viernes, 28 de septiembre de 2018

Memoria de actividades de S.E. Policarpo en el mes de agosto de 2018


01/08: Asistió en la iglesia parroquial ateniense de la SSma. Madre de Dios Fuente Vivificadora a la celebración del Oficio Sagrado de Súplica a la SSma. Madre de Dios.

02/08: Regresó a Madrid desde Grecia. Por la tarde asistió en la Catedral a la celebración del Oficio Sagrado de Súplica a la SSma. Madre de Dios.

03/08: Asistió en la Catedral a la celebración del Oficio Sagrado de Súplica a la SSma. Madre de Dios.

04/08: Asistió en la Catedral a la celebración de las Grandes Vísperas del Domingo.

05/08: Presidió en la Catedral la celebración del Oficio de Maitines, seguido por la Divina Liturgia Pontifical del Domingo X de Mateo. Seguidamente asistió en la Catedral a la celebración, a las 13:00 horas, de la Divina Liturgia de nuestra parroquia ortodoxa ucraniana de Madrid.

06/08: Presidió desde el Trono Episcopal (jorostasía) la celebración en la Catedral del Oficio de Maitines y de la Divina Liturgia por la gran fiesta litúrgica de la Transfiguración de Nuestro Señor. Al término de la liturgia bendijo, según la tradición ortodoxa, las uvas y otros frutos. Por la tarde asistió en la Catedral a la celebración del Oficio Sagrado de Súplica a la SSma. Madre de Dios.

07/08: Asistió en la Catedral a la celebración del Oficio Sagrado de Súplica a la SSma. Madre de Dios. Por la noche participó en la cena ofrecida por la Excma. Sra. Embajadora de Chipre en España al Rvdmo. Arcipreste Demóstenes -Director del Departamento de Bellas Artes del Arzobispado de Chipre, de visita de trabajo en España- y su séquito.

08/08: Asistió en la Catedral a la celebración del Oficio Sagrado de Súplica a la SSma. Madre de Dios.

09/08: Asistió en la Catedral a la celebración del Oficio Sagrado de Súplica ala SSma. Madre de Dios.

10/08: Asistió en la Catedral a la celebración del Oficio Sagrado de Súplica a la SSma. Madre de Dios.

11/08: Asistió en la Catedral a la celebración de las Grandes Vísperas del Domingo.

12/08: Presidió desde el Trono Episcopal (jorostasía) la celebración en la Catedral del Oficio de Maitines y de la Divina Liturgia del Domingo XI de Mateo. Seguidamente asistió en la Catedral a la celebración, a las 13:00 horas, de la Divina Liturgia de nuestra parroquia ortodoxa ucraniana de Madrid.

13/08: Asistió en la Catedral a la celebración del Oficio Sagrado de Súplica a la SSma. Madre de Dios.

14/08: Asistió en la Catedral a la celebración de las Grandes Vísperas Solemnes por la fiesta de la Dormición de la SSma. Madre de Dios.

15/08: Presidió en la Catedral la celebración del Oficio de Maitines, seguido por la Divina Liturgia Pontifical, por la gran fiesta litúrgica de la Dormición de la SSma. Madre de Dios, considerada la Pascua de verano. Al término de la liturgia presidió la celebración del Oficio Fúnebre a la SSma. Madre  Dios y la procesión alrededor de la Catedral del icono sagrado de la Dormición de la Virgen Santísima.

18/08: Asistió en la Catedral a la celebración de las Grandes Vísperas del Domingo.  

19/08: Presidió desde el Trono Episcopal (jorostasía) la celebración en la Catedral del Oficio de Maitines y de la Divina Liturgia del Domingo XII de Mateo. Seguidamente celebró en la Catedral la Divina Liturgia Pontifical, a las 13:00 horas, para nuestra parroquia ortodoxa ucraniana de Madrid con ocasión de la gran fiesta litúrgica de la Transfiguración de Nuestro Señor según el calendario juliano. Al término de la liturgia bendijo en el jardín de la Catedral los canastos con fruta de los fieles, según la tradición ortodoxa.

21/08: Recibió en su despacho a los Rvdmos. Padres Alejandro y Serafín de Zaragoza.

23/08: Asistió en la Catedral a la celebración de la Divina Liturgia con ocasión de la Apódosis (Despedida) de la Fiesta de la Dormición de la SSma. Madre de Dios.

25/08: Asistió en la Catedral a la celebración de las Grandes Vísperas del Domingo.

26/08: Presidió desde el Trono Episcopal (jorostasía) la celebración en la Catedral del Oficio de Maitines y de la Divina Liturgia del Domingo XIII de Mateo. Seguidamente asistió en la Catedral a la celebración, a las 13:00 horas, de la Divina Liturgia de nuestra parroquia ortodoxa ucraniana de Madrid, al término de la cual presidió un breve Oficio de Súplica a la SSma. Madre de Dios con ocasión de la Fiesta de su Dormición según el calendario juliano (28/08).

28/08: Asistió en la Catedral a la celebración de la Divina Liturgia con ocasión de la fiesta de la Dormición de la SSma. Madre de Dios, según el calendario juliano.

29/08: Asistió en la Catedral a la celebración de la Divina Liturgia por la gran fiesta litúrgica de la Decapitación (Martirio) de San Juan Bautista. Por la tarde, junto con los clérigos de la Catedral, celebró el Sacramento del Óleo Santo para el mes de agosto.

30/08: Viajó a Constantinopla para participar a las sesiones de la Sinaxis de la Jerarquía del Trono Ecuménico.

31/08: Por la mañana, junto con otros Jerarcas, participó en la Sala del Trono del Palacio Patriarcal en la acogida de Su Beatitud el Patriarca de Moscú y toda Rusia Cirilo, de visita de trabajo en el Patriarcado Ecuménico, y al mediodía almorzó en la Mesa Patriarcal. Por la tarde asistió en el Catolicón del S. Monasterio Patriarcal y Estauropegial de la SSma. Madre de Dios Fuente Vivificadora de Baluclí a la celebración de las Grandes Vísperas Solemnes de la Indicción (Inicio del Nuevo Año Eclesiástico), de la “Panagía Pamakáristos” (Virgen Bienaventurada) y de la Salvaguardia de la Creación, presididas por Su Santidad el Patriarca Ecuménico Bartolomé, y seguidamente participó en la cena ofrecida con tal ocasión por el Abad de dicho Monasterio.

miércoles, 26 de septiembre de 2018

El Patriarcado Ecuménico da por irreversible la autocefalia de la Iglesia de Ucrania


La independencia de la Iglesia Ortodoxa Ucraniana "es irreversible", aseguró hoy el arzobispo Daniel de Panfilia, representante en Kiev del Patriarcado Ecuménico.

"En lo que se refiere al futuro de la Santa Iglesia Ortodoxa en Ucrania, ya estamos en ese futuro. El camino hacia la autocefalia es irreversible", escribió en Facebook el jerarca eclesiástico, enviado a Kiev desde Estados Unidos por el patriarca Bartolomé I.

Los creyentes ucranianos, agregó, "tienen derecho canónico a tener su Iglesia autónoma con su propio idioma, vivir en las tradiciones de sus padres y madres de la 'Rus-Ucrania de Kiev'", agregó en referencia al primer Estado primitivo de los eslavos orientales, que se convirtió al cristianismo en el año 988.

El arzobispo Daniel restó autoridad al patriarca de la Iglesia Ortodoxa Rusa (IOR), Cirilo, al señalar que en la actualidad, "el único pastor que ha demostrado capacidad para actuar de acuerdo a las Sagradas Escrituras" es Bartolomé.

El Sínodo de la Iglesia Ortodoxa Ucraniana del Patriarcado de Moscú, dependiente de Rusia, denunció ayer que la decisión de Bartolomé de enviar a sus representantes al país sin consultar con las autoridades eclesiásticas locales supone una injerencia en sus asuntos internos.

La todavía máxima autoridad eclesiástica ucraniana ha exigido al patriarca de Constantinopla "cesar la injerencia" y ordenar la salida de Ucrania de sus dos representantes, que son el arzobispo Daniel Panfilia y el obispo Hilarión de Edmonton (Canadá).

Anteriormente, la Iglesia Rusa ha amenazado con romper todas sus relaciones con Constantinopla si su líder cumple con su ya anunciada intención de proclamar la autocefalia de la Iglesia ucraniana.

Bartolomé se ha arrogado la potestad de decidir sobre la autonomía de la Iglesia Ortodoxa ucraniana y ha acusado a Moscú "de interferir en los asuntos de Kiev".

"Dado que Rusia, como responsable de la actual situación en Ucrania, no es capaz de resolver el problema, el Patriarcado Ecuménico toma la iniciativa de solucionar el problema en virtud de los poderes que otorgan los cánones sagrados y la responsabilidad jurisdiccional sobre la diócesis de Kiev", dijo el líder eclesiástico.

Bartolomé aseguró que, pese a la proclamación en 1589 de la integración de la Iglesia ucraniana en el patriarcado de Moscú, "la dependencia canónica de Kiev de la madre Iglesia de Constantinopla se mantuvo de forma inamovible y permanente".

Actualmente, en Ucrania hay tres Iglesias ortodoxas: una canónica dependiente de Moscú; otra del Patriarcado de Kiev, escindida en 1992 y considerada cismática, y una tercera que se independizó de Rusia en 1920 y que se autoproclamó Iglesia Autocéfala Ortodoxa de Ucrania.


Fuente: EFE

domingo, 9 de septiembre de 2018

Intervención de S.E. Policarpo en las XIX Jornadas de Teología de Santiago


+ Metropolita Polykarpos Stavropoulos
Arzobispo Metropolitano de España y Portugal
y Exarca del Mar Mediterráneo
Presidente de la Asamblea Episcopal Ortodoxa de E y PT

“Llamados a la unidad; el punto de vista teológico ortodoxo”
(Santiago de Compostela, 6 de septiembre de 2018)

En primer lugar deseo expresar mi alegría por encontrarme entre vosotros, queridos hermanos y hermanas en Cristo, y en segundo lugar mi agradecimiento al Excelentísimo y Reverendísimo Hermano en el episcopado Mons. Julián Barrio, Arzobispo Metropolitano de Santiago de Compostela, por su fraternal invitación a participar como relator en este importante Congreso teológico intercristiano.

Mi participación tiene lugar en mi calidad de Arzobispo Metropolitano del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla para España y Portugal. Como es sabido, el Patriarcado Ecuménico fue protagonista del moderno movimiento ecuménico desde los inicios del siglo pasado, y participa activamente en él. También el Patriarcado Ecuménico, como Iglesia Madre y Primada en el conjunto de las Iglesias Ortodoxas locales autocéfalas, coordina y dirige las relaciones y contactos interortodoxos, intercristianos e interreligiosos. Naturalmente, este asunto no es obra fácil, porque necesita particular discernimiento y atención para evitar situaciones extremas, es decir, tanto fanatismos y radicalismos como el menoscabo de la fe.

Desde los primeros momentos de su vida histórica la Iglesia fue consciente del hecho de que su unidad no es una simple cuestión de actividad ideológica o estructuración organizativa. La Iglesia no es una institución “religiosa” de la vida social. “Ek-Klesía”, Iglesia, significa un evento originario de comunión y unión entre los hombres. Jesucristo no fundó ninguna religión, que es algo pagano, sino Iglesia. “Es justamente llamada ‘ek-klesía’ porque llama, convoca y reúne a todos”, dice San Cirilo de Jerusalén (Catequesis 18, 24; PG. 33, 1044); para completar, San Juan Crisóstomo dice: “El nombre ‘ek-klesía’ no indica separación, sino unión; es un nombre que indica sinfonía” (Homilía a la I Carta a los Corintios, P.G. 61, 13). Por eso, según el mismo Santo Padre, desgarrar a la Iglesia es peor que caer en la herejía. La Iglesia es creación de un concreto ‘τρόπος’ (modo) de comunión y unión ontológica del hombre “según la naturaleza” y “según la verdad”, como dice San Máximo el Confesor (cf. Mystagogía, P.G. 91, 101A). El hombre como acontecimiento substancial de comunión, relación y unión según el icono de Dios Trino, la comunión y unión amorosa de las Personas de la Santísima Trinidad.

Uno de los problemas que preocupan al hombre moderno, que vive en esta turbada y tumultuosa época en la cual se ha enfriado el amor de muchos (ved Mt 24,12) es la vital cuestión de la Unidad en general. Este importantísimo asunto preocupa particularmente a todo verdadero cristiano. La teología ortodoxa en este punto habla más a favor de la unidad en la fe de los cristianos que de la unión de las distintas iglesias. Y esta unidad en la fe la ve y la comprende en el vínculo de la paz, del amor y de la verdad. El desesperanzado hombre cristiano de hoy busca la unanimidad y el acuerdo en la fe y en la vida, que se realiza solamente en el vínculo de la paz, de la caridad y de la verdad. La caridad debe caminar junto con la verdad, porque cuando se aleja de ella es una caridad humanística, un amor sentimental. Por eso los Santos Padres de la Iglesia, sobre todo los de la corriente mística, usan más el término “ἒρως / eros”, que supone un movimiento extático, que el de “ἀγάπη / amor”, en el cual existe el peligro del sentimentalismo.

Oímos continuamente hablar de guerras, revoluciones, discordias y divisiones entre los hombres en las sociedades y en las familias. El hombre de hoy es turbado y molestado por muchas tentaciones. En la turbadora época que vivimos la Iglesia debe transmitir en todas las direcciones el mensaje de la unidad, que debe ser vivido ya en la vida presente.

La unidad en la fe, como es sabido, es impetrada en la Oración Sacerdotal de Nuestro Señor Jesucristo, según sus propias palabras: “para que sean uno / ἳνα ὦσιν ἓν” (Juan 17,22). Debemos, pues, todos los cristianos trabajar por la unidad en Cristo. Pero, si observamos atentamente esta famosa frase del Señor, acreditaremos, junto con muchos Santos Padres de la Iglesia, que Cristo no se refiere a una unidad exterior, sino a una unidad de la verdad revelada.

Nuestro Señor Jesucristo pone como modelo de la unidad de los hombres cristianos la unidad de las personas de la Santísima Trinidad: “para que todos sean uno, así como tú, Padre, estás en mí y yo en ti, también ellos sean uno en nosotros / ἳνα πάντες ἓν ὦσι, καθώς σύ πάτερ, ἐν ἐμοί κἀγώ ἐν σοί, ἳνα καί αὐτοί ἐν ἡμῖν ἓν ὦσιν” (Juan 17,21). Ciertamente existe una diferencia abismal entre κτιστόν / creado y ἂκτιστον / increado, ya que no puede existir igualdad alguna entre ambos; por eso la palabra "así como / καθώς” se pone en el lugar del tipo. Las palabras "en nosotros / ἐν ἡμῖν" tienen el sentido de que los Discípulos deben vivir en Cristo y solamente en Él. La unidad de todos los Apóstoles con Cristo y en general con las personas de la Santísima Trinidad se alcanza a través la “θεωρία”, es decir, la visión de la gloria de Dios. “Quiero que estén conmigo allí donde yo esté, para que contemplen la gloria que me has dado, porque me has amado antes de la creación del mundo / Θέλω ἳνα ὃπου εἰμί ἐγώ κἀκεῖνοι ὦσι μετ’ ἐμοῦ, ἳνα θεωρῶσι τήν δόξαν τήν ἐμήν ἣν δέδωκάς μοι, ὃτι ἠγάπησάς με ἀπό καταβολῆς κόσμου» (Juan 17,24). La gloria de Dios es la energía increada / ἂκτιστος ἐνέργεια de Dios, la cual tiene el Verbo antes de la creación del mundo, como nacido del Padre antes de todos los siglos. La expresión: “para que contemplen mi gloria / ἳνα θεωρῶσι τήν δόξαν τήν ἐμήν” se refiere a la θεωρία (visión divina) y a la μέθεξις (participación) por parte de los Discípulos de la gloria de Dios. Así, en la visión divina los Discípulos se comunican con el Dios increado siendo creados, y ciertamente se unen entre sí. En esta perspectiva los Discípulos son “perfeccionados en uno / τετελειωμένοι εἰς ἓν” (Juan 17,23). De hecho se trata de una unidad en la perfección que sucede durante la experiencia de la glorificación, es decir, de la divinización. Cristo, además, afirma: “Y yo les he dado la gloria que tú me has dado para que sean uno … / καί ἐγώ τήν δόξαν ἣν δέδωκάς μοι δέδωκα αὐτοῖς ἳνα ὦσιν ἓν ...” (Juan 17,22). Eso significa que fue dada a los Discípulos la gloria de Dios, pero paralelamente Cristo reza a su Padre para unirlos en la visión de esta gloria.

Este breve análisis de la Oración Sacerdotal de Cristo sobre la unidad desde el punto de vista teológico ortodoxo muestra que la expresión “para que sean uno / ἳνα ὦσιν ἓν” se refiere a la visión por parte de los Discípulos de la gloria divina increada, la cual vieron Pedro, Juan y Santiago en el Monte Tabor durante la Transfiguración de Cristo y todos los Apóstoles durante Pentecostés. Así, los Discípulos en el Aposento Alto de Jerusalén vieron la gloria de Dios en el Espíritu Santo, se convirtieron en miembros del Cuerpo de Cristo y adquirieron la esperada y perfeccionada unión en Él. Durante la experiencia de Pentecostés los Discípulos vieron la gloria de Dios y se hicieron participes de ella, fueron divinizados. Según la explicación teológica ortodoxa, la expresión del Señor “para que sean uno / ἳνα ὦσιν ἓν” no se refiere a una unión entre las iglesias; la Iglesia es una, santa, católica, como también lo es Cristo. Se refiere a la unidad de los Discípulos y en consecuencia también de los cristianos a través de la participación de la gloria de Dios, es decir, a través de la divinización, que fue realizada por lo que se refiere a los primeros durante Pentecostés. Los Apóstoles vieron, recibieron y participaron en la gloria de Dios, es decir, que a través de la purificación y la iluminación llegaron a la divinización. Cristo rezó por su divinización y en consecuencia por la divinización de aquellos que creerían en Él a través de ellos, es decir, de nosotros los cristianos. Es oración de divinización, en cuyo estado se cumple y se perfecciona la unidad con Dios y entre los hombres, ya que todos, el Dios Trino y nosotros los mortales, tendremos la misma gloria. La experiencia de Pentecostés es la suprema experiencia de divinización antes de la Segunda Venida de Cristo. Cada vez que uno llega a la experiencia de la divinización se vuelve a repetir la misma experiencia de Pentecostés. Y a la experiencia de Pentecostés -es decir, a la divinización- puede llegar toda persona, naturalmente con los presupuestos adecuados para ella, que son la purificación y la iluminación. Según la tradición patrística, la misma experiencia de Pentecostés se repite también después de Pentecostés. El primer ejemplo de ello lo encontramos en la Sagrada Escritura, en el caso de Cornelio. En los Hechos de los Apóstoles, si leemos atentamente los capítulos que se refieren a Pentecostés y a Cornelio, veremos que ambos son iguales (cf. Hechos 10 y 11). La Sagrada Escritura testimonia que después del Santo Pentecostés existe también el Pentecostés personal, que se realiza en la vida de los cristianos que llegan a la divinización, es decir, al “que sean uno, como nosotros somos uno / ἳνα ὦσιν ἓν, καθώς καί ἡμεῖς ἓν ἐσμέν”. Durante todo su recorrido histórico en la Iglesia tenemos ejemplos de hombres que han llegado a la misma experiencia de Pentecostés, como los Apóstoles, Cornelio, los Santos con el Λόγος σεσαρκωμένος (Verbo encarnado) y los Profetas con el Λόγος ἂσαρκος (Verbo no encarnado). No se trata de una experiencia diferente, pues con Pentecostés termina y se perfecciona la Revelación: durante este acontecimiento fue revelada toda la verdad.

En el día de Pentecostés fue revelada la fe en la Iglesia “ἃπαξ / de una vez para siempre”. No existe una revelación progresiva de las verdades dentro de la historia de la Iglesia. Los verdaderos cristianos tenemos la obligación de luchar para ser partícipes de esta experiencia de fe, luchar cada uno por su propio Pentecostés personal -es decir, su divinización-, que es obtenida con la purificación y la iluminación. Las etapas son tres: purificación, iluminación, divinización. De esa situación participaron a través de los siglos los Santos de la Iglesia: los Profetas, los Apóstoles, los Mártires, los Padres, los Confesores, los Ascetas, así como también muchos simples cristianos (clérigos, monjes y laicos), y damos gracias al Señor porque existen también en nuestros días cristianos (clérigos, monjes y laicos) que reciben la visitación divina y participan de la experiencia de la Luz increada de Cristo, estado conocido como θεωρία (theoría).

El Apóstol Judas habla sobre la fe que fue entregada "de una vez para siempre a los santos / ἃπαξ τοῖς ἁγίοις", sobreentendiendo que esto fue realizado durante el día de Pentecostés. “Me he visto obligado a escribiros para exhortaros a combatir por la fe transmitida de una vez para siempre a los santos / Ἀνάγκην ἒσχον γράψαι ὑμῖν παρακαλῶν ἐπαγωνίζεσθαι τῇ ἃπαξ παραδοθείσῃ τοῖς ἁγίοις πίστει” (Judas 3).

La revelación y la aparición de Dios en la existencia del hombre y la participación de la gracia increada de Dios por parte de este constituye la unidad de la cual habla Cristo. En consecuencia, la lucha por la unidad está inseparablemente unida al esfuerzo por la visión y la obtención de la gloria de Dios. De esta experiencia fue partícipe el Apóstol Pablo a las puertas de Damasco, y así mismo ocurrió con los otros Apóstoles. Por eso con certeza proclama: “Pablo, apóstol, no de parte de los hombres, ni por mediación de hombre alguno, sino por Jesucristo y Dios Padre …  yo no lo recibí (el Evangelio) ni aprendí de hombre alguno, sino por revelación de Jesucristo / Παῦλος ἀπόστολος οὐκ ἐπ’ ἀνθρώπων, οὐδέ δι’ ἀνθρώπου, ἀλλά διά Ἰησοῦ Χριστοῦ καί Θεοῦ Πατρός ... οὐδέ γάρ ἐγώ παρ’ ἀνθρώπου παρέλαβον αὐτό (τό Εὐαγγέλιον), οὒτε ἐδιδάχθην, ἀλλά δι’ ἀποκαλύψεως Ἰησοῦ Χριστοῦ” (Gal 1, 1-12).

Siendo así las cosas, repito categóricamente que no podemos hablar de relevación progresiva de las verdades de la fe por parte de Cristo en la vida histórica de la Iglesia, puesto que la revelación fue realizada durante Pentecostés, sino de lucha espiritual para la participación en la revelación y su recta formulación a través los siglos. El diablo, padre de la falsedad y de la mentira, ha sembrado y disemina continuamente en el campo del cristianismo cizañas de error, herejía, cisma y división.

Todo lo arriba mencionado lo creemos y proclamamos desde el punto de vista teológico ortodoxo sobre la unidad en el significado real y substancial del término. Desgraciadamente hoy nos esforzamos más por la unión de las iglesias, como si la Iglesia no fuera Una, Santa, Católica, y menos por la unidad de la fe en el vínculo de la paz, del amor y de la verdad. La unión de las iglesias es un fin que puede ser conseguido con aclaraciones ideológicas, con compromisos recíprocos, con la comprensión adecuada y con buena disposición. Es un problema estrictamente intereclesiástico, que interesa sobre todo a los organismos eclesiásticos institucionalizados y a las relaciones entre ellos y se dirige más al sentimentalismo de las masas, sin cambio substancial en la vida de las personas. Por el contrario, la Unidad con mayúsculas es un problema directo de la vida de los hombres en su totalidad. Problema de identidad de la vida, problema de verdad y autenticidad de la vida humana; por eso no puede ser resuelto con medidas “ortológicas” que aplicamos para la mejora o el cambio de las instituciones sociales y las formas organizativas de la vida humana. Se refiere al modo de existencia del hombre “según naturaleza” y “según verdad”, como hemos dicho arriba. Y el hombre “según naturaleza” y “según verdad”, el hombre natural y verdadero, auténtico, es el hombre purificado, iluminado y divinizado. En la lengua griega “ἂνθρωπος / hombre” proviene del conjunto de dos palabras: la preposición “ἂνω / arriba” y el verbo “θρώσκω / dirigir, apuntar”. El fin del hombre verdadero es dirigirse/apuntar hacia arriba, a su Creador. Pars eso mismo fue creado: para hacerse Dios, Dios por gracia y no por naturaleza. Y también por eso mismo “el Verbo se hizo hombre”, para que el hombre se hiciera Dios. En el estado de la divinización se realiza la Unidad completa, perfecta y absoluta. Todo cesa, puesto que el hombre está en la situación anterior a la caída: unido con Dios y con su prójimo.


Agradeciendo la invitación y vuestra paciencia, deseo desde lo más profundo de mi corazón -y rezo por ello- que el Edificador de la Iglesia nos una en el vínculo de la paz, del amor y de la verdad, para que, así pacificados, vivamos en el amor y amemos en la verdad.

miércoles, 5 de septiembre de 2018

Estancia de S.E. Policarpo en Constantinopla

Ofrcemos algunas imágenes de la presencia del Metropolita Policarpo en el encuentro del Patriarca Ecuménico Bartolomé I con el Patriarca de Moscú y Toda Rusia Cirilo y su participación en la Sinaxis de todos los Metropolitas y Arzobispos del Trono Ecuménico para tratar principalmente la cuestión de la autocefalia de la Iglesia Ucraniana.


domingo, 2 de septiembre de 2018

Η εορτή της Ινδίκτου στο Οικουμενικό Πατριαρχείο

XIV Domingo de Mateo. Lecturas de la Divina Liturgia



2 Cor 1,21-24;2,1-4: Es Dios quien nos confirma en Cristo a nosotros junto con vosotros; y además nos ungió, nos selló y ha puesto su Espíritu como prenda en nuestros corazones. Dios me es testigo, por mi vida, de que no he ido aún a Corinto por consideración a vosotros; y no porque seamos señores de vuestra fe, sino que contribuimos a vuestra alegría. Pues vosotros os mantenéis firmes en la fe. Decidí por mi cuenta no ir a vosotros otra vez causándoos tristeza. Pues si os entristezco yo a vosotros, ¿quién me va a alegrar entonces, cuando el único que puede hacerlo está triste por causa mía? Os escribí precisamente aquello para que, cuando llegara, no me entristecieran aquellos que tenían que alegrarme; de hecho estoy persuadido de que todos tenéis mi alegría por vuestra. Porque os escribí con muchas lágrimas, debido a una gran aflicción y angustia de corazón; pero no lo hice para entristeceros sino para mostraros el amor tan especial que tengo por vosotros.

Mt 22,2-14: «El reino de los cielos se parece a un rey que celebraba la boda de su hijo; mandó a sus criados para que llamaran a los convidados, pero no quisieron ir. Volvió a mandar otros criados encargándoles que dijeran a los convidados: “Tengo preparado el banquete, he matado terneros y reses cebadas y todo está a punto. Venid a la boda”. Pero ellos no hicieron caso; uno se marchó a sus tierras, otro a sus negocios, los demás agarraron a los criados y los maltrataron y los mataron. El rey montó en cólera, envió sus tropas, que acabaron con aquellos asesinos y prendieron fuego a la ciudad. Luego dijo a sus criados: “La boda está preparada, pero los convidados no se la merecían. Id ahora a los cruces de los caminos y a todos los que encontréis, llamadlos a la boda”. Los criados salieron a los caminos y reunieron a todos los que encontraron, malos y buenos. La sala del banquete se llenó de comensales. Cuando el rey entró a saludar a los comensales, reparó en uno que no llevaba traje de fiesta y le dijo: “Amigo, ¿cómo has entrado aquí sin el vestido de boda?”. El otro no abrió la boca. Entonces el rey dijo a los servidores: “Atadlo de pies y manos y arrojadlo fuera, a las tinieblas. Allí será el llanto y el rechinar de dientes”. Porque muchos son los llamados, pero pocos los elegidos».

sábado, 1 de septiembre de 2018

Ortodoxos y católicos celebran la III Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación


El Arzobispado (latino) de Madrid y la Asamblea Episcopal Ortodoxa de España y Portugal celebrarán el próximo 8 de septiembre la III Jornada Mundial de Oración por el Cuidado de la Creación (JMOCC). Este año, con la invitación a reflexionar sobre la importancia de ser Custodios del Aire que compartimos y respiramos, en un momento en el que las muertes anuales por causa de la contaminación atmosférica ascendieron a 487.000 víctimas en Europa, y en España 31.520 personas murieron prematuramente por sus efectos, según el informe de octubre 2017 de la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA).

Con la esperanza de generar conciencia sobre esta problemática, el colegio diocesano (latino) María Cristina (Antillón, 6 - metro Puerta del Ángel) acogerá un acto ecuménico a partir de las las 17:00 hora. Arrancará con una exposición audiovisual que mostrará a los asistentes las causas y efectos de la contaminación atmosférica en la ciudad de Madrid. Continuará a las 17:30 horas con una mesa de expertos del ámbito académico y civil.

A las 19:00 horas los asistentes peregrinarán hasta el cerro de la Torrecilla, en la Casa de Campo (junto al lago y las pistas de tenis - metro Lago), donde a las 19:30 horas tendrá lugar la oración ecuménica. Presidirán estos actos el cardenal Carlos Osoro Sierra, arzobispo (latino) de Madrid; el metropolita Policarpo, del Patriarcado ecuménico de Constantinopla; monseñor Timotei, obispo ortodoxo rumano; y monseñor Nicolaos Matti, arzobispo siro-ortodoxo de España. Animará el acto el grupo musical Siquem.

Esta jornada ha sido organizada por la Comisión Mixta Ortodoxo-Católica para la JMOCC en Madrid.


Más información en el teléfono (+34) 619 285 243. Email: comisionecologiaintegral@gmail.com

Oficios del mes de septiembre de 2018 en la Catedral de Madrid


SÁBADO 01/09
Vísperas del Domingo …...….....………………………. 18:30

DOMINGO 02/09
XIV DE MATEO; S. Mamas mártir taumaturgo
Maitines …………..……...…...........…....……………. 09:30
Liturgia …………....…….…..…………………………10:45
Bendición del Nuevo Año Eclesiástico …….………… 12:00

VIERNES 07/09
Vísperas de la Natividad de María SSma. …….....……. 19:00

SÁBADO 08/09
LA NATIVIDAD DE NUESTRA SEÑORA
Liturgia ……………………………………………….. 10:15
Vísperas del Domingo …………...…………….......….. 18:30

DOMINGO 09/09
ANTES DE LA S. CRUZ; SS. Joaquín y Ana
Maitines ….………......................................................... 09:30
Liturgia .....………………........…………….................. 10:45

JUEVES 13/09
Vísperas por la Fiesta de la S. Cruz …...………….…… 19:00

VIERNES 14/09
LA EXALTACIÓN DE LA SANTÍSIMA CRUZ
Maitines ……………………………………………….. 09:30
Liturgia …...…...………………………………………. 10:15
Oficio de la Exaltación de la SSma. Cruz ……….……. 11:30

SÁBADO 15/09
Vísperas del Domingo ………....………………………. 18:30

DOMINGO 16/09
DESPUÉS DE LA S. CRUZ; S. Eufemia gran mártir
Maitines ……………....………...…….……………….. 09:30
Liturgia …....…………………...……………………… 10:45

VIERNES 21/09
Sacramento del Óleo Santo …....…………………….. 19:00                                      

SÁBADO 22/09
Vísperas del Domingo ….…….…………..…..…….….. 18:30                                      

DOMINGO 23/09
I DE LUCAS; Concepción S. Juan Bautista
Maitines …….…..……………...……….…………….. 09:30
Liturgia ….………..……....…..........……...…..…...…. 10:45

JUEVES 27/09
LA EXALTACIÓN DE LA SSma. CRUZ (viejo cal.)
Liturgia ……….....……………………………………. 10:15
Oficio de la Exaltación de la SSma. Cruz ….………… 11:30

SÁBADO 29/09
Vísperas del Domingo ……....………………………… 18:30

DOMINGO 30/09
II DE LUCAS; S. Gregorio, Iluminador de Armenia
Maitines ….………...…………………………………. 09:30
Liturgia ….…….....…………………………………… 10:45


ADEMÁS, DIVINA LITURGIA EN UCRANIANO CADA DOMINGO A LAS 13:00