESUCITADO EN GLORIA ESTÉ CON TODOS VOSOTROS

 

* * *

Tras haber corrido la carrera de la lucha ascética durante la Santa y Gran Cuaresma y experimentado con compunción la venerable Pasión del Señor, ahora nos llenamos de la luz eterna de su espléndida Resurrección, y por ello alabamos y glorificamos su trascendente nombre exclamando este gozoso mensaje a todo el mundo: «¡Cristo ha resucitado!».

La Resurrección es el núcleo de la fe, devoción, cultura y esperanza de los cristianos ortodoxos. La vida de la Iglesia, tanto en su expresión divino-humana, sacramental, litúrgica, espiritual, moral y pastoral como en el buen testimonio acerca de la gracia que hemos recibido en Cristo y la esperada “resurrección común”, encarna y refleja la aniquilación del poder de la muerte a través de la Cruz y la Resurrección de nuestro Salvador, junto con la liberación de la humanidad de la «esclavitud del mal». Esta Resurrección es testimoniada por los Santos y Mártires de la fe, por la doctrina y el ‘ethos’ de la Iglesia, por su estructura canónica y por su función; también a través de las sagradas iglesias, monasterios y venerables santuarios, el celo divino del clero y el compromiso incondicional de los que han entregado sus posesiones y su mismo ser a Cristo como monjes y, en general, por el ‘phronema’ de los fieles y el impulso escatológico de nuestra forma de vida eclesial.

Para nosotros los ortodoxos la celebración de la Pascua no es un escape temporal de las realidades mundanas y sus contradicciones, sino una proclamación de nuestra fe inquebrantable en el hecho de que el Redentor de la raza de Adán, que ha pisoteado la muerte con su muerte, es el Maestro de la historia, el Dios de amor eternamente «con nosotros» y «por nosotros». La Pascua es la experiencia de la certidumbre de que Cristo es la Verdad que nos hace libres; es el fundamento, el eje existencial y el horizonte de nuestra vida. «Sin mí no podéis hacer nada» (Jn 15,5). Ninguna circunstancia, «[…] tribulación, angustia, persecución, hambre, desnudez, peligro o espada» (Rm 7,35) puede separar a los fieles del amor de Cristo. Esta firme convicción inspira y revigoriza nuestra creatividad y nuestro deseo de convertirnos en este mundo «colaboradores de Dios» (1 Cor 3,9) y garantiza que, frente a cualquier obstáculo o callejón sin salida, por infranqueables que parezcan, incluso cuando no se concibe solución humana alguna, siempre hay esperanza y una perspectiva. «Todo lo puedo en aquel que me conforta» (Fil 4,13). En el Cristo resucitado sabemos que el mal, bajo cualquier forma que adopte, no tiene la última palabra en el camino de la humanidad.

Sin embargo, aunque estemos llenos de gratitud y gozo por este valor supremo concedido al ser humano por el Señor de la gloria, nos sentimos descorazonados ante la violencia, injusticia social y las violaciones de los derechos humanos en sus diferentes formas que padecemos en nuestros días. «El radiante mensaje de la resurrección» y nuestra exclamación («¡Cristo ha resucitado!») resuenan hoy junto al terrible ruido de las armas, los gritos de angustia de las víctimas inocentes de la agresión militar y la situación de los refugiados, entre los cuales se encuentran numerosos niños inocentes. Pudimos ver con nuestros propios ojos todos estos problemas durante nuestra reciente visita a Polonia, adonde ha huido la gran mayoría de los refugiados ucranianos. Estamos al lado del piadoso y valiente pueblo de Ucrania, que está soportando una pesada cruz, y sufrimos con él. Rezamos y luchamos por la paz y la justicia y por todos los que se ven privados de ellas. Como cristianos, nos resulta inimaginable permanecer callados ante la destrucción de la dignidad humana. Junto con las víctimas del conflicto militar, la mayor víctima de la guerra es la humanidad, que no ha conseguido erradicarla en el transcurso de su larga historia. La guerra no solo no resuelve los problemas, sino que crea unos nuevos y más complejos aún. Siembra división y odio; aumenta la discordia entre los pueblos. Creemos firmemente que la humanidad es capaz de vivir sin guerra y violencia.

La Iglesia de Cristo de manera innata funciona como agente de paz. No solo reza «por la paz que viene de lo alto» y «por la paz del mundo entero», sino que subraya la importancia de todo esfuerzo humano para establecer la paz. La característica principal de un cristiano es ser pacificador. Cristo bendice a los pacificadores, cuyo esfuerzo es una presencia tangible de Dios en el mundo y reflejo de «la paz que sobrepasa todo entendimiento» (Fil 4,7) en la «nueva creación», el reino celestial del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Tal y como queda sabiamente señalado en el documento del Patriarcado Ecuménico titulado ‘Por la vida del mundo. El ethos social de la Iglesia ortodoxa’, esta «honra a los mártires por la paz y testimonia el poder del amor, la bondad de la creación en sus formas inicial y final y el ideal de conducta humana establecido por Cristo durante su ministerio terreno» (§ 44).

La Pascua es la fiesta de la libertad, la alegría y la paz. Alabamos solemnemente la Resurrección de Cristo, a través de la cual experimentamos nuestra resurrección juntamente con Él. Y fielmente adoramos el gran misterio de la Economía Divina y participamos del «banquete común». En este espíritu, desde la sede de la Iglesia de Constantinopla, que participa eternamente en la Cruz y la Resurrección de nuestro Señor, os dirigimos a todos vosotros, honorabilísimos hermanos Jerarcas y queridos hijos, nuestro más sentido saludo pascual, e invocamos sobre vosotros la gracia y la misericordia de Cristo, el Dios de todo, que dio muerte al Hades y nos otorgó la vida eterna.

 

En El Fanar, Santa Pascua 2022

 

+ Bartolomé de Constantinopla

Fervoroso suplicante por vosotros ante el Señor Resucitado

Πατριαρχική Ἀπόδειξις ἐπί τῷ Ἁγίῳ Πάσχα 2022




 

† Β Α Ρ Θ Ο Λ Ο Μ Α Ι Ο Σ

ΕΛΕῼ ΘΕΟΥ ΑΡΧΙΕΠΙΣΚΟΠΟΣ

ΚΩΝΣΤΑΝΤΙΝΟΥΠΟΛΕΩΣ – ΝΕΑΣ ΡΩΜΗΣ

ΚΑΙ ΟΙΚΟΥΜΕΝΙΚΟΣ ΠΑΤΡΙΑΡΧΗΣ

ΠΑΝΤΙ Τῼ ΠΛΗΡΩΜΑΤΙ ΤΗΣ ΕΚΚΛΗΣΙΑΣ ΧΑΡΙΝ, ΕΙΡΗΝΗΝ ΚΑΙ EΛΕΟΣ

ΠΑΡΑ ΤΟΥ ΕΝΔΟΞΩΣ ΑΝΑΣΤΑΝΤΟΣ ΧΡΙΣΤΟΥ

* * *

Διατρέξαντες τόν δόλιχον τῶν ἀσκητικῶν ἀγώνων τῆς Ἁγίας καί Μεγάλης Τεσσαρακοστῆς καί βιώσαντες ἐν κατανύξει τά σεπτά Πάθη τοῦ Κυρίου, ἔμπλεοι νῦν τοῦ ἀϊδίου φωτός τῆς λαμπροφόρου Αὐτοῦ Ἐγέρσεως, ὑμνοῦμεν καί δοξολογοῦμεν τό ὑπερουράνιον ὄνομα Αὐτοῦ, ἀναβοῶντες τό κοσμοχαρμόσυνον «Χριστός Ἀνέστη!».

Ἀνάστασις εἶναι ὁ πυρήν τῆς πίστεως, τῆς εὐσεβείας, τοῦ πολιτισμοῦ καί τῆς ἐλπίδος τῶν Ὀρθοδόξων. Ἡ ζωή τῆς Ἐκκλησίας, εἰς τήν θεανθρωπίνην μυστηριακήν καί λατρευτικήν, πνευματικήν, ἠθικήν καί ποιμαντικήν ἔκφρασίν της καί εἰς τήν καλήν μαρτυρίαν περί τῆς ἐλθούσης ἐν Χριστῷ χάριτος καί τῆς προσδοκωμένης «κοινῆς ἀναστάσεως», ἐνσαρκώνει καί ἀντανακλᾷ τήν συντριβήν τοῦ κράτους τοῦ θανάτου διά τοῦ Σταυροῦ καί τῆς Ἀναστάσεως τοῦ Σωτῆρος ἡμῶν, καί τήν ἀπελευθέρωσιν τοῦ ἀνθρώπου ἐκ τῆς «δουλείας τοῦ ἀλλοτρίου». Ἀνάστασιν μαρτυροῦν οἱ Ἅγιοι καί οἱ Μάρτυρες τῆς πίστεως, τό δόγμα, τό ἦθος, ἡ κανονική δομή καί λειτουργία τῆς Ἐκκλησίας, οἱ ἱεροί ναοί, τά μοναστήρια καί τά σεπτά προσκυνήματά μας, ὁ ἔνθεος ζῆλος τοῦ ἱεροῦ κλήρου, ἡ ἀπροϋπόθετος ἀφιέρωσις τοῦ ἔχειν καί τοῦ εἶναι τῶν μοναχῶν εἰς τόν Χριστόν, τό ὀρθόδοξον φρόνημα τῶν πιστῶν καί ἡ ἐσχατολογική ὁρμή συνόλου τοῦ ἐκκλησιαστικοῦ τρόπου τοῦ βίου.

Ὁ ἑορτασμός τοῦ Πάσχα δέν εἶναι διά τούς Ὀρθοδόξους μία προσωρινή ἀπόδρασις ἀπό τήν ἐγκόσμιον πραγματικότητα καί τάς ἀντιφάσεις της, ἀλλά διατράνωσις τῆς ἀκλονήτου πίστεως, ὅτι ὁ πατήσας θανάτῳ τόν θάνατον Λυτρωτής τοῦ ἀδαμιαίου γένους εἶναι ὁ Κύριος τῆς ἱστορίας, ὁ ἀεί «μεθ᾽ ἡμῶν» καί «ὑπέρ ὑμῶν» Θεός τῆς ἀγάπης. Πάσχα εἶναι ἡ βιωματική βεβαιότης, ὅτι ὁ Χριστός εἶναι ἡ ἐλευθεροποιός Ἀλήθεια, τό θεμέλιον, ὁ ὑπαρκτικός ἄξων καί ὁρίζων τῆς ζωῆς μας. «Χωρίς ἐμοῦ οὐ δύνασθε ποιεῖν οὐδέν» (Ἰωάν. ιε´, 5). Οὐδεμία περίστασις, «θλῖψις ἤ στενοχωρία ἤ διωγμός ἤ λοιμός ἤ γυμνότης ἤ κίνδυνος ἤ μάχαιρα» (Ρωμ. η´, 35) δύναται νά χωρίσῃ τούς πιστούς ἀπό τῆς ἀγάπης τοῦ Χριστοῦ. Αὐτή ἡ ἀκλόνητος πεποίθησις ἐμπνέει καί ἐνισχύει τήν δημιουργικότητά μας καί τήν βούλησιν νά καθιστάμεθα ἐν τῷ κόσμῳ «Θεοῦ συνεργοί» (Α᾽Κορ. γ´9). Ἐγγυᾶται, ὅτι ἀπέναντι εἰς ἀνυπέρβλητα ἐμπόδια καί ἀδιέξοδα, ἐκεῖ ὅπου κατ᾽ ἄνθρωπον δέν διαφαίνεται λύσις, ὑπάρχει ἐλπίς καί προοπτική. «Πάντα ἰσχύω ἐν τῷ ἐνδυναμοῦντι με Χριστῷ» (Φιλιπ. δ´, 13). Ἐν Χριστῷ ἀναστάντι γνωρίζομεν ὅτι τό κακόν, ὑπό ὅλας του τάς μορφάς, δέν ἔχει τόν τελευταῖον λόγον εἰς τήν πορείαν τῆς ἀνθρωπότητος. 

Πεπληρωμένοι εὐγνωμοσύνης καί χαρᾶς διά τήν ἀποδοθεῖσαν ὑπό τοῦ Κυρίου τῆς δόξης τιμήν καί ὑψίστην ἀξίαν εἰς τόν ἄνθρωπον, θλιβόμεθα ἐνώπιον τῆς πολυκεφάλου βίας, τῆς κοινωνικῆς ἀδικίας καί τῆς καταπατήσεως τῶν ἀνθρωπίνων δικαιωμάτων εἰς τήν ἐποχήν μας. «Τό φαιδρόν τῆς ἀναστάσεως κήρυγμα» καί τό «Χριστός Ἀνέστη» συνηχοῦν σήμερον μέ τήν κλαγγήν τῶν ὅπλων, τήν κραυγήν ἀγωνίας τῶν ἀθώων θυμάτων τῆς πολεμικῆς βίας καί τῶν προσφύγων, μεταξύ τῶν ὁποίων εὑρίσκονται πολυάριθμα ἀθῶα παιδία. Διε-πιστώσαμεν ἰδίοις ὄμμασι τά προβλήματα κατά τήν πρόσφατον ἐπίσκεψίν μας εἰς τήν Πολωνίαν, ὅπου κατέφυγεν ὁ κύριος ὄγκος τῶν προσφύγων ἐξ Οὐκρανίας. Συμπάσχομεν μέ τόν εὐσεβῆ καί γενναῖον Οὐκρανικόν λαόν, ὁ ὁποῖος αἴρει βαρύν σταυρόν, προσευχόμεθα καί ἀγωνιζόμεθα διά τήν εἰρήνην καί τήν δικαιοσύνην δι᾽ ὅσους τάς στεροῦνται. Εἶναι ἀδιανόητον δι᾽ ἡμᾶς τούς Χριστιανούς νά σιωπῶμεν ἐνώπιον τῆς καταρρακώσεως τῆς ἀνθρωπίνης ἀξιοπρεπείας. Ὁμοῦ μετά τῶν θυμάτων τῶν ἐνόπλων συγκρούσεων, ὁ «μεγάλος ἡττημένος» τῶν πολέμων εἶναι ἡ ἀνθρωπότης, ἡ ὁποία εἰς τήν μακράν ἱστορίαν της δέν κατώρθωσε νά καταργήσῃ τόν πόλεμον. Ὁ πόλεμος ὄχι μόνον δέν λύει προβλήματα, ἀλλά δημιουργεῖ νέα καί πολυπλοκώτερα. Σπείρει διχασμόν καί μῖσος, μεγεθύνει τό χάσμα μεταξύ τῶν λαῶν. Ἡμεῖς πιστεύομεν στερρῶς, ὅτι ἡ ἀνθρωπότης δύναται νά ζήσῃ χωρίς πολέμους καί βίαν.

Ἡ Ἐκκλησία τοῦ Χριστοῦ, ἐκ τῆς φύσεώς της, λειτουργεῖ ὡς παράγων εἰρήνης. Ὄχι μόνον δέεται ὑπέρ τῆς «ἄνωθεν εἰρήνης» καί τῆς «εἰρήνης τοῦ σύμπαντος κόσμου», ἀλλά τονίζει τήν σημασίαν τῆς ἀνθρωπίνης προσπαθείας διά τήν ἑδραίωσίν της. Ἴδιον τοῦ χριστιανοῦ εἶναι πρωτίστως «τό εἰρηνοποιεῖν». Ὁ Χριστός μακαρίζει τούς εἰρηνοποιούς, ὁ ἀγών τῶν ὁποίων εἶναι ἁπτή παρουσία τοῦ Θεοῦ ἐν τῷ κόσμῳ καί εἰκονίζει τήν εἰρήνην τήν «πάντα νοῦν ὑπερέχουσαν» (Φιλιπ. δ´, 7), ἐν τῇ «καινῇ κτίσει», ἐν τῇ εὐλογημένῃ Βασιλείᾳ τοῦ Πατρός καί τοῦ Υἱοῦ καί τοῦ Ἁγίου Πνεύματος. Ἡ Ἐκκλησία μας, ὡς προσφυῶς τονίζεται εἰς τό κείμενον τοῦ Οἰκουμενικοῦ Πατριαρχείου «Ὑπέρ τῆς τοῦ κόσμου ζωῆς». Τό κοινωνικό ἦθος της Ὀρθοδόξου Ἐκκλησίας, «τιμᾷ τούς μάρτυρες, οἱ ὁποῖοι προσέφεραν τή ζωή τους γιά τήν εἰρήνην, ὡς μάρτυρες τῆς δύναμης τῆς ἀγάπης, τοῦ κάλλους τῆς δημιουργίας στήν ἀρχική καί τελική της μορφή, καί τῆς ἰδεώδους ἀνθρωπίνης συμπεριφορᾶς, ὅπως τήν ὑπέδειξε ὁ Χριστός κατά τή διάρκεια τῆς ἐπίγειας διακονίας Του» (§ 44).

Τό Πάσχα εἶναι πανήγυρις ἐλευθερίας, χαρᾶς καί εἰρήνης. Ἀνυμνοῦντες εὐσεβοφρόνως τήν Ἀνάστασιν τοῦ Χριστοῦ καί βιοῦντες ἐν αὐτῇ καί τήν ἰδικήν μας συνανάστασιν, προσκυνοῦντες δέ ἐν πίστει τό μέγα μυστήριον τῆς Θείας Οἰκονομίας, καί μετέχοντες τῆς «κοινῆς τῶν ὅλων πανηγύρεως», ἀπευθύνομεν  ἐκ τῆς ἀεί σταυροαναστασίμου πανσέπτου καθέδρας τῆς Ἐκκλησίας Κωνσταντινουπόλεως πρός πάντας ὑμᾶς, τιμιώτατοι ἀδελφοί καί προσφιλέστατα τέκνα, ἐγκάρδιον πασχάλιον χαιρετισμόν, ἐπικαλούμενοι ἐφ᾽ ὑμᾶς τήν χάριν καί τό ἔλεος τοῦ νεκρώσαντος τόν ᾍδην καί χαρισαμένου ἡμῖν τήν αἰώνιον ζωήν Χριστοῦ τοῦ Θεοῦ τοῦ παντός.  

Φανάριον, Ἅγιον Πάσχα ,βκβ´

† Ὁ Κωνσταντινουπόλεως 

διάπυρος πρός Χριστόν Ἀναστάντα 

εὐχέτης πάντων ὑμῶν.


viernes, 15 de abril de 2022

Programa de Oficios de Semana Santa y Pascua en la Catedral de Madrid




 

16/04/2022

Sábado de Lázaro

07.30 Maitines

08.30 Divina Liturgia

 

17/04/2022

Domingo de Ramos

08.00 Maitines

09.00 Divina Liturgia

19.00 Maitines del Lunes Santo (Oficio del Novio)

 

18/04/2022

Lunes Santo

10.00 Divina Liturgia de los Dones Presantificados

19.00 Maitines del Martes Santo (Oficio del Novio)

 

19/04/2022

Martes Santo

10.00 Divina Liturgia de los Dones Presantificados

19.00 Maitines del Miércoles Santo (Oficio del Novio)

 

20/04/2022

Miércoles Santo

10.00 Divina Liturgia de los Dones Presantificados

19.00 Santo Óleo

 

21/04/2022

Jueves Santo

08.00 Maitines y Divina Liturgia de San Basilio el Grande

18.00-21.00 Oficio de la Pasión

 

22/04/2022

Viernes Santo

09.00 Horas Reales y Grandes Vísperas del Descendimiento

19.00-21.00 Maitines del Sábado Santo (Oficio del Epitafio)

 

23/04/2022

Sábado Santo

09.30 Divina Liturgia de San Basilio el Grande

21.30 Pannychís de Resurrección

22.00 Oficio de Resurrección y Maitines

 

24/04/2022

Domingo de Pascua

09.00 Divina Liturgia de San Juan Crisóstomo

18.00 Vísperas del Amor

Πρόγραμμα Ιερών Ακολουθιών Μ. Εβδομάδος και Πάσχα στον Ιερό Καθεδρικό Ναό Μαδρίτης


 

16/04/2022

Σάββατο του Λαζάρου

07.30 Όρθρος

08.30 Θεία Λειτουργία

 

17/04/2022

Κυριακή Βαΐων

08.00 Όρθρος

09.00 Θεία Λειτουργία

19.00 Όρθρος Μεγάλης Δευτέρας (Νυμφίος)

 

18/04/2022

Μεγάλη Δευτέρα

10.00 Προηγιασμένη

19.00 Όρθρος Μεγάλης Τρίτης (Νυμφίος)

 

19/04/2022

Μεγάλη Τρίτη

10.00 Προηγιασμένη

19.00 Όρθρος Μεγάλης Τετάρτης (Νυμφίος)

 

20/04/2022

Μεγάλη Τετάρτη

10.00 Προηγιασμένη

19.00 Ι. Ευχέλαιον

 

21/04/2021

Μεγάλη Πέμπτη

08.00 Όρθρος καί Θεία Λειτουργία Μ. Βασιλείου

18.00-21.00 Ακολουθία Παθών

 

22/04/2022

Μεγάλη Παρασκευή

09.00 Μεγάλες Βασιλικές Ώρες - Εσπερινός Αποκαθηλώσεως

19.00-21.00 Ακολουθία Επιταφίου

 

23/04/2022

Μεγάλο Σάββατο

09.30 Θεία Λειτουργία Μ. Βασιλείου

21.30 Παννυχίς Αναστάσιμος

22.00 Ακολουθία Αναστάσεως καί Όρθρος

 

24/04/2022

Κυριακή του Πάσχα

09.00 Θεία Λειτουργία Χρυσοστόμου

18.00 Εσπερινός Αγάπης