domingo, 27 de enero de 2019

XV Domingo de Lucas. Evangelio de la Divina Liturgia


Lc 19,1-10: Jesús entró en Jericó y atravesaba la cuidad. Allí vivía un hombre muy rico llamado Zaqueo, que era el jefe de los publicanos. El quería ver quién era Jesús, pero no podía a causa de la multitud, porque era de baja estatura. Entonces se adelantó y subió a un sicomoro para poder verlo, porque iba a pasar por allí. Al llegar a ese lugar, Jesús miró hacia arriba y le dijo: «Zaqueo, baja pronto, porque hoy tengo que alojarme en tu casa». Zaqueo bajó rápidamente y lo recibió con alegría. Al ver esto, todos murmuraban, diciendo: «Se ha ido a alojar en casa de un pecador». Pero Zaqueo dijo resueltamente al Señor: «Señor, voy a dar la mitad de mis bienes a los pobres, y si he perjudicado a alguien, le daré cuatro veces más». Y Jesús le dijo: «Hoy ha llegado la salvación a esta casa, ya que también este hombres es un hijo de Abraham, porque el Hijo del hombre vino a buscar y a salvar lo que estaba perdido».

viernes, 25 de enero de 2019

Entrevista a S.E. Policarpo en la revista ‘Vida nueva’


El 25 de enero llegó a su fin la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos. Unos días en los que, a través de distintos actos, las diversas vertientes del cristianismo en España se han unido para celebrar el ecumenismo y establecer lazos y puentes.

S.E. Policarpo, arzobispo metropolita ortodoxo en España, comenta con Vida Nueva la importancia de la celebración de iniciativas como esta para fortalecer las relaciones, así como, a la luz del lema de este año, la necesidad de no perder de vista “de dónde proviene la auténtica justicia: Jesucristo”.

PREGUNTA.- ‘Actúa siempre con buena justicia’. Este es el lema de la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos, que llega hoy a su fin. ¿Cómo se relaciona la justicia con la unidad?

RESPUESTA.- El tema de la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos del año corriente es muy actual, porque vivimos en un mundo donde falta la justicia verdadera y reina la injusticia. La búsqueda de la justicia es una cuestión y un ensañamiento fundamental en el cristianismo. Cristo es la fuente de la justicia, de la justicia eterna. Naturalmente son distintas la justicia de Dios y la de los hombres. Los hombres, por una parte, quieren imponer su propia justicia, y por otro piden de parte de Dios su propia justificación, actuando en la mayoría de los casos no con buena justicia. El ecumenismo tiene un papel fundamental en el cultivo común entre todos los cristianos en el sentido de actuar con justicia buena, con la justicia de Dios y no la de este mundo turbado. La injusticia reina, pero su reino es temporal. Dios tarda, pero no olvida. Además sobre el argumento de la justicia no existen grandes diferencias teológicas entre las distintas Iglesias cristianas.

P.- ¿Cómo es la relación entre la Iglesia católica y la ortodoxa en España y Portugal?

R.- Las relaciones entre las Iglesias Ortodoxa y Católica Romana en España y Portugal son, en líneas generales, fraternales, y existe una buena colaboración a nivel local y también nacional. No debemos olvidar el hecho de que, en la Península Ibérica, a diferencia de otras partes de Europa, no existían una presencia histórica ortodoxa, y el conocimiento del mundo ortodoxo ha venido en la Península a través de la inmigración económica en los últimos 25 años de ortodoxos provenientes de Europa Oriental y la organización eclesiástica de ellos a nivel local y nacional.

P.- ¿Cómo se relacionan las distintas Iglesias para que sus miembros estén más unidos entre sí como cristianos?

R.- Creo que las varias Iglesias cristianas hacen muchas cosas en esta dirección: oraciones, seminarios, congresos, jornadas, homilías y cursos en nivel local, nacional e internacional. Además, la materia del ecumenismo viene ensañada casi en todas las instituciones de formación teológica y religiosa.

P.- La realidad de los cristianos perseguidos en diversos países es algo de lo que cada vez los fieles vamos tomando más conciencia, ¿qué podemos hacer para que nos sientan más próximos los cristianos que sufren?

R.- Los cristianos perseguidos en varios países constituyen la gloria de la Iglesia porque dan testimonio de Jesucristo, único verdadero Señor, Dios y Salvador del mundo. Parecen no sólo el martirio de la conciencia, sino también aquello del sangre en muchos casos. Nosotros, los otros cristianos no perseguidos, al menos abiertamente, tenemos la obligación sagrada de rezar por ellos, hacer público entre nuestras comunidades eclesiales su martirio de persecución, reforzarlos en su testimonio y que su persecución sea un ejemplo para todos los cristianos de firmeza en la fe en Jesucristo. Damos gracias al Señor de la Iglesia que esta última continúa produciendo mártires. Dios mismo nos exhorta a ser mártires porque también Él es mártir. La Iglesia que no produce mártires y no cura no es la verdadera Iglesia de Cristo, gran mártir y sanador.


miércoles, 23 de enero de 2019

23/01 - San Ildefonso, Obispo de Toledo


Vida

Para reconstruir su biografía, además de los datos contenidos en sus obras, disponemos principalmente del Beati Ildephonsi Elogium de San Julián de Toledo, contemporáneo suyo y segundo sucesor en la sede toledana, escrita como apéndice al De viris illustribus (PL 96,43-44). La Vita vel gesta S. Ildephonsi Sedis Toletanae Episcopi, atribuida a Cixila, obispo de Toledo ca. 774-783 (PL 96,44-88; Flórez, V,501-520), donde se mencionan por primera vez los milagros de su vida y la Vita Ildephonsi Archiepiscopi Toletani de fray Rodrigo Manuel Cerratense, s. XIII (Flórez V,521-525), añaden al Elogium tradiciones posteriores con tinte legendario.

Nacido en el 607, durante el reinado de Witerico en Toledo, de estirpe germánica, era miembro de una de las distintas familias regias visigodas. Según una tradición que recoge Nicolás Antonio (Bibliotheca Hispana Vetus, PL 96,11), fue sobrino del obispo de Toledo San Eugenio III, quien comenzó su educación. Por el estilo de sus escritos y por los juicios emitidos en su De viris illustribus sobre los personajes que menciona, se deduce que recibió una brillante formación literaria. Según su propio testimonio fue ordenado de diácono (ca. 632-633) por Eladio, obispo de Toledo (De vir. ill. 7: PL 96,202). En un pasaje interpolado del Elogium, se dice que siendo aún muy niño, ingresó en el Monasterio de Agali o agaliense, en los arrabales de Toledo, contra la voluntad de sus padres. Más adelanté se afirma que «se deleitaba con la vida de los monjes», frase que debe interpretarse siguiendo a Flórez (V,276) en el sentido de que desde niño se inclinó al estado religioso. Ildefonso estuvo muy vinculado a este monasterio, como él mismo recuerda al hablar de Eladio, y como se deduce del De vir. ill. con el que pretende exaltar la sede toledana y quizá mostrar el papel privilegiado que correspondía al monasterio Agaliense. Estando ya en el monasterio, funda un convento de religiosas dotándolo con los bienes que hereda, y en fecha desconocida (650?), es elegido abad. Firma entre los abades en los Concilios VIII y IX de Toledo, no encontrándose su firma, en cambio, en el X (656). Muerto el obispo Eugenio III es elegido obispo de Toledo el a. 657, y según el Elogium obligado a ocupar su sede por el rey Recesvinto. En la correspondencia mantenida con Quirico, obispo de Barcelona, se lamenta de las dificultades de su época. A ellas atribuye el Elogium que dejase incompletos algunos escritos. Muere el 667, siendo sepultado en la iglesia de Santa Leocadia de Toledo, y posteriormente trasladado a Zamora.

Milagro del encuentro con la Virgen

La noche del 18 de diciembre del 665 San Ildefonso junto con sus clérigos y algunos otros, fueron a la iglesia, para cantar himnos en honor a la Virgen María. Encontraron la capilla brillando con una luz tan deslumbrante, que sintieron temor. Todos huyeron excepto Ildefonso y sus dos diáconos. Estos entraron y se acercaron al altar. Ante ellos se encontraba la Virgen María, sentada en la silla del obispo, rodeada por una compañía de vírgenes entonando cantos celestiales. María al ir hizo una seña con la cabeza para que se acercara. Habiendo obedecido, ella fijó sus ojos sobre él y dijo: "Tu eres mi capellán y fiel notario. Recibe esta casulla la cual mi Hijo te envía de su tesorería." Habiendo dicho esto, la Virgen misma lo invistió, dándole las instrucciones de usarla solamente en los días festivos designados en su honor.

Esta aparición y la casulla fueron pruebas tan claras, que el concilio de Toledo ordenó un día de fiesta especial para perpetuar su memoria. El evento aparece documentado en el Acta Sanctorum como El Descendimiento de la Santísima Virgen y de su Aparición. La importancia que adquiere este hecho milagroso sucedido en plena Hispania Ghotorum y transmitido ininterrumpidamente a lo largo de los siglos ha sido muy grande para Toledo y su catedral. Los árabes, durante la dominación musulmana, al convertirse la Basílica cristiana en Mezquita respetaron escrupulosamente este lugar y la piedra allí situada por tratarse de un espacio sagrado relacionado con la Virgen María a quien se venera en el Corán. Esta circunstancia permite afirmar que el milagro era conocido antes de la invasión musulmana y que no se trata de una de las muchas historias piadosas medievales que brotaron de la fantasía popular. En la catedral los peregrinos pueden aún venerar la piedra en que la Virgen Santísima puso sus pies cuando se le apareció a San Ildefonso.

Obras

De las reseñadas en el Elogium se conservan las siguientes:

Sobre la virginidad perpetua de Santa María contra tres infieles (De virginitate Sanctae Mariae contra tres infideles), su obra principal y más estimada, de estilo muy cuidado y llena de entusiasmo y devoción marianos (fue llamado el Capellán de la Virgen en la comedia que, con ese mismo título, escribió Lope de Vega). Los tres herejes a que se refiere son Joviniano y Elvidio, refutados ya por San Jerónimo, y un judío anónimo. Esto da pie a pensar que intenta refutar a algunos de su época, que, quizá por influencia judía, resucitaban los mismos errores. Consta de una oración inicial y de 12 capítulos. En el primero defiende contra Joviniano la virginidad de María en la concepción y en el parto; en el segundo mantiene contra Elvidio que María fue siempre virgen; a partir del tercero muestra que Jesucristo es Dios y la integridad perpetua de María. Depende estrechamente de San Agustín y San Isidoro, y constituye el punto de arranque de la teología mariana en España. Fue traducida por el Arcipreste de Talavera.

Comentario sobre el conocimiento del bautismo (como reseña San Julián) o Anotaciones sobre el conocimiento del bautismo (Liber de cognitione baptismi unus), descubierto por E. Baluze y publicado en el libro VI de su Miscelánea (París 1738). Es de sumo interés para la historia del bautismo en España. Escrito con finalidad pastoral, expone al pueblo sencillo la doctrina de la Tradición sobre este sacramento. Dividido en 142 capítulos, en los 13 primeros trata de la creación del hombre y de la caída original; en los cap. 14-16, del bautismo de Juan y del bautismo de Cristo, afirmando que sólo el último perdona los pecados; en 17-35, expone cómo se ha de recibir el bautismo y explica las ceremonias; en 36-95, explica el Credo, que ha de aprenderse de memoria (es un valioso documento para el estudio de la historia del Símbolo en España); en 9.6-131, vuelve sobre las ceremonias bautismales; en 131-137, explica el Padrenuestro; en 138-140 trata de la Comunión, y en 141-142 explica la liturgia del lunes y martes de Pascua como coronación de las ceremonias de la iniciación cristiana. Las fuentes principales son: las Enarrationes in psalmos de San Agustín, las Moralia de San Gregorio Magno y las Etimologías de San Isidoro.

Sobre el progreso del desierto espiritual (De progressu spiritualis deserti), prolongación de la obra precedente. Tras el bautismo, simbolizado por el paso del mar Rojo, el alma camina por el Evangelio, como los israelitas por el desierto. Utiliza excesivamente la alegoría.

Sobre los varones ilustres (De viris illustribus), continuación del de San Isidoro. A diferencia de éste, enumera no sólo a escritores, sino a eclesiásticos ilustres por su santidad o dotes de gobierno. De los 13 personajes que en ella figuran, 7 son toledanos. En cambio, autores tan importantes como Braulio de Zaragoza o Isidoro de Sevilla, son apenas destacados. En el estilo y noticias depende de San Jerónimo, Genadio y San Isidoro. Aunque no está reseñada esta obra en el Elogium, dada la atribución manuscrita que se la atribuye unánimemente, puede darse por auténtica.

Finalmente, se conservan dos Cartas dirigidas a Quirico de Barcelona. No se conservan las siguientes: Liber prosopopejae imbecillitatis propriae, Opusculum de proprietate personarum Patris et Filii et Spiritus Sancti, Opusculum adnotationum actionis propriae, Opusculum adnotationum in sacris. El Elogium habla de misas compuestas por Ildefonso, himnos y sermones; la tradición manuscrita le atribuye algunos, que la mayor parte de los críticos toman como apócrifos.

Doctrina

El Elogium dice de Ildefonso que fue notable por su elocuencia. Muy enraizado en la tradición patrística, su esfuerzo principal estriba en dar al pueblo en forma asequible «la doctrina de los antiguos». Su teología es fundamentalmente mariana y sacramentaria. Merece destacarse la claridad con que afirma su fe en el parto virginal: «No quiero que alegues que la pureza de nuestra Virgen ha sido corrompida en el parto... no quiero que rompas su virginidad por la salida del que nace, no quiero que a la Virgen la prives del título de madre, no quiero que a la madre la prives de la plenitud de la gloria virginal» (Sobre la virg., cap. I), y la insistencia con que la proclama Madre de todos los hombres. En la doctrina sacramentaria, recomienda la comunión diaria («Pedimos en esta oración del padrenuestro que este pan, el mismo Cristo, se nos dé cada día», Anot., cap. 136), defiende que el bautismo administrado por los herejes es válido y no debe iterarse (ib. 121), y que no es válido, en cambio, si se omite en la fórmula alguna de las tres divinas Personas. El bautismo sólo pueden conferirlo los sacerdotes, excepto en los casos de grave necesidad (ib. 115). Después habla de la Confirmación, relacionándola con el sacerdocio de los fieles: «Puesto que somos raza de elección y sacerdocio real, somos ungidos después del bautismo del agua con el crisma» (ib. 123) y de la infusión del Espíritu por la imposición de las manos (ib. 128).

Las posibles aportaciones ildefonsianas a la Liturgia Hispana

La fiesta de Santa María: En un contexto de afianzamiento de la fe católica frente a un arrianismo que no terminaba de superarse del todo particularmente en algunos ambientes visigodos relacionados tal vez económica y organizativamente con grupos judíos, se perfila una remodelación del antiguo calendario que permita un contexto más favorable para celebrar el misterio de la Encarnación del Verbo a la celebración de la maternidad virginal de María.El arrianismo caló fuertemente en los visigodos, no por una convicción, sino por la sintonía de este con las concepciones religiosas bastante simples de un pueblo guerrero y no muy dado a al distinción sutil.El abad Ildefonso, autor del canon 1º del X Concilio de Toledo (656), que fija la fiesta de la Encarnación (25 de marzo) o de Santa María en la fecha adventicia del 18 de diciembre a ocho días de la Navidad (25 de diciembre). A el también se le atribuyen la Misa y el Oficio de esta fiesta así como algunos posibles retoques en la Misa de Navidad.

Alusiones a la Virgen María en otros lugares de la liturgia: En España a Santa María, la Madre del Señor, se la conoce como “La Virgen”, tal y como en Francia es “Nuestra Señora” o en Italia “La Señora”. Se debe a San Ildefonso y a como caló en el pueblo cristiano su teología.

Con todo esto se puede percibir hasta que punto el siglo de Ildefonso (589-711) es un siglo apasionante en la vida de la Iglesia española y que se refleja fuertemente en su impronta sobre la Liturgia, la Teología y la Espiritualidad.


Fuente: Wikipedia

lunes, 21 de enero de 2019

21/01 - Santos Fructuoso, Augurio y Eulogio, Mártires



En Tarragona, año 259

Siendo emperadores Valeriano y Galieno, y Emiliano y Baso cónsules, el diecisiete de las calendas de febrero (el 16 de enero), un domingo, fueron prendidos Fructuoso, obispo, Augurio y Eulogio, diáconos. Cuando el obispo Fructuoso estaba ya acostado, se dirigieron a su casa un pelotón de soldados de los llamados beneficiarios, cuyos nombres son: Aurelio, Festucio, Elio, Polencio, Donato y Máximo. Cuando el obispo oyó sus pisadas, se levantó apresuradamente y salió a su encuentro en chinelas. Los soldados le dijeron:

- Ven con nosotros, pues el presidente te manda llamar junto con tus diáconos.

Respondióles el obispo Fructuoso:

- Vamos, pues; o si me lo permitís, me calzaré antes. Replicaron los soldados:

- Cálzate tranquilamente.

Apenas llegaron, los metieron en la cárcel. Allí, Fructuoso, cierto y alegre de la corona del Señor a que era llamado, oraba sin interrupción. La comunidad de hermanos estaba también con él, asistiéndole y rogándole que se acordara de ellos.

Otro día bautizó en la cárcel a un hermano nuestro, por nombre Rogaciano.

En la cárcel pasaron seis días, y el viernes, el doce de las calendas de febrero (21 de enero), fueron llevados ante el tribunal y se celebró el juicio.

El presidente Emiliano dijo:

- Que pasen Fructuoso, obispo, Augurio y Eulogio. Los oficiales del tribunal contestaron:

- Aquí están.

El presidente Emiliano dijo al obispo Fructuoso:

- ¿Te has enterado de lo que han mandado los emperadores?

FRUCTUOSO — Ignoro qué hayan mandado; pero, en todo caso, yo soy cristiano.

EMILIANO — Han mandado que se adore a los dioses.

FRUCTUOSO— Yo adoro a un solo Dios, el que hizo el cielo y la tierra, el mar y cuanto en ellos se contiene.

EMILIANO — ¿Es que no sabes que hay dioses?

FRUCTUOSO — No lo sé.

EMILIANO — Pues pronto lo vas a saber.

El obispo Fructuoso recogió su mirada en el Señor y se puso a orar dentro de sí.

El presidente Emiliano concluyó:

— ¿Quiénes son obedecidos, quiénes temidos, quiénes adorados, si no se da culto a los dioses ni se adoran las estatuas de los emperadores?

El presidente Emiliano se volvió al diácono Augurio y le dijo: - No hagas caso de las palabras de Fructuoso.


Augurio, diácono, repuso:

- Yo doy culto al Dios omnipotente.

El presidente Emiliano dijo al diácono Eulogio:

- ¿También tú adoras a Fructuoso?


Eulogio, diácono, dijo:

- Yo no adoro a Fructuoso, sino que adoro al mismo a quien adora Fructuoso.

El presidente Emiliano dijo al obispo Fructuoso:

- ¿Eres obispo?

FRUCTUOSO — Lo soy.

EMILIANO — Pues has terminado de serlo.

Y dio sentencia de que fueran quemados vivos.

Cuando el obispo Fructuoso, acompañado de sus diáconos, era conducido al anfiteatro, el pueblo se condolía del obispo Fructuoso, pues se había captado el cariño, no sólo de parte de los hermanos, sino hasta de los gentiles. En efecto, él era tal como el Espíritu Santo declaró debe ser el obispo por boca de aquel vaso de elección, el bienaventurado Pablo, doctor de las naciones. De ahí que los hermanos que sabían caminaba su obispo a tan grande gloria, más bien se alegraban que se dolían.

De camino, muchos, movidos de fraterna caridad, ofrecían a los mártires que tomaran un vaso de una mixtura expresamente preparada; mas el obispo lo rechazó, diciendo:

- Todavía no es hora de romper el ayuno. Era, en efecto, la hora cuarta del día; es decir, las diez de la mañana. Por cierto que ya el miércoles, en la cárcel, habían solemnemente celebrado la estación. Y ahora, el viernes, se apresuraba, alegre y seguro, a romper el ayuno con los mártires y profetas en el paraíso, que el Señor tiene preparado para los que le aman.

Llegados que fueron al anfiteatro, acercósele al obispo un lector suyo, por nombre Augustal, y, entre lágrimas, le suplicó le permitiera descalzarle. El bienaventurado mártir contestó:

- Déjalo, hijo; yo me descalzaré por mí mismo, pues me siento fuerte y me inunda la alegría por la certeza de la promesa del Señor.

Apenas se hubo descalzado, un camarada de milicia, hermano nuestro, por nombre Félix, se le acercó también y, tomándole la mano derecha, le rogó que se acordara de él. El santo varón Fructuoso, con clara voz que todos oyeron, le contestó:

- Yo tengo que acordarme de la Iglesia, extendida de Oriente a Occidente.

Puesto, pues, en el centro del anfiteatro, como se llegara ya el momento, digamos más bien de alcanzar la corona inmarcesible que de sufrir la pena, a pesar de que le estaban observando los soldados beneficiarios de la guardia del pretorio, cuyos nombres antes recordamos, el obispo Fructuoso, por aviso juntamente e inspiración del Espíritu Santo, dijo de manera que lo pudieron oír nuestros hermanos:

- No os ha de faltar pastor ni es posible falte la caridad y promesa del Señor, aquí lo mismo que en lo por venir. Esto que estáis viendo, no es sino sufrimiento de un momento.

Habiendo así consolado a los hermanos, entraron en su salvación, dignos y dichosos en su mismo martirio, pues merecieron sentir, según la promesa, el fruto de las Santas Escrituras. Y, en efecto, fueron semejantes a Ananías, Azarías y Misael, a fin de que también en ellos se pudiera contemplar una imagen de la Trinidad divina. Y fue así que, puestos los tres en medio de la hoguera, no les faltó la asistencia del Padre ni la ayuda del Hijo ni la compañía del Espíritu Santo, que andaba en medio del fuego.

Apenas las llamas quemaron los lazos con que les habían atado las manos, acordándose ellos de la oración divina y de su ordinaria costumbre, llenos de gozo, dobladas las rodillas, seguros de la resurrección, puestos en la figura del trofeo del Señor, estuvieron suplicando al Señor hasta el momento en que juntos exhalaron sus almas.

Después de esto, no faltaron los acostumbrados prodigios del Señor, y dos de nuestros hermanos, Babilán y Migdonio, que pertenecían a la casa del presidente Emiliano, vieron cómo se abría el cielo y mostraron a la propia hija de Emiliano cómo subían coronados al cielo Fructuoso y sus diáconos, cuando aún estaban clavadas en tierra las estacas a que los habían atado. Llamaron también a Emiliano diciéndole:

—Ven y ve a los que hoy condenaste, cómo son restituidos a su cielo y a su esperanza.

Acudió, efectivamente, Emiliano, pero no fue digno de verlos.

Los hermanos, por su parte, abandonados como ovejas sin pastor, se sentían angustiados, no porque hicieran duelo de Fructuoso, sino porque le echaban de menos, recordando la fe y combate de cada uno de los mártires.

Venida la noche, se apresuraron a volver al anfiteatro, llevando vino consigo para apagar los huesos medio encendidos. Después de esto, reuniendo las cenizas de los mártires, cada cual tomaba para sí lo que podía haber a las manos […]

¡Oh bienaventurados mártires, que fueron probados por el fuego, como oro precioso, vestidos de la loriga de la fe y del yelmo de la salvación; que fueron coronados con diadema y corona inmarcesible, porque pisotearon la cabeza del diablo! ¡Oh bienaventurados mártires, que merecieron morada digna en el cielo, de pie a la derecha de Cristo, bendiciendo a Dios Padre omnipotente y a nuestro Señor Jesucristo, hijo suyo!

Recibió el Señor a sus mártires en paz por su buena confesión, a quien es honor y gloria por los siglos de los siglos. Amén.

(BAC 75, 788-794)

martes, 15 de enero de 2019

San Dúnala, el santo onubense venerado en Constantinopla


Estos días de Fiestas Navideñas son propicios para repasar el santoral, sobre todo porque seguro que muchos onubenses se sorprenderán cuando les digamos que Huelva tiene su propio santo. Sí, un único santo onubense que, a pesar de ello, es una figura bastante desconocida por la población en general. Por este motivo, hoy queremos repasar su intensa y controvertida historia.

Para comenzar, el nombre de este santo de Huelva puede resultar bastante ajeno a estas tierras. Se llamaba Dúnala, tal y como nos recordaba a Huelva Buenas Noticias el catedrático de Economía Juan José García del Hoyo, que nos animaba a rescatar este importante personaje onubense, al que la historia se había encargado de olvidar, a pesar de que en el santoral viene marcada su festividad cada 17 de diciembre como Esteban, nombre que tomó cuando profesó la fe cristiana.

Pero, ¿quién fue San Dúnala? Fue un santo que nació en el siglo X en la Isla de Saltés, la mítica ciudad islámica situada en el Paraje Natural de Marismas del Odiel. Un enclave que ha sido el escenario de destacadas civilizaciones, puesto que, por ejemplo, se le atribuye ser la capital de Tartessos, fue un lugar de desarrollo de la industria del salazón en la época romana y hoy es un rico yacimiento arqueológico árabe. No en vano, también en ‘Salthish’ nació otra figura onubense muy destacada: el poeta, historiador, botánico y geógrafo Al-Bakri (1014-1094), uno de los personajes más relevantes de la antigua Al-Andalus.

En el caso de Dúnala, nombre que evidencia sus orígenes visigóticos, se trató de un destacado noble mozárabe, es decir, un cristiano que vivía bajo el dominio musulmán. Según se recoge en el artículo ‘Santos y beatos de la provincia de Huelva’, fue un señor y gobernador de la Isla Saltés, cuando ésta era conocida por una floreciente industria del hierro, que fue enviado a Roma y ante el emperador de Constantinopla como embajador para resolver algunos problemas políticos – religiosos que se habían creado entre el califa de Córdoba y el sultán de Egipto. Una prueba de la importancia de esta figura en la Alta Edad Media.

En cualquier caso, su ejemplo es una prueba de lo difícil que fue en muchos casos la vida de los mozárabes en Al-Ándalus, lo que provocó que algunos promovieran revueltas militares contra los invasores musulmanes o emigraran a los núcleos cristianos. No hay que olvidar que los árabes iniciaron la invasión de la Península el año 711, encontrándose con el pueblo hispano-romano-visigótico, que había alcanzado una organización política y eclesial y un desenvolvimiento cultural y humano notable.

El motivo de que fuera erigido santo hay que encontrarlo justo en Constantinopla, puesto que cuando se encontraba en esta ciudad decidió ir a Tierra Santa, donde fue apresado y encarcelado, falleciendo por profesar su devoción a Cristo. Una llamativa biografía de la que se han hecho eco pocos estudios, si bien existen algunos ensayos de interés, como el publicado en Bruselas en 1902 por F. Fita Colomé bajo el título de ‘San Dúnala, prócer y mártir mozárabe del siglo X’, que ha sido difundido por la Biblioteca Cervantes.

Una memoria basada en cartas enviadas por el propio mártir a los emperadores Constantino VII y Romano entre los años 949 y 959 mientras que encontraba en la cárcel, un ensayo que se encarga de traducir un texto griego del siglo X, publicado por primera vez por P. Hipólito Delehaye S. J., doctísimo Bolandista, es decir, un estudioso eclesiástico dedicado a editar las Actas de los Santos (Acta Sanctorum). Un estudio recogido en el Boletín de la Real Academia de la Historia, que cuenta las peripecias del onubense. No en vano, San Dúnala continúa siendo una figura de importancia para la Iglesia de Constantinopla.

Según esta publicación, Dúnala gobernaba la ciudad de Saltés, perteneciendo a una estirpe caracterizada por su educación y por seguir los dogmas cristianos, contrayendo “matrimonio con una señora de igual nobleza. Pródiga la Fortuna, le colmó de estos bienes”, recoge el texto traducido, con la que tendría descendencia. A pesar de ello, este mozárabe decidió peregrinar a Jerusalén con hábito y profesión de monje, con el pretexto de llegar a Roma y postrarse ante los sepulcros de San Pedro y San Pablo. Aunque intentaron persuadirlo, dejó el gobierno de la isla en manos de su hijo mayor y se marchó a realizar este viaje a Tierra Santa.

Tal y como continúa esta memoria de inicios del siglo XX, en Roma fue recibido por el Papa Agapito, al que ofreció varios regalos para que le atendiera, como fueron tres túnicas ribeteadas y escarchadas de oro y seis anillos de oro macizo con engarce de rubíes. Tras conocer su intención, el Santo Pontífice le cortó la barba y le impuso el sagrado hábito de los monjes, consistente en un sayal de paño muy sencillo. A partir de este momento, Dúnala se despojó de 45 de los 50 sirvientes que le acompañaban en el viaje en barco, a los que mandó regresar a Saltés, quedándose sólo con cinco personas.

El próximo destino en su viaje fue Constantinopla, capital de Bizancio, donde mantuvo un encuentro con los emperadores Constantino y Romano, que dieron una gran acogida a Dúnala, ofreciéndole oro y plata. Sin embargo, el onubense rehusó los regalos, quedándose con sus humildes vestiduras. Su único deseo era llegar a Jerusalén para adorar el Sepulcro de Cristo. Eso sí, una vez en esta ciudad, en la que entró andando de rodillas, recibió numerosos insultos cuando fue visto rasurado.

Su próximo deseo fue viajar hasta el Bajo Egipto para conocer Nazaret, pero cuando se encontraba en la ciudad de Tiberiades, situada al norte de Israel, fue apresado y encarcelado junto a dos sacerdotes que le acompañaban. Fue una reclusión difícil al estar seis meses pasando hambre, sed y otras torturas.

Tras este tiempo tuvo que comparecer ante el emir que le mandó renegar de la fe cristiana. Pero, a pesar de soportar todo tipo escarnios, este mozárabe de Saltés no quiso abjurar de Jesucristo. Todos estos padecimientos, finalmente, le provocaron una grave enfermedad de la que acabaría falleciendo, consumando así en Egipto el martirio que le llevó a formar parte del Santoral de la Iglesia ortodoxa de Constantinopla. Un triste final en el que quizás también influyeron otros intereses políticos y comerciales, dada la misión que le fue conferida a Dúnala, como apuntábamos al inicio del artículo.

En definitiva, San Dúnala o San Esteban fue un hombre que alcanzó una gran fama en el mundo mediterráneo del siglo X por su santidad, a pesar de que su historia quizás sea poco conocida por los onubenses de hoy. Por este motivo, hemos pensado que recordarla era una buena idea ahora que acaba de comenzar el año.

Mari Paz Díaz


Fuente: www.huelvabuenasnoticias.com

martes, 8 de enero de 2019

Oficios del resto del mes de enero de 2019 en la Catedral de Madrid


SÁBADO 12/01
Vísperas del Domingo …………………..….....….……. 18:30

DOMINGO 13/01
DOM. DESPUÉS LA SANTA EPIFANÍA
Maitines …………...……...…...........…....……………. 09:30
Liturgia …………………………....…….…..…….……10:45

SÁBADO 19/01
S. EPIFANÍA DE NUESTRO SEÑOR (viejo calendario)
Liturgia ………………………….…………………….. 10:15
Gran Santificación de las Aguas ……...……………..… 11:30
Vísperas del Domingo ……………...……….………… 18:30

DOMINGO 20/01
XII DE LUCAS; S. Eutimio Grande; S. Juan Bautista (viejo cal.)
Maitines ………...…....................................................... 09:30
Liturgia ......…………………………...........……....... 10:45

VIERNES 25/01
Sacramento del Óleo Santo ……..…………………… 19:00

SÁBADO 26/01
Vísperas del Domingo …….…..…………..…………… 18:30

DOMINGO 27/01
XIV DE LUCAS; Traslado Reliquias S. Juan Crisóstomo
Maitines ….……….....……...…………………………. 09:30
Liturgia ….…..….....……………………...…………… 10:45

MIÉRCOLES 30/12
SS. TRES JERARCAS (Basilio Grande, Gregorio Teólogo, Juan Crisóstomo)
Liturgia ……...…...……….…………………………… 10:15          
                                   

ADEMÁS, DIVINA LITURGIA EN UCRANIANO CADA DOMINGO A LAS 13:00

jueves, 3 de enero de 2019

Bendición de la Torta de San Basilio 2019 en la Catedral de Madrid

Memoria de actividades de S.E. Policarpo en el mes de diciembre de 2018


01/12: Asistió en la Catedral a la celebración de las Grandes Vísperas del Domingo.

02/12: Presidió en la Catedral la celebración del Oficio de Maitines, seguido por la Divina Liturgia Pontifical del Domingo XIV de Lucas. Al término de la Liturgia presidió la celebración del Oficio Sagrado de Artoclasía con ocasión de la reciente Fiesta de San Andrés Apóstol, patrono de nuestra Catedral (30/11). Seguidamente asistió en la Catedral a la celebración, a las 13:00´ horas, de la Divina Liturgia de nuestra Parroquia Ortodoxa Ucraniana de Madrid.

04/12: Asistió en la Catedral a la celebración de la Divina Liturgia por la Fiesta de Santa Bárbara Gran Mártir y la de Entrada de la Ssma Madre de Dios en el Templo según el calendario juliano.

05/12: Asistió en la Catedral a la celebración de las Grandes Vísperas por la Fiesta de San Nicolás.

06/12: Presidió desde el Trono Episcopal (jorostasía) la celebración en la Catedral del Oficio de Maitines y de la Divina Liturgia por la Fiesta de San Nicolás, Arzobispo de Mira, Taumaturgo.

08/12: Asistió en la Catedral a la celebración de las Grandes Vísperas del Domingo.

09/12: Presidió en la Catedral la celebración del Oficio de Maitines, seguido por la Divina Liturgia Pontifical del Domingo X de Lucas. Seguidamente asistió en la Catedral a la celebración, a las 13:00´ horas, de la Divina Liturgia de nuestra Parroquia Ortodoxa Ucraniana de Madrid.

12/12: Asistió en la Catedral a la celebración de la Divina Liturgia por la Fiesta de San Espiridón, Obispo en Chipre, Taumaturgo, y la de San Andrés Apóstol según el calendario juliano (13/12).

15/12: Asistió en la Catedral a la celebración de las Grandes Vísperas del Domingo.

16/12: Celebró en el Templo de nuestra Parroquia Ortodoxa Ucraniana de la Natividad de San Juan Bautista en Galapagar (Madrid) la Divina Liturgia Pontifical del Domingo de los Santos Progenitores de Nuestro Señor Jesucristo según el calendario gregoriano, en el curso de la cual confirió la dignidad de Arcipreste al Rvdo. Padre Andriy Yakubov, nuevo clérigo ucraniano de nuestra Sacra Metrópolis. Seguidamente participó en el almuerzo festivo comunitario ofrecido por el Rvdmo. Arcipreste Mitrado Iván Tarnavskyy, Párroco de dicha Parroquia nuestra.

17/12: Acompañado por el Rvdmo. Arcipreste Mitrado Bogdán Matfiiv, Párroco de nuestras Parroquias Ortodoxas Ucranianas de Alcorcón y Getafe (Madrid), se reunió en su residencia con el Excmo. Mons. Ginés, nuevo Obispo de Getafe.

19/12: Asistió en la Catedral a la celebración de la Divina Liturgia por la Fiesta de San Nicolás Taumaturgo según el calendario juliano.

20/12: Acompañado por el Rvdmo. Archimandrita del Trono Ecuménico Demetrio, Vicario General, participó en la cena ofrecida en el Seminario Conciliar de Madrid por su Arzobispo Metropolitano Emmo. Sr. Cardenal Carlos Osoro Sierra a los representantes de las varias Iglesias y Comunidades Cristianas de Madrid con ocasión de las fiestas navideñas.

21/12: Junto con los clérigos de la Catedral celebró el Sacramento del Óleo Santo por el mes de Diciembre.

22/12: Acompañado por el Lector de nuestra Sacra Metrópolis Sr. Francisco José Pino Rodríguez asistió en la Basílica de la Santa Cruz de la Valle de los Caídos al tradicional concierto navideño de los alumnos de la Escuela de Canto gregoriano de la homónima Abadía Benedictina.

23/12: Presidió en la Catedral la celebración del Oficio de Maitines, seguido por la Divina Liturgia Pontifical del Domingo antes de la Santa Navidad. Seguidamente asistió en la Catedral a la celebración, a las 13:00´ horas, de la Divina Liturgia de nuestra Parroquia Ortodoxa Ucraniana de Madrid.

24/12: Asistió en la Catedral a la celebración de los Oficios de las Grandes y Reales Horas  y de las Grandes Vísperas de la Natividad, seguidos por la Divina Liturgia de San Basilio Magno, con ocasión de la Vigilia de la Santa Navidad.

25/12: Presidió en la Catedral la celebración del Oficio de Maitines, seguido por la Divina Liturgia Pontifical con ocasión de la gran Fiesta de la Natividad de Nuestro Señor y Salvador Jesucristo.

26/12: Asistió en la Catedral a la celebración de la Divina Liturgia por la Fiesta de la Sinaxis de la Ssma. Madre de Dios.

27/12: Asistió en la Catedral a la celebración de la Divina Liturgia por la Fiesta del Santo Protomártir y Archidiácono Esteban.

29/12: Asistió en la Catedral a la celebración de las Grandes Vísperas del Domingo.

30/12: Presidió en la Catedral la celebración del Oficio de Maitines, seguido por la Divina Liturgia Pontifical del Domingo después la Santa Navidad. Seguidamente asistió en la Catedral a la celebración, a las 13:00´ horas, de la Divina Liturgia de nuestra Parroquia Ortodoxa Ucraniana de Madrid. Por la noche asistió a la Plegaria organizada en la Feria de Madrid por la Comunidad monástica de Taizé (Francia) con ocasión del 41º Encuentro de Plegaria por la Paz de los Jóvenes Cristianos Europeos (Madrid, 28.12.2018 – 01.01.2019).

31/12: Asistió en la Catedral a la celebración de las Grandes Vísperas por la Fiesta de la Circuncisión del Señor y de San Basilio Magno.