lunes, 31 de octubre de 2016

Visita ao Porto do P. Arquimandrita Makarios de Palaiokastritsa


O P. Arquimandrita Makarios (Geist), do Santo Mosteiro de Palaiokastritsa (Corfu, Igreja da Grécia), visitou ontem 30/10/2016 a nossa Co-catedral de São Pantaleão no Porto, onde foi recebido pelo P. Arquimandrita Philip, Vigário Arcebispal para Portugal e Galiza.

O Arquimandrita Makarios encontra-se em Portugal como parte de uma visita a vários países da Europa que já incluiu a Itália e a Moldávia.

Reflexión de S.E. Policarpo durante el Encuentro Interreligioso por la Paz


REFLEXIÓN DE SU EMINENCIA REVERENDÍSIMA EL  METROPOLITA POLICARPO, ARZOBISPO METROPOLITANO ORTODOXO DE ESPAÑA Y PORTUGAL, DURANTE LA ORACIÓN INTERRELIGIOSA POR LA PAZ

(Madrid, Basílica de San Francisco el Grande, 30/10/2016, 18:00 h.) 

Con el maravilloso y muy elocuente saludo "vete en paz", Jesucristo despidió a la mujer hemorroísa de la que se habla en el Santo Evangelio (Marcos 5,25-34; Lucas 8,41-56), a quien acababa de curar de su enfermedad crónica. El tema de la paz era muy frecuente en las homilías del Señor; incluso podemos decir que era un tema predilecto para Él, pues era como si hablara de sí mismo, que es la paz personificada por excelencia.

La paz es un bien precioso del que muchos cantan alabanzas pero que pocos cuidan para que dé fruto y domine en el mundo. A menudo, en vez de la paz, surgen los conflictos, los enfrentamientos, las guerras entre las naciones, en las sociedades, en las familias y, desgraciadamente, también en las almas de los hombres que viven la ruptura y la turbación.

No obstante, en un mundo que ha alejado de su vida a Dios, fuente de la paz, que ha adoptado como modo de vida la fuerza destructiva del pecado y que niega el bendito don de la paz de Dios, es natural que sucedan acontecimientos y fenómenos trágicos que degradan la personalidad humana y son demoledores para el valor humano. El mundo de hoy "está instalado en el mal" y se olvida de que el Señor llamaba bienaventurados a los pacificadores y los denominaba "hijos de Dios", proporcionando al mismo tiempo una receta para la justificación y salvación personal de todo el que haga de la paz de Dios su modo de vida y la transmita también a los demás.

La falta de paz en el mundo contemporáneo se debe, principalmente, a tres motivos y factores:

La primera causa es el alejamiento de nuestra época secularizada de la voluntad de Dios. El hombre no es capaz de tener paz lejos de Dios, porque Él "es nuestra paz". De hecho, el Apóstol Pablo subraya que la paz constituye el fruto del Espíritu Santo y fructifica cuando reina en el mundo el Espíritu de Dios. Pero para que esto ocurra, el mundo tiene que conocer verdaderamente a Dios, adquirir la virtud y vivir según la voluntad divina y no la suya propia.

El segundo factor es la pacífica convivencia y relación con nuestro vecino, nuestro prójimo. Para que esto suceda, "un presupuesto existencial es que cada hombre tome conciencia de sus propios errores", como subraya sabiamente San Silvano el Atonita (+1938). Abandonar el egoísmo y la consolidada tendencia del hombre a mandar, a gobernar y a dominar a los demás y aprovecharse de ellos. En nuestros días la paz se encuentra gravemente herida por terribles guerras locales cuya extensión a mayor escala es un peligro real. La paz sangra como la mujer hemorroísa de la que nos habla el Evangelio, pero esta recibió la curación. Y esto sucede porque se usan todos los medios, tanto legítimos como ilegítimos, para dominar y hacer prevalecer los diversos intereses humanos y mundanos, a menudo contradictorios, lo que tiene como consecuencia inmediata las injusticias, las desigualdades y las tragedias que todos observamos, en la mayor parte de los casos desgraciadamente sin reaccionar.

El tercer motivo es la paz personal, porque esta no es una situación externa, sino sobre todo una cuestión interna y del corazón. Para alcanzarla hay que alejar el odio y la ira, la crítica, la tendencia al pecado, y superar las pasiones con la oración y el arrepentimiento.

El saludo del Señor, "vete en paz", debe acompañar nuestra vida y nuestras obras, caracterizar nuestro 'status' personal y nuestras relaciones con Dios, con nuestro prójimo y con la creación entera. Solo entonces podremos adquirir la absoluta unión y pacificación con Dios, nuestro Creador y Dador de Paz, de la verdadera paz, de su propia paz, la que "supera todo entendimiento", como dicen los Santos Padres. En paz con Dios, estaremos en paz con nuestro prójimo y con el mundo que nos rodea. Solo así es posible tener paz y transmitir esta paz. Amén.


Fotografía: Comunidad Sant'Egidio

domingo, 30 de octubre de 2016

Publicación de un libro sobre Su Toda Santidad el Patriarca Ecuménico Bartolomé I

Con motivo de la reciente celebración de los 25 años de ministerio patriarcal de Su Toda Santidad Bartolomé I, se ha...
Publicado por Sacra Metrópolis de España y Portugal - Patriarcado Ecuménico en Domingo, 30 de octubre de 2016

Doxología por la Fiesta Nacional Helénica en la Catedral de Madrid

El domingo 30 de octubre de 2016, terminada la Divina Liturgia, Su Eminencia Policarpo, Arzobispo-Metropolitano de Españ...
Publicado por Sacra Metrópolis de España y Portugal - Patriarcado Ecuménico en Domingo, 30 de octubre de 2016

sábado, 29 de octubre de 2016

Proclamação Patriarcal por ocasião do 25º aniversário da eleição de Sua Toda Santidade ao Trono Ecuménico


Istambul, Turquia, 28/10/2016

O PATRIARCA ECUMÊNICO BARTOLOMEU
Aos filhos do Patriarcado Ecumênico em todo o mundo
no 25° aniversário da sua eleição ao Trono Ecumênico

MENSAGEM DE SUA TODA SANTIDADE

Tributemos louvor e glória ao Deus Uno e Trino, que nos achou dignos de alcançar o vigésimo quinto aniversário do dia em que, por mandato do nosso Santo e Sacro Sínodo, ascendemos ao martirizado Trono Patriarcal da Igreja de Constantinopla.  

Com a graça de Deus, tendo percorrido alegremente por esse caminho de serviço no Primeiro Trono entre as Igrejas Ortodoxas, voltamos a olhar para trás, as experiências, acontecimentos, orações, viagens e atividades e, ao mesmo tempo, olhamos para frente em um espírito de otimismo e firme esperança no futuro, pelo que exclamamos como nosso predecessor São João Crisóstomo: «Glória a Deus por todas as coisas».

Manifestamos a nossa mais sincera gratidão a todos aqueles que contribuíram com nossos esforços para carregar a Cruz do ofício patriarcal que a Santa e Grande Igreja de Cristo colocou sobre nossos ombros no dia de nossa eleição, e fazemos nossos os anseios, desejos e esperanças do nosso piedoso povo ortodoxo, do Patriarcado ecumênico como de toda a Igreja Ortodoxa.

Ao longo de nosso Patriarcado, muita gente contribuiu, como novos cireneus, a aliviar o peso e, frequentemente, a suavizar a dor e o sofrimento no caminho. Recordamos agradecidos e com apreço as palavras e gestos de nossos irmãos clérigos e leigos da corajosa e abnegada Mãe Igreja, tantos os que se encontram longe como aqueles que estão perto, que ofereceram seu tempo e dedicação para nos apoiar nos últimos vinte e cinco anos. Nossas visitas pastorais às eparquias do sacratíssimo Trono Ecumênico e nossa comunicação com nossos fiéis em todo o mundo, bem como, com as honoráveis autoridades de tantos e distintos países, têm sido uma oportunidade única para o diálogo sincero e o estabelecimento de relações pessoais e fraternas.

Essas viagens não teriam tido o resultado desejado sem o amor e o apoio dos nossos Irmãos Primazes das demais Igrejas Ortodoxas Autocéfalas. Este apoio fraterno de Suas Beatitudes, os Primazes, a quem agradecemos de todo o coração, assim como as demonstrações de respeito por parte do santo clero, as estimadas autoridades e pessoas de boa vontade, desde o ponto mais ao sul da África até a Sibéria, e do Extremo Oriente até as fronteiras da Europa, têm provado ser fonte de inspiração contínua. As muitas visitas ao Fanar por pessoas, membros do clero e leigos de outras Igrejas Ortodoxas testemunham este fato, sublinhando e reforçando nossos inquebrantáveis laços espirituais e a inabalável unidade da Igreja.

Lembramos com carinho a magnânima hospitalidade oferecida por nossos Irmãos Primazes e Hierarcas. Trazemos no coração e na mente os piedosos e devotos fiéis que nos deram as boas-vindas com lágrimas emocionadas, e diversas outras expressões de amor sem fingimento. E não poderíamos deixar de lembrar os devotos monges e monjas que frequentemente nos receberam e rezam sem cessar por nós e pelos pobres da Igreja de Cristo.

Nossa Igreja Ortodoxa é Una, e sua cabeça é nosso Senhor Jesus Cristo, que nos achou digno de convocar ─ com o consentimento de Suas Beatitudes os Primazes ─ o Santo e Grande Concílio da Igreja Ortodoxa, recentemente celebrado em Creta. Este grande acontecimento histórico da nossa Santa Igreja enche-nos com imensa alegria e permite-nos sentir orgulho no Senhor, pois que constitui o cume do nosso Patriarcado. O Santo e grande Concílio mostrou a identidade conciliar da Igreja Ortodoxa e é nosso dever ─tanto dos que assistimos como daqueles que não puderam faze-lo ─ receber e implementar as Decisões deste Concílio, bem como transmitir e cultivar o espírito de unidade aos nossos piedosos fiéis em todo o mundo.

Reconhecendo as exigências de nosso tempo, temos prosseguido e avançado no Diálogo Teológico com os demais cristãos, bem como, no diálogo acadêmico com outras comunidades religiosas. Reconhecemos com gratidão e apreciamos o trabalho e a grande contribuição dos que participaram e seguem participando em todos esses diálogos, onde se ofereceu e continua sendo oferecido o testemunho credível da nossa Fé Ortodoxa.

A desgraça da guerra e o terrorismo em todo o planeta nunca deixou de nos preocupar. A onda de violência que atinge muitas regiões do mundo tem causado a aniquilação dos povos e a perseguição aos nossos irmãos e irmãs cristãos no Oriente Médio. Nós rezamos especialmente pelos cristãos que foram martirizados e fazemos um chamado a todas as partes implicadas para que cessem as hostilidades e atividades criminosa.

Nossa Santa Igreja reza pela paz de todo mundo e considera o respeito à dignidade humana e à liberdade, um direito inalienável de toda e cada pessoa. Não existem guerras «Santa».  Somente a paz é sagrada e constitui uma obrigação suprema para todos.

Com um coração aflito e profunda dor acompanhamos a tragédia de todos os que têm sido arrancados com violência de seus lugares de origem e esperam por um futuro melhor e um novo lugar. Nossa recente visita ao centro de acolhida de refugiados na ilha de Lesbos, juntamente com S. Santidade, o Papa Francisco de Roma e sua beatitude, o Arcebispo Jeronimo de Atenas, supôs um esforço conjunto para sensibilizar a opinião pública mundial sobre os nossos semelhantes, seres humanos que sofrem.

O mundo experimenta hoje uma vasta crise financeira e social. O fenômeno da globalização provoca grande celeuma na economia internacional e desestabiliza a coesão social, alargando o fosso entre ricos e pobres. O princípio da autonomia da economia, que a separa economia das necessidades humanas, gera situações de oportunismo e de exploração. Portanto, nos opomos a qualquer atividade financeira como um fim em si mesmo e propomos uma ‘economia com rosto humano’, uma economia que adira ao princípio evangélico de justiça e solidariedade.

Desde o início do nosso Patriarcado, temos estado profundamente preocupados com a preservação do meio ambiente. Somos cuidadores e protetores da criação de Deus, e é nosso dever sagrado respeitar e transmitir intacto e íntegro este dom divino para as gerações futuras. A crise espiritual e ética da humanidade, o abuso da liberdade humana, levaram ao colapso nas relações com a criação e a uma distorção de seu correto uso. Em nossos dias, não apenas abusamos dos recursos naturais do nosso planeta e poluímos o meio ambiente, mas temos expandido nossa poluição para além deste nosso planeta, para o espaço, já que nos últimos anos, o volume dos chamados «resíduos espaciais» tem aumentado dramaticamente e se fala até mesmo em explorar os recursos de outros corpos celestes. A única solução é uma mudança radical de mentalidade, a mudança de uma atitude vital e consumista e focada no acúmulo para um tratamento Eucarístico da criação, juntamente com uma educação espiritual dos jovens para que tratem o ambiente com bom senso, respeito e responsabilidade.

Rendemos louvor e agradecimentos, em humilde oração, a Deus nas alturas, pelo cumprimento destes vinte e cinco anos no leme do Primeiro Trono de Ortodoxia e dirigimo-nos a todos vós, honoráveis irmãos e queridos filhos no Senhor, pedindo vossas orações e vosso continuado e frutuoso serviço, para a honra e a glória de seu nome, «que é sobre todo o nome» (Fp 2,9).

No Patriarcado Ecumênico, em 22 de outubro de 2016
Vosso amado irmão em Cristo e fervoroso suplicante ante Deus por todos vós
† Bartolomeu de Constantinopla

Para ser lido no domingo 30 de outubro de 2016 após a leitura do Evangelho durante a Divina Liturgia

Fonte: www.ecclesia.org.br
Tradução: Pe. André Sperandio

Proclamación Patriarcal con ocasión del 25º aniversario de la elección de Su Toda Santidad al Trono Ecuménico


Estambul, Turquía
28/10/2016

EL PATRIARCA ECUMÉNICO BARTOLOMÉ
A la plenitud del Patriarcado Ecuménico en todo el mundo
En el 25º aniversario de su elección al Trono Ecuménico

MENSAJE DE SU TODA SANTIDAD

Tributamos alabanza y gloria al Dios Uno y Trino, que nos ha considerado dignos de alcanzar el vigesimoquinto aniversario del día en que, por mandato de nuestro Santo y Sacro Sínodo, ascendimos al martirizado Trono Patriarcal de la Iglesia de Constantinopla. Con la gracia de Dios, habiendo recorrido alegremente este camino de servicio en el Primer Trono entre las Iglesias Ortodoxas, echamos la mirada atrás a las experiencias, acontecimientos, oraciones, viajes y actividades, y al mismo tiempo miramos hacia adelante con un espíritu de optimismo y firme esperanza en el futuro, por lo cual exclamamos como nuestro santo predecesor Juan Crisóstomo: "Gloria a Dios por todas las cosas".

Expresamos nuestra más sincera gratitud a todos los que han contribuido a nuestro esfuerzo de llevar la cruz del cargo patriarcal que la Santa y Gran Iglesia de Cristo colocó sobre nuestros hombros el día de nuestra elección, y hacemos nuestros los anhelos y esperanzas de nuestro piadoso pueblo ortodoxo, tanto del Patriarcado Ecuménico como de toda la Iglesia Ortodoxa.

A lo largo de nuestro patriarcado, mucha gente ha contribuido, a modo de otros cireneos, a aliviar el peso y a suavizar a menudo el dolor y penalidades del camino. Recordamos con agradecimiento las palabras y hechos de nuestros hermanos clérigos y laicos de la valiente y sacrificada Madre Iglesia, tanto los que están lejos como los que están cerca, que han ofrecido su tiempo y dedicación a apoyarnos a lo largo de estos veinticinco años. Nuestras visitas pastorales a las eparquías del sacratísimo Trono Ecuménico y nuestras comunicaciones con nuestros fieles de todo el mundo, así como con las honorables autoridades de los diferentes países, han supuesto una ocasión única para el diálogo sincero y el establecimiento de relaciones personales y de hermandad.

Este viaje no habría tenido el resultado deseado sin el amor y apoyo de nuestros Hermanos Primados de las demás Iglesias Ortodoxas Autocéfalas. Este apoyo fraternal de Sus Beatitudes los Primados, a quienes damos las gracias de todo corazón, así como las muestras de respeto por parte del santo clero, las estimadas autoridades y las personas de buena voluntad, desde el punto más meridional de África hasta Siberia y desde el Lejano Oriente hasta los confines de Europa, han demostrado ser fuente de continua inspiración. Las muchas visitas al Fanar por parte del clero y el laicado de otras Iglesias Ortodoxas dan testimonio de este hecho, que también subraya y refuerza nuestros inquebrantables lazos espirituales y la firme unidad de la Iglesia.

Recordamos con cariño la magnánima hospitalidad ofrecida por nuestros Hermanos Primados y Jerarcas. Traemos a la mente a los piadosos fieles que nos dieron la bienvenida con emocionadas lágrimas y diversas expresiones de amor sin fingimiento. Y no podemos olvidar a los devotos monjes y monjas que frecuentemente nos recibieron y constantemente rezan por nosotros y por los pobres de la Iglesia de Cristo.

Nuestra Iglesia Ortodoxa es Una, y su cabeza es nuestro Señor Jesucristo, que nos ha considerado dignos de convocar -con el consentimiento de Sus Beatitudes los Primados- el Santo y Gran Concilio de la Iglesia Ortodoxa, recientemente celebrado en Creta. Este gran acontecimiento histórico de nuestra Santa Iglesia nos llena de inmenso gozo y nos permite enorgullecernos en el Señor, pues constituye la culminación de nuestro patriarcado. El Santo y Gran Concilio demostró la identidad conciliar de la Iglesia Ortodoxa, y es obligación de todos nosotros -tanto los que asitimos como los que no pudieron hacerlo- recibir y aplicar las Decisiones de este Concilio, así como transmitir y cultivar el espíritu de unidad a nuestros piadosos fieles de todo el mundo.

Reconociendo las exigencias de nuestro tiempo, hemos continuado y avanzado en el Diálogo Teológico con el resto del mundo cristiano, así como en el diálogo académico con otras comunidades religiosas. Reconocemos con gratitud y apreciamos la labor y la gran contribución de los que han participado y siguen haciéndolo en todos estos diálogos, donde se ha ofrecido y sigue ofreciéndose el testimonio creíble de nuestra Fe Ortodoxa.

La plaga de la guerra y el terrorismo en todo el planeta nunca ha dejado de preocuparnos. La ola de violencia que afecta a muchas regiones del mundo ha causado la aniquilación de pueblos y la persecución de nuestros hermanos y hermanas cristianos en el Oriente Próximo. Rezamos especialmente por los cristianos que han sido martirizados, y lanzamos una llamada a todas las partes implicadas para que cesen las hostilidades y la actividad criminal.

Nuestra santísima Iglesia reza por la paz de todo el mundo y considera el respeto a la dignidad humana y a la libertad un derecho inalienable de toda persona. No existen guerras "sagradas". Solo la paz es sagrada, y constituye una obligación suprema para todos.

Con un corazón afligido y profundo dolor seguimos la tragedia de todos los que han sido desarraigados con violencia de sus lugares de origen y esperan un futuro mejor y un nuevo hogar. Nuestra reciente visita al centro de acogida de refugiados en la isla de Lesbos, junto a Su Santidad el Papa Francisco y Su Beatitud el Arzobispo Jerónimo de Atenas, ha supuesto un esfuerzo conjunto para sensibilizar a la opinión pública mundial acerca de nuestros semejantes que sufren.

El mundo de hoy experimenta una vasta crisis financiera y social. El fenómeno de la globalización causa gran revuelo en la economía internacional y desestabiliza la cohesión social, ensanchando la brecha entre pobres y ricos. El principio de autonomía de la economía, que separa a esta de las necesidades humanas, provoca aprovechamiento y explotación. Por tanto, nos oponemos a cualquier actividad financiera como un fin en sí misma y proponemos una "economía con rostro humano", una economía que se adhiera a los principio evangélicos de justicia y solidaridad.

Desde el principio de nuestro patriarcado, hemos estado profundamente preocupados con la conservación del medio ambiente. Somos mayordomos y protectores de la creación de Dios, y es nuestro deber sagrado respetar y transmitir intacto e íntegro este don divino a las futuras generaciones. La crisis espiritual y ética de la humanidad, el abuso de la libertad humana, han conducido a la ruptura en las relaciones humanas con la creación y a una distorsión de su recto uso. En nuestros días no solo abusamos de los recursos naturales de nuestro planeta y contaminamos el medio ambiente, sino que hemos ampliado nuestra contaminación más allá del planeta, al espacio, pues en los últimos años el volumen de los llamados "residuos espaciales" ha aumentado dramáticamente, e incluso se habla de explotar los recursos de otros cuerpos celestes. La única solución es un cambio radical de mentalidad, el paso de una actitud vital consumista y centrada en la acumulación a un trato eucarístico de la creación, junto a una educación espiritual de los jóvenes para que traten el medio ambiente con sensatez, respecto y responsabilidad.

Tributamos alabanza y agradecimiento, en humilde oración, a Dios en las alturas, por el cumplimiento de estos venticinco años en el timón del Primer Trono de la Ortodoxia, y nos dirigimos a todos vosotros, honorables hermanos y queridos hijos en el Señor, pidiéndoos vuestras oraciones y vuestro continuado y fructífero servicio para la gloria de Su Honorable nombre, "que está por encima de todo nombre" (Fil 2,9).

En el Patriarcado Ecuménico, el 22 de octubre de 2016
Vuestro amado hermano en Cristo
y ferviente suplicante ante Dios
+ Bartolomé de Constantiniopla

Para ser leído el domingo 30 de octubre de 2016 después de la lectura del Evangelio durante la Divina Liturgia.

jueves, 27 de octubre de 2016

Visita pastoral de S.E. Policarpo a Villarrobledo (Albacete, Castilla-La Mancha)

Domingo 16/10/2016
Publicado por Sacra Metrópolis de España y Portugal - Patriarcado Ecuménico en Jueves, 27 de octubre de 2016

martes, 25 de octubre de 2016

Presencia de nuestra Metrópolis en el 60° aniversario de FEREDE


Ayer la Federación de Entidades Religiosas Evangélicas de España (FEREDE), a la que también pertenece nuestra Sacra Metrópolis de España y Portugal a través de un acuerdo con la Iglesia Española Reformada Episcopal (Comunión Anglicana), celebró sus 60 años de historia con un acto sobrio, solemne y emotivo al que acudieron, además de fieles, un buen número de amigos, representantes de distintas confesiones religiosas y autoridades del Gobierno.

El acto tuvo lugar en la Catedral del Redentor, templo emblemático de la capital de España, perteneciente a IERE. El obispo Carlos López Lozano, en calidad de anfitrión, tuvo unas palabras de bienvenida a las más de 150 personas que llenaron el aforo.

La celebración estuvo presidida conjuntamente por el presidente y el secretario ejecutivo de FEREDE, Daniel Rodríguez y Mariano Blázquez, respectivamente. Por su parte, el vicepresidente de FEREDE, Manuel Sarrias, tuvo a su cargo la lectura de un pasaje de las Escrituras.

Entre los representantes de las distintas confesiones religiosas cabe destacar la presencia del P. Archimandrita, Demetrio Sáez, Vicario de nuestra Metrópolis; Isaac Querub y Carolina Aisen, de la Federación de Comunidades Judías de España; Riay Tatary, presidente de la Comunidad Islámica de España; y Silverio Nieto, sacerdote católico, director jurídico de la Conferencia episcopal española y miembro de la Comisión Asesora de Libertad Religiosa. También asistieron María José Delgado, del Centro Ecuménico Misioneras de la Unidad; Carlos Jesús Delgado, del Foro Ecuménico Pentecostés; y Juan Carlos González, de Cristianos Socialistas.


Fuente: Actualidad Evangélica
Adaptación propia
Fotografía: MGALA

domingo, 23 de octubre de 2016

Divina Liturgia de Santiago, Hermano del Señor, en Constantinopla

El domingo 23/10/2016 Su Toda Santidad Bartolomé I, Arzobispo de Constantinopla-Nueva Roma y Patriarca Ecuménico,...
Publicado por Sacra Metrópolis de España y Portugal - Patriarcado Ecuménico en Domingo, 23 de octubre de 2016

sábado, 22 de octubre de 2016

25 anos de Patriarcado de S.T.S. Bartolomeu I

Hoje, 22 de outubro de 2016, o Patriarca Ecumênico Bartolomeu comemora o 25º aniversário de sua eleição ao Trono Ecumê...
Publicado por Sacra Metrópolis de España y Portugal - Patriarcado Ecuménico en Sábado, 22 de octubre de 2016

‘El Patriarca Ecuménico Bartolomé, veinticinco años de ministerio patriarcal (1991-2016)’


Por la gracia de Dios, este año se celebra el 25º aniversario de aquel bendito día y hora en que el Santo Sínodo 'Endemousa' del Patriarcado Ecuménico, guiado e inspirado por Dios, eligió al Metropolita Bartolomé de Calcedonia como Arzobispo de Constaninopla-Nueva Roma y Patriarca Ecuménico.

A algunos este período de veinticinco años les recuerda la brevedad de la vida; a otros les parece un capítulo principal en la vida, durante el cual uno experimenta circunstancias y momentos singulares y sin precedentes. En última instancia, la vida de un hombre no se mide solo por sus obras o por su heredad o legado, sino principalmente por la forma en que la vive. Sobre todo nosotros los clérigos a menudo nos empeñamos en una serie de esfuerzos prácticos para recaudar fondos y poder luego recoger las alabanzas del mundo y de la Iglesia; sin embargo, cuando hacemos un relato personal de nuestras vidas, reconocemos que el propósito de un clérigo no se encuentra en dichos logros, sino en su personalidad.

Lo que hacemos no es tan importante como quiénes somos.

Para que alguien entienda y experimente la presencia de Dios, tiene que permanecer en un estado de sacrificio. El individuo que se apega a su propia persona se pierde el significado de la vida; es más, el que se aparta de sus propias necesidades solamente para atesorar más posesiones no camina hacia la vida, sino que se desliza progresivamente hacia la muerte.

Al relatar estos veinticinto años de su ministerio patriarcal, uno se da cuenta de la sabiduría y experiencia de las palabras de nuestro Patriarca.

“Por la gracia e inagotable misericordia de Dios”, dice, “he cumplido veinticinco años de humilde servicio al Trono Patriarcal de Constantinopla. Por esto le doy gracias y gloria a Dios, sabiendo que la mayor parte de este servicio ya ha pasado. Al final de este viaje de pasión y testimonio, me gustaría recordarle a todo el mundo que existe otro modo de existencia y vida. Tenemos que hacer algo por los demás; no solo debemos hacerlos buenas personas, sino enseñarles a vencer a la muerte”.

Esta confesión es el fruto abundante que resulta de estos veinticinco años de vida y entrega: “Enseñemos a los demás a vencer a la muerte”. El mensaje de nuestro Patriarca es esencialmente una explosion de luz que ilumina e interpreta toda su vida -la pasada y la que está por venir-, precisamente porque el grueso de los últimos veinticinco años no se encuentra en lo externo ni en la inmensidad de su obra, sino más bien en su forma de vida.

De este modo, de manera silenciosa y pacífica, nuestro Patriarca nos enseña que el tiempo adquiere fuerza y da significado a la creación solo cuando nuestra vida testifica la victoria sobre la muerte. La presencia del Patriarca Bartolomé en el tiempo (25 años) nos juzga y nos apoya a la vez precisamente porque dicha presencia es tan real, valiente, vibrante y audaz. Rebosa de vida. Él vive en persona la Ortodoxia. Vive la Resurrección de Cristo y aniquila a la muerte, destruyendo todas las formas de miseria y corrupción y llenándolo todo con una luz que no es visible al ojo físico.

Primer lustro: “Ven y ve”

El comienzo el 2 de noviembre de 1991 de un ministerio tan importante y lleno de responsabilidad representa, en primer lugar, un nuevo viaje en el que Dios también está presente. Mientras que el Patriarca, inmediatamente después de su elección, asciende los escalones del Trono Patriarcal, desciende esencialmente a una tumba, pues debe abolir sus propios deseos y abandonar todo lo que constituye su vida, sacrificando todo lo personal y privado.

Todo lo que de verdad existe pertenece a Dios. Lo que se pertenece a sí mismo no tiene ni existencia ni subsistencia. Por tanto, cuando el Patriarca se encuentra sobre el Trono Patriarcal, contempla todo lo que tiene principio pero no tiene fin. Testifica y experimenta lo interminable, lo verdaderamente real y eterno: lo que ningún hombre puede alcanzar.

Al haber sentido -como su prececesor el Apóstol Andrés, el Primer Llamado y fundador de la Iglesia de Constantinopla- el gozo único del encuentro con Cristo, anuncia desde el principio de su ministerio patriarcal: “Hemos encontrado al Mesías”. Es más, su divinamente inspirado discurso de entronización no es más que una invitación abierta y personal para que todos entren en los Atrios de la Madre Iglesia y vean por sí mismos, para que degusten y experimenten en persona la Verdad y la Vida, que es Cristo y su Iglesia.

Esta exhortación, con todo su dinamismo, es la que prevalece durante el primer lustro. La invitación a “venir y ver”, dirigida a toda persona, se convierte en el deseo sagrado del corazón del Patriarca y de su visión según la voluntad de Dios. Muchos han experimentado la pasión del Patriarca. Han oído su voz y han venido a la Ciudad Regia, descubriendo la sinceridad y la humildad y al “Abad de la Ortodoxia” esperándolos en la histórica “puerta del estrangulamiento” (1) con un abrazo lleno de compasión y amor y el rostro iluminado. Primados, Jerarcas, clérigos, laicos y monjes, Arcontes y Reyes han entrado en los Atrios de la Madre Iglesia esperando encontrar la Gloria humana; sin embargo, experimentaron algo muy distinto: contemplaron a “Jesucristo cruficicado” y escucharon un pequeño corazón que latía rítmicamente para dirigir un gran cuerpo, el cuerpo de la Ortodoxia. Y experimentaron un don incomprensible, un don personal e interior. Sintieron el gozo y el Consuelo, y dijeron: “Dios está complacido conmigo”. En ese preciso instante comprendieron finalmente lo que significa “descubrir al Mesías”.

Dios está presente, y lo sentimos y lo reconocemos; Él es nuestro verdadero tesoro; Él es nuestro gozo y la plenitud que otorga Cristo.

Es un hecho incuestionable que, cuando el hombre experimenta un gozo tal como el que el Patriarca imparte mistagógicamente a todo los que lo visitan, los “afanes temporales de su corazón” quedan eliminados y entra en una unidad universal con la Iglesia, una disposición interna “iniciada por Cristo” (2).

El Patriarca Bartolomé ha conseguido reunir en un lugar determinado y de un modo tangible a la Iglesia y a la Jerarquía.

Segundo lustro: volver a experimentar Pentecostés

Así pues, el primer lustro de este bendito patriarcado, período introductorio para todos aquellos que visitan el “asiento de la Misericordia” de la Iglesia -el humilde Fanar- quedó completo. Inmediatamente después comenzó el Segundo lustro, caracterizado como un nueva experiencia de Pentecostés. Ya al principio de sus extraordinarias responsabilidades, el Patriarca sale del Centro sagrado y hace una primera parada en la Santa Montaña. De esta manera inauguró una nueva práctica: abrió las puertas del Patriarcado, no solo para que el mundo viniera al Fanar, sino sobre todo para que el Fanar entrara en el mundo.

Su intención es tener, dentro de lo posible, un contacto más profundo con las Iglesias ortodoxas locales y con las eparquías del Patriarcado Ecuménico. Cree firmemente en el valor y los resultados del contacto personal, que considera necesario y fundamental cuando de vez en cuando surgen cuestiones eclesiásticas. Por este motivo, al principio de su segundo lustro, emprende con audacia un viaje de paz y amor alrededor del mundo. Visita los antiguos Patriarcados, las Iglesias ortodoxas locales y las eparquías del Patriarcado Ecuménico de todo el mundo. También visita numerosas Iglesias cristianas, organismos intereclesiales, instituciones internacionales, parlamentos, congresos y reinos.

Gracias a su comportamiento amable y su presencia carismática, que por sí mismas son un mensaje y una señal del testimonio de Cristo, transforma las almas de las personas. El ‘laos’ -ricos y pobres, fieles e infieles, hombres y mujeres, jóvenes y ancianos- busca tocar su sotana negra. La gente corre tras él con fe y devoción; se le acercan con amor y anhelo; lo honran como representante del Señor. Y esta gente -determinada, renovada y bendecida- se aposta ante los muros defensivos de la Tierra Santa y grita al paso del Patriarca: “Mirad, ya llega el novio; salgamos a recibirlo”.

Pero su viaje no acaba en esta vida; se perpetúa en la eternidad a medida que graba la marca de Cristo y de la Iglesia Ortodoxa en todos los lugares que visita. Sus viajes alrededor del mundo revitalizan el misterio de Pentecostés. En todos los lugares visitados por el Primado de la Ortodoxia hay una manifestación de renovación, de restauración, de preparación, de generosidad, de gozo, de sabiduría. Se trata de una gran variedad de pueblos, lenguas, etnias: “partos, medos, elamitas y residentes de Mesopotamia, Judea y Capadocia, el Ponto y Asia, Frigia y Panfilia, Egipto y las partes de Libia que están alrededor de Cirene, y visitantes de Roma, tanto judíos como prosélitos, cretenses y árabes” (3), gentes de diferentes razas, con diferentes tradiciones y costumbres; todos ellos experimentan en un lugar concreto y con una sola voz la presencia de Dios, e inmediatamente transforman el lugar que recibe al Patriarca en un continuo Pentecostés.

Suena una alarma terrestre y celestial. ¡Los cielos y la tierra se regocijan!

Tercer lustro: Ha tocado a todo miembro de la creación… y ha liberado a las víctimas del engaño

Por la gracia de Dios, el Patriarca entra en el tercer lustro poseyendo una energía única que surge de sus experiencias. No se trata de mera sabiduría cognitiva, sino de la culminación de su experiencia a lo largo de diez años, que procede del sufrimiento y no de la costumbre.

Ahora es más próspero. Rechaza al aislamiento y el egoísmo, y empieza a gobernar con una profunda fe en la unidad. Para el Patriarca Bartolomé, no existe la oración aislada. No existe la salvación individual. El ‘ethos’ de los santos de la Iglesia es ecuménico y desprendido, no individual; por eso, en sus conversaciones diarias con Dios, dirían: “Señor, si el mundo no va a salvarse, que no nos salvemos nosotros tampoco”.

La persona que camina en la verdad alcanza gran compasión y sensibilidad. Reza por el mundo entero y lucha por no olvidarse de nadie. Ansía unirse a cada persona y a toda la creación al mismo tiempo. Así, nuestro Patriarca siente un temblor en su corazón por el mundo entero y ama toda la creación de Dios con pasión: flores, árboles, animales, el mar, los cielos, las criaturas que vuelan y las que se arrastran, la luz, el sol, la luna y todas las cosas visibles e invisibles.

Es como si poseyera un gran deseo interno de presentarse a sí mismo a Dios junto con todo el pueblo y con toda la creación. Siente una gran unión, fusion, cercanía y seguridad con todas las cosas del mundo. En su persona se puede identificar una gran compasión hacia la creación y el medio ambiente; no extraña, pues, que haya sido llamado a menudo “el Patriarca Verde”.

Durante su tercer lustro, el Patriarca intensifica su deseo de proteger el medio ambiente, promoviendo el comienzo del año eclesiástico (Indicción) como día dedicado a la protección de lo creado. Muchas otras cosas ocurren en este período -no mundanas y seculares, sino indispensables- según la guía del Espíritu Santo. Y todo esto es resultado directo del fruto del amor y de un deseo interno de compasión.

Él ama y suspira, trabaja y contempla nuestra coexistencia armoniosa con la creación. Y mientras muchos otros expresan su preocupación por este mundo herido, el Primado de la Iglesia, con su sensibilidad inspirada por el Espíritu, “toca a todo miembro de la creación… liberándolo del engaño” (4). El Patriarca nos enseña el camino ascético de la moderación y cómo limitar nuestros insaciables deseos. Pues, si de verdad deseamos ayudar a la creación, debemos introducir cambios en nuestras vidas; sin embargo, estos cambios deben empezar por nosotros mismos y por nuestro deseo de transfigurar nuestro modo de vida.

De esta manera, la Iglesia Ortodoxa, a través de los esfuerzos del Patriarca, revela correctamente cómo conciben la crisis medioambiental quienes creen en el Creador del mundo y quienes no creen sino que solo responden a tal crisis mediante el razonamiento secular. Esta diferencia está muy bien resumida por el predecesor del Patriarca, San Juan Crisóstomo, Arzobispo de Constantinopla: “En esto diferimos de los que no creen, de aquellos que tienen otra cosmovisión. El que no cree mira al cielo y lo adora, pues lo considera divino. El que no cree mira a la tierra y la ara, pues se confunde con las cosas materiales. Pero no así nosotros. Nosotros miramos al cielo y admiramos a su Creador. Pues el cielo no es Dios, sino criatura de Dios. Yo miro a toda la creación y, a través de ella, soy dirigido hacia su Creador. Veo las cosas de manera diferente al no creyente”.

El Patriarca Bartolomé se convierte en la voz atribulada para la humanidad de una creación herida intentando, de este modo, prevenir -e incluso curar- las heridas procedentes de las intervenciones que han demostrado ser destructivas para la creación y para el hombre.

Cuarto lustro: “No buscamos triunfar, sino abrazar a nuestros hermanos”

Según el Santo Evangelio, la Iglesia Ortodoxa tiene que acercarse al mundo, sobre todo a aquellos que están alejados de ella. El Patriarca lo ha intentado valientemente. El cuarto lustro, a la luz del 1.700º aniversario del Edicto de Milán, animó al Patriarca de la Iglesia a abrir las Puertas Reales de la Ortodoxia y, en un espíritu de desprendimiento, amor, comprensión y respeto a la diversidad del prójimo, invitar a todos los pueblos a “venir y ver”.

Dirigiéndose a individuos de diferentes tradiciones religiosas, les garantiza que no pretende “triunfar, sino abrazar a nuestros hermanos, cuya separación nos llena de angustia”. No buscamos, ni como personas ni como Iglesia, subyugar; más bien confesamos nuestro deseo de volver a abrazar a nuestros hermanos, cuyo alejamiento nos duele y nos perturba. No deseamos subyugar, sino experimentar el amor en la comunión, incluso con nuestros hermanos descarriados.

Con este espíritu, el Patriarca abraza a toda la humanidad, a la naturaleza común y universal de la raza humana. Lleva a todos los pueblos en su corazón; los eleva a la altura de su mirada con sus sufrimientos, problemas, dolores y males, con sus falsas enseñanzas e incluso con sus pretensiones. Nos dejamos llevar con facilidad por el mundo y erigimos muros que dividen a los pueblos, olvidando lo que el Patriarca siempre tiene en mente: el mundo entero ha sido llamado por Dios a convertirse en Iglesia, el Cuerpo sagrado de Cristo.

Todas las relaciones del Patriarca se vuelven teóforas, pues están selladas con el sello del don del Espíritu Santo. El Señor, además, dice en el libro del Apocalipsis: “He aquí, hago todas las cosas nuevas”. Si abrazamos este mensaje, seremos liberados de la vieja forma de pensar y actuar, al igual que el Patriarca, que considera que siempre debemos conducirnos “en novedad de vida”. Bajo su égida, pues, se emprenden diálogos formales con líderes religiosos, por supuesto no para traicionar nuestra fe, sino más bien para facilitar la reconciliación y que todos conozcan el esplendor de la Ortodoxia. A través de estos diálogos intercristianos e interreligiosos, la Iglesia Ortodoxa ha sido presentada y conocida en todo el mundo.

Dada su admirable sabiduría patrística, los extraordinarios frutos de su himnografía, sus magníficos oficios litúrgicos y sacramentos, la variedad de la iconografía didáctica, las decisiones divinamente inspiradas de los Concilios Ecuménicos, su arte eclesiástico único y su teología viva, el desarrollo del monaquismo, etc., la Santa Iglesia no solo no tiene nada que temer de dichos diálogos, sino que estos le ofrecen la oportunidad de expandirse y enseñar a otros predicando el mensaje de la Iglesia Una, Santa, Católica y Apostólica.

 El Patriarca Bartolomé, teniendo presente el esplendor de la Ortodoxia, no duda en participar en cualquier intercambio de opiniones, y esto porque, para el Patriarcado Ecuménico, el criterio para la comunión con los demás es siempre el amor y la verdad. El éxito no estriba en apartarse de nuestro prójimo, sino en conseguir atraer la atención del Señor hacia nuestro trabajo y esfuerzo con el objetivo de ayudar a nuestros hermanos descarriados a ver la luz y buscar la verdad de la que carecen.

Solo la vivencia del Dios Uno y Trino penetra la vida del hombre y le ofrece la posibilidad de trasladarse de lo efímero a lo eterno y los medios para entrar en el día del ‘ésjaton’, que es el destino final de todos nosotros.

Quinto lustro: la hora de la Ortodoxia

Finalmente, el Espíritu Santo supervisa todas las cosas. Todo lo que no conseguimos mediante nuestros propios esfuerzos se consigue mediante su intercesión, pues el Espíritu Santo incita al amor y a la unidad. Han pasado veinticinco años, y el Patriarca no ha olvidado en ningún momento la promesa que hizo el primer día: “Ven y ve”. La Ortodoxia, como única Iglesia de Cristo, está obligada ante Dios y ante la historia a dar un testimonio de unidad a través de una voz común. Sin embargo, no es suficiente decir simplemente a los sufrientes y atormentados, a los atribulados e indignados: “Venid y ved”. Debemos asegurarnos de que, cuando estas personas se acerquen a nosotros, encontrarán un abrazo generoso y una Iglesia consoladora que los transfigurará y los renovará.

Los intentos de alcanzar este objetivo se han enfrentado a numerosos desafíos: de hecho, el intento de la Iglesia Ortodoxa y de los padres de hoy de caminar siguiendo las huellas de sus predecesores también se enfrenta a una serie de desafíos. Sin embargo, el Patriarca nunca ha cejado en su empeño.

En los momentos de angustia, rechazo, pruebas y tribulaciones, el alma del Patriarca sufre y llora. Esto es así porque ansía a Dios, su único refugio. Se siente interpelado de manera instintiva. Cuando estallan las tormentas eclesiásticas, el Patriarca sirve como timón del barco espiritual, y hay alguien que dirige su vida: está guiado por la gracia de Dios, pues se abre voluntariamente a Su providencia. Todo asunto eclesiástico -y el Santo y Gran Concilio ha sido de la máxima importancia- se ha resuelto de manera positiva y según el buen orden eclesial, pues la profunda fe del Patriarca concita la gracia de Dios.

¡Ha llegado la hora de la Ortodoxia!

Ha llegado gracias al Patriarca Bartolomé. San Paísio de la Santa Montaña dijo una vez acerca del Patriarca Bartolomé que Dios había elegido a la persona adecuada para el cargo adecuado en el momento más adecuado. Cualquier encuentro que pretenda ser panortodoxo sin la presencia del Arzobispo de Constantinopla se convierte inmediatamente en una asamblea privada de carácter más o menos anticanónico. No son, pues, “los muchos” los que salvaguardan la voz compartida de la Iglesia, sino el “Primus”, cuya presencia vívida garantiza la unidad de la Ortodoxia.

Nuestro Patriarca ha trabajado incansable y personalmente para que se proyecte al mundo moderno una voz compartida y unificada de la Ortodoxia. Desde el primer día de su entronización, el Patriarca anunció su deseo de que fuera convocado el Santo y Gran Concilio, y en los últimos veinticinco años ha preparado de manera cuidadosa y generosa este glorioso momento. La hora que contempló desde sus primeros momentos como Patriarca ha llegado finalmente. Esto representa un logro de Dios y del Patriarca; una sinergia entre el cielo y la tierra y la Buena voluntad de los esfuerzos divinos y humanos.

No sabemos lo que la gracia de Dios nos tendrá deparado para los próximos años. Ciertamente, una evaluación de los últimos veinticinco años nos confirma que el Patriarca Bartolomé lucha por una experiencia existencial del ‘ésjaton’ en el presente participando en la vida eclesiástica. De esta manera, testifica que la invitación para “servir en novedad de espíritu y vida” (5) no es una visión utópica, sino una realidad continua y gozosa, un mensaje profético. Y la promesa del Señor de que “algunos de los presentes no gustarán la muerte hasta que vean el reino de Dios venir con poder” (6) se cumple a través de los veinticinco años de trayectoria patriarcal, que, en última instancia, constituyen una sumisión total a la voluntad del Maestro.

El patriarcado del Patriarca Bartolomé no se ha limitado a las estrategias humanas; no se ha limitado a la lógica colectiva ni se ha proyectado sirviéndose de los corruptos poderes del mundo.

El Patriarca Bartolomé está inspirado por un poder que crece sin cesar. Es la suya una misión única y especial, algo que no ocurre tan a menudo en la historia. Es más, su ministerio patriarcal es extraordinario e inapreciable porque no se reduce a su persona, sino que se extiende a lo largo del mundo y sirve como señal de esperanza y luz para todos nosotros.

Y este ministerio, cuyos destinatarios somos todos nosotros, es de un valor inmenso, pues mira hacia el futuro e infunde vida.


Obispo Macario de Cristópolis (Estonia)
Traducción al español: Francisco José Pino Rodríguez, Lector de la Catedral Ortodoxa Griega de Madrid


NOTAS

1. “La puerta cerrada del estrangulamiento” hace referencia a la entrada principal al Patriarcado Ecuménico. El 10 de abril de 1821, Domingo de Pascua, el Patriarca Ecuménico Gregorio V fue colgado en esa puerta por los turcos. Hasta el día de hoy permanence cerrada.

2. Hesiquio el Presbítero, “A Teódulo 7”. Filocalía, tomo 1, pág. 12.
Hch 2,9-11.

3. Atanasio el Grande, “Sobre la Encarnación del Verbo”, PG Migne 25,177.

4. Rm 6,4;7,6.

5. Mc 9,1.

jueves, 20 de octubre de 2016

Arranjo da igreja da nova paróquia na Marinha Grande


A nova paróquia da Natividade da Santíssima Mãe de Deus, na Marinha Grande, foi fundada no dia 9 de outubro de 2016; eis...
Publicado por Sacra Metrópolis de España y Portugal - Patriarcado Ecuménico en Jueves, 20 de octubre de 2016

miércoles, 19 de octubre de 2016

S.E. Policarpo participará en un acto interreligioso en la Basílica de San Francisco el Grande de Madrid


El domingo 30 de octubre de 2016 a las 18:00 horas la basílica de San Francisco el Grande (Plaza de San Francisco, s/n) acogerá la celebración de una Oración por la Paz en el Espíritu de Asís organizada por la Familia Franciscana en colaboración con Delegación Diocesana de Relaciones Interconfesionales y la Comunidad de Sant'Egidio, bajo el lema La paz es el nombre de Dios.

En ella intervendrán Mons. Carlos Osoro, arzobispo (latino) de Madrid, D. Riay Tatary, imán de la mezquita central de Madrid; Rab. Moshe Bendahan, gran rabino de la comunidad judía de Madrid; S.E. Policarpo, nuestro Metropolita Policarpo de España y Portugal, y D. Alfredo Abad, pastor de la Iglesia Evangélica Española.

El acto terminará con la firma del llamamiento por la paz suscrito en Asís el pasado 20 de septiembre y su entrega a los presentes.


Adaptación propia

martes, 18 de octubre de 2016

"Teología oriental. Aportaciones de teología ortodoxa". Varios autores


En el concilio pan-ortodoxo que se ha desarrollado este año en Creta, las diferentes Iglesias ortodoxas han compartido el deseo de encaminarse hacia una sinodalidad y participación más explícita y de corroborar la unidad de la Iglesia ortodoxa, urgidas también por la necesidad de enfrentarse juntas a los nuevos desafíos del milenio, tanto en el diálogo ecuménico como en el interreligioso, al mismo tiempo que ha empezado una nueva apertura al mundo científico y un decidido empuje en buscar respuestas conjuntas a los problemas que afectan al mundo actual.

Con este volumen de la colección de teología la Editorial Ciudad Nueva quiere dar su aportación, a través de algunos artículos de expertos en cada una de los temas, a un mayor conocimiento de temáticas y autores significativos de la teología ortodoxa.

FICHA TÉCNICA

Publicado por: Editorial Ciudad Nueva
Edición: 30/09/2016
Primera edición: 30/09/2016
ISBN: 978-84-9715-360-7
Páginas: 130
Formato: 14x22
Peso: 205 gr.


lunes, 17 de octubre de 2016

Carta del Patriarca Ecuménico al presidente de la Comunidad de Sant'Egidio


Tras regresar del Encuentro de Oración por la Paz de Asís 2016, el patriarca ecuménico Bartolomé envió una carta al presidente de la Comunidad de Sant'Egidio, Marco Impagliazzo, para manifestarle su alegría por haber participado en el encuentro y por los honores que le rindieron en ocasión del 25 aniversario de su entronización. Adjuntamos la traducción íntegra:

Al querido Marco Impagliazzo, Presidente de la Comunidad de Sant'Egidio, amadísimo en el Señor: que la gracia esté con ustedes y Dios les dé su paz.

Volviendo a nuestro Patriarcado Ecuménico, estábamos impacientes por comunicarnos con ustedes para manifestar una vez más nuestro reconocimiento por la maravillosa "Laudatio" que nos hizo durante la ceremonia en nuestro honor, así como por la celebración realmente festiva para honrar el 25 aniversario de nuestra entronización en el Trono Ecuménico de Constantinopla. 

Les agradezco desde lo más hondo de mi corazón la amabilidad y el afecto que nos han mostrado personalmente y colectivamente como Comunidad de Sant'Egidio; sin duda ha sobrepasado todas nuestras expectativas. Estamos extremadamente agradecidos por el amor y el afecto que continúan teniendo hacia el Patriarcado Ecuménico, y guardaremos estos sentimientos para siempre, recordando su gracia y cortesía.

Nuestra alma se ha alegrado tanto por las maravillosas expresiones de amor provenientes de corazones preciosos de mucha gente, que no podemos más que recordar las palabras de nuestro Señor: “Cuando hayáis hecho todo lo que os mandaron, decid: No somos más que unos pobres siervos; solo hemos hecho lo que teníamos que hacer".

En este espíritu les decimos asimismo que hemos intentado en todos estos años responder fielmente y diligentemente a la llamada de la Iglesia, y caminar por el camino ya abierto que lleva a la reconciliación entre Dios y el hombre, entre los hombres, y entre el hombre y la creación. Que el Señor dé a todos los que trabajan por lograr esos objetivos la promesa de la vida eterna.

Agradeciéndoles una vez más la amabilidad y la generosidad, invocamos sobre ustedes y sobre la Comunidad de Sant'Egidio la gracia y la infinita misericordia de Dio, y continuamos felicitándonos con gran amor y honor por el 30 aniversario de los encuentros interreligiosos de oración por la paz, que tanto necesita el mundo de hoy, y de los que tiene mucha sed.

Patriarcado Ecuménico, 26 de septiembre de 2016

Unido en la oración,

Bartolomé I
Arzobispo de Constantinopla - Nueva Roma y Patriarca Ecuménico