martes, 31 de marzo de 2020

Comunicado del Patriarcado Ecuménico


Comunicado

Con su Comunicado del 18 de marzo, el Patriarcado Ecuménico anunció la decisión de suspender todos los ritos y actos eclesiásticos dentro de su territorio hasta fin de mes, así como su intención de volver a tratar el asunto si se consideraba necesario a la luz de los acontecimientos.

Así pues, debido a que los casos de Covid-19 se están multiplicando de manera dramática en todo el mundo, con muchas víctimas mortales (lo que ha provocado -y con buen motivo- que la imposición de severas medidas restrictivas siga activa casi en todos los países), la prohibición arriba mencionada seguirá siendo inevitablemente válida para el Sagrado Centro del Fanar y para las Diócesis del Trono Ecuménico de todo el mundo hasta nuevo aviso, dependiendo del curso de la pandemia.

La Madre Iglesia de Constantinopla desea y reza por que se encuentre pronto una medicina eficaz contra el virus para que podamos sobrepasar esta gran crisis y paliar sus efectos en la sociedad y en la economía.

Del Secretariado Principal del Santo y Sagrado Sínodo

31/03 - El Santo Hieromártir Hipacio, Obispo de Gangra


Este Santo, que era de Cilicia de Asia Menor, se convirtió en Obispo de Gangra, capital de Paflagonia.

Estuvo presente en el Primer Concilio Ecuménico.

Debido a su confesión de la Fe Ortodoxa, Hipacio fue asesinado por los novacianos, secta que negaba que los pecados cometidos después del Bautismo pudieran ser perdonados.

lunes, 30 de marzo de 2020

30/03 - Juan Clímaco el Justo, autor de La Santa Escala


Este Santo se entregó a la vida sscética desde su juventud.

Experimentado tanto en la vida solitaria del ermitaño como en la comunal del monaquismo cenobítico, fue nombrado Abad del Monasterio del Monte Sinaí y escribió un libro que contiene treinta homilías sobre la virtud. Cada una de ellas trata de una virtud, y, progresando desde las relacionadas con la actividad santa y justa (praxis) hasta las relacionadas con la visión divina (teoría), elevan al hombre a modo de escalones hasta la altura del Cielo. Este es el motivo por el que su obra se llama ‘La Santa Escala’.

El día en que Juan fue hecho Abad del Sinaí, el Profeta Moisés fue visto dando órdenes a lls que servían a la mesa del monasterio.

San Juan reposó en 603 a la edad de ochenta años.

domingo, 29 de marzo de 2020

29/03 - Los Santos Mártires Jonás y Baraquesio


Los Santos Mártires Jonás y Baraquesio eran monjes de Persia que vivieron durante el reinado de Sapor, Rey de Persia de 325 a 379.

Estos Santos encontraron a nueve cristianos que sufrían en prisión por su fe y les consolaron, animándolos a permanecer firmes hasta el final; así lo hicieron estos, recibiendo la corona del martirio.

A causa de ello, los Santos Jonás y Baraquesio fueron también apresados y se les ordenó que adoraran al fuego, al sol y al agua. Como ellos se negaran, a Jonás, entre otras torturas, se le cortaron las manos y los pies, se le introdujo en un aparato que le quebró los huesos y se le aserró el cuerpo en dos partes.

En cuanto a Baraquesio, se le arrastró desnudo encima de espinas, se le pinchó el cuerpo entero con juncos afilados y luego se le introdujo en el mismo aparato que a Jonás; finalmente, cuando se le metió brea hirviendo por la garganta, entregó su alma en las manos de Dios.

29/03 - Marcos, Obispo de Aretusa


San Marcos fue Obispo de Aretusa en Siria.

En los días de San Constantino el Grande, San Marcos, llevado por el celo divino, destruyó un templo de los ídolos y levantó una iglesia en su lugar. Cuando reinó Julián el Apóstata, en el año 361, los paganos tuvieron oportunidad de vengarse por la destrucción de su templo, y San Marcos se escondió, pero, cuando vio que otros estaban siendo capturados por su culpa, se entregó.

Sin tener en cuenta su avanzada edad, los paganos lo desnudaron y le golpearon todo el cuerpo, lo arrojaron a una inmunda cloaca y, después de sacarlo de allí, mandaron a niños que le pincharan con sus plumas de hierro. Después de todo esto los torturadores pusieron a San Marcos en una cesta, lo embadurnaron de miel y pescado podrido y lo colgaron al sol para ser devorado por las abejas y avispas. Sin embargo, como aguantó estos suplicios con tanta nobleza, sus enemigos se arrepintieron y lo soltaron.

sábado, 28 de marzo de 2020

Domingo de San Juan Clímaco. Lecturas de la Divina Liturgia


Heb 6,13-20: Porque cuando Dios hizo la promesa a Abraham, como no podía jurar por alguien mayor que él, juró por sí mismo, diciendo: Sí, yo te colmaré de bendiciones y te daré una descendencia numerosa. Y por su paciencia, Abraham vio la realización de esta promesa. Los hombres acostumbran a jurar por algo más grande que ellos, y lo que se confirma con un juramento queda fuera de toda discusión. Por eso Dios, queriendo dar a los herederos de la promesa una prueba más clara de que su decisión era irrevocable, la garantizó con un juramento. De esa manera, hay dos realidades irrevocables –la promesa y el juramento– en las que Dios no puede engañarnos. Y gracias a ellas, nosotros, los que acudimos a él, nos sentimos poderosamente estimulados a aferrarnos a la esperanza que se nos ofrece. Esta esperanza que nosotros tenemos, es como un ancla del alma, sólida y firme, que penetra más allá del velo, allí mismo donde Jesús entró por nosotros, como precursor, convertido en Sumo Sacerdote para siempre, según el orden de Melquisedec.

Mc 9,17-32: Uno de ellos le dijo: «Maestro, te he traído a mi hijo, que está poseído de un espíritu mudo. Cuando se apodera de él, lo tira al suelo y le hace echar espuma por la boca; entonces le crujen sus dientes y se queda rígido. Le pedí a tus discípulos que lo expulsaran pero no pudieron». «Generación incrédula, respondió Jesús, ¿hasta cuando estaré con ustedes? ¿Hasta cuando tendré que soportarlos? Tráiganmelo». Y ellos se lo trajeron. En cuanto vio a Jesús, el espíritu sacudió violentamente al niño, que cayó al suelo y se revolcaba, echando espuma por la boca. Jesús le preguntó al padre: «¿Cuánto tiempo hace que está así?». «Desde la infancia, le respondió, y a menudo lo hace caer en el fuego o en el agua para matarlo. Si puedes hacer algo, ten piedad de nosotros y ayúdanos». «¡Si puedes...!», respondió Jesús. «Todo es posible para el que cree». Inmediatamente el padre del niño exclamó: «Creo, ayúdame porque tengo poca fe». Al ver que llegaba más gente, Jesús increpó al espíritu impuro, diciéndole: «Espíritu mudo y sordo, yo te lo ordeno, sal de él y no vuelvas más». El demonio gritó, sacudió violentamente al niño y salió de él, dejándolo como muerto, tanto que muchos decían: «Está muerto». Pero Jesús, tomándolo de la mano, lo levantó, y el niño se puso de pie. Cuando entró a la casa y quedaron solos, los discípulos le preguntaron: «¿Por qué nosotros no pudimos expulsarlo?». El les respondió: «Esta clase de demonios se expulsa sólo con la oración y el ayuno». Al salir de allí atravesaron la Galilea; Jesús no quería que nadie lo supiera, porque enseñaba y les decía: «El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres; lo matarán y tres días después de su muerte, resucitará».

28/03 - Hilarión el Nuevo


San Hilarión adoptó la vida monástica desde su juventud y vivió en reclusión.

Posteriormente, como Abad del Monasterio de Pelecete en Asia Menor (que se cree estaba en Bitinia, no lejos de Frigia), sufrió mucho de manos de los iconoclastas, y reposó en el año 754.

viernes, 27 de marzo de 2020

27/03 - La Santa Matrona de Tesalónica


Esta mártir era sirviente de cierta mujer judía llamada Pantila, esposa del Gobernador de Tesalónica.

Cuando Matrona rehusó seguir a su ama a la sinagoga, Pantila la golpeó tan fuertemente que murió a los pocos días, recibiendo así la corona de su confesión.

jueves, 26 de marzo de 2020

26/03 - Sinaxis en Honor del Arcángel Gabriel


Esta Sinaxis festiva es celebrada para la gloria del Arcángel Gabriel, ya que él sirvió de ministro para el maravilloso misterio de la dispensación encarnada de Dios.

miércoles, 25 de marzo de 2020

25/03 - La Anunciación de la Santísima Madre de Dios y Siempre Virgen María


La fiesta de la Anunciación es una de las primeras fiestas cristianas, y era celebrada ya en el siglo IV. Hay inclusive una pintura de la Anunciación, en las catacumbas de Priscila en la ciudad de Roma, que data del siglo II. El Concilio de Toledo en el año 656 la menciona, y el Concilio de Trullo en 692 dice que la Anunciación se celebraba durante la Gran Cuaresma.

El nombre griego, eslavo y árabe de la fiesta puede ser traducido como "las buenas noticias". Esto, por supuesto, se refiere a la Encarnación del Hijo de Dios y a la salvación que Él trae.

El relato de la Anunciación se encuentra en el Evangelio de San Lucas (1:26-38) que leemos en la Liturgia de hoy. El tropario describe a la fiesta como el "comienzo de nuestra salvación y la revelación del misterio eterno", porque en este día el Hijo de Dios se hace el Hijo del Hombre.

Hay dos componentes principales en la Anunciación: el mensaje en sí mismo, y la respuesta de la Virgen. El mensaje de la fiesta es el cumplimiento de la promesa de Dios de enviar un Redentor (Gen 3:15): "Y pondré enemistad entre ti y la mujer, entre tu linaje y su linaje: él te aplastará la cabeza, y tu le morderás el talón". Los Padres de la Iglesia entienden "tu linaje" como refiriéndose a Cristo. Los profetas dan a entender la venida del Redentor, pero el Arcángel Gabriel proclama ahora que la promesa está a punto de cumplirse.

Este texto bíblico, de hecho, se hace eco en la Liturgia de San Basilio: "Pues, al modelar al hombre tomando polvo de la tierra, y al honrarlo con Tu imagen, lo pusiste, oh Dios, en el Paraíso de dicha, prometiéndole una vida inmortal y el gozo de los bienes eternos si observaba Tus mandamientos. Pero cuando, seducido por la serpiente, Te desobedeció a Ti, el Dios verdadero que lo habías creado, y fue sometido a la muerte por sus propias transgresiones, lo expulsaste, oh Dios, en Tu justa sentencia, del Paraíso a este mundo, y lo devolviste a la tierra de la que fue tomado, preparándole ya la salvaciónpor la regeneración en la persona misma de Tu Cristo".

A diferencia de Eva, que fue engañada fácilmente por la serpiente, la Virgen no acepta inmediatamente el mensaje del ángel. En su humildad, no creía ser merecedora de estas palabras. El hecho de que ella le pidiera una explicación pone de manifiesto su sobriedad y prudencia. Ella cree en las palabras del ángel, pero no puede entender la forma en que se puede cumplir esto, porque el Ángel habla de algo que está más allá de la naturaleza.El icono de la fiesta muestra al Arcángel con un bastón en su mano izquierda, lo que indica su papel de mensajero. A veces, sus alas están hacia arriba, como para mostrar su rápido descenso desde el cielo. Su mano derecha se estira haciala Santísima Virgen en señal de entrega del mensaje.

La Virgen se representa de pie o sentada, por lo general con un ovillo de hilo o sosteniendo un pergamino en la mano izquierda. Su mano derecha se levanta para indicar su sorpresa ante el mensaje que está escuchando. Su cabeza está inclinada, mostrando su consentimiento y obediencia. El descenso del Espíritu Santo en ella es representado por un rayo de luz que sale de una pequeña esfera en la parte superior del icono, que simboliza el cielo. En un famoso icono del Sinaí, una paloma blanca se muestra en el rayo de luz.

La Anunciación cae siempre durante la Cuaresma, pero siempre se celebra con gran alegría. La Liturgia de San Juan Crisóstomo se celebra en este día, incluso si cae en los días de semana de la Cuaresma. Este es uno de los dos días de la Gran Cuaresma en el que se relaja el ayuno y el pescado está permitido (el Domingo de Ramos es el otro).


Fuente: Arquidiócesis de Buenos Aires y Toda la Argentina (Patriarcado de Antioquía y Todo el Oriente)

martes, 24 de marzo de 2020

24/03 - Artemón el Presbítero


Se conserva una versión de sus Actas, que son tardías. Estas dicen que junto a algunos cristianos logró destruir un altar de Artemisa. Esto, por supuesto despertó la ira de los paganos, que le pegaron y le llevaron al tribunal. Siendo interrogado dijo: "Me llamo Artemón, siervo de mi Dios, Cristo. Durante dieciséis años fui lector cuando se celebraban los oficios sagrados en nuestra iglesia ante nuestro Dios. Veintiocho años fui diácono. En este momento soy presbítero desde hace treinta años; enseño al pueblo y trato, con la ayuda de Cristo, de ponerlo en el camino de la salvación".

Fue llevado al templo de Esculapio para arrojarlo a las serpientes que por allí pululaban y eran adoradas por los paganos. Pero Artemón hizo sobre ellas la señal de la cruz y las serpientes cayeron muertas, luego el mismo las tomó y las arrojó fuera. Al ver este portento, el sacerdote líder del templo, llamado Vitalio, cayó de rodillas ante Artemón y gritó: "¡Grande es el Dios de los cristianos!". Y allí mismo el santo presbítero le bautizó. El juez intentó fuera quemado, pero él mismo cayó de su caballo y cayó en el fuego.

El santo fue liberado, luego de tantos milagros, y continuó su labor de evangelización, siempre acompañado de dos ciervos mansos. Finalmente, en 303 fue arrestado de nuevo y decapitado.

Fuente: https://www.heiligenlexikon.de

lunes, 23 de marzo de 2020

23/03 - El Santo Mártir Nicón y sus 199 Discípulos


San Nicón era de Neápolis (Nápoles) en Italia. Su padre era idólatra, y su madre cristiana.

En principio Nicón era soldado, pero luego se fue al Oriente, donde fue bautizado y con el tiempo se hizo Obispo.

Unos años después regresó a Occidente y se fue a Sicilia, donde él y muchos de sus discípulos fueron decapitados por negarse a adorar a los ídolos.

domingo, 22 de marzo de 2020

22/03 - Basilio el Santo Mártir de Ancira


San Basilio conoció el martirio durante el corto reinado de Juliano el Apóstata, del 361 al 363.

El Santo fue denunciado como cristiano a Saturnino, Gobernador de Ancira, quien, cuando Basilio se negó a renunciar a Cristo, hizo que fuera colgado de un poste, que sus costados fueran raspados, que lo golpearan y que lo arrojaran a la prisión.

Unos días después, cuando el mismo Julián pasó por Ancira, el Santo fue conducido a su presencia y se le pidió que renunciara a Cristo, pero él lo confesó aún con más fuerzas. Entonces Julián ordenó que le hicieran la piel jirones para que le colgaran del cuerpo por delante y por detrás. El valiente Mártir se arrancó estos jirones y se los arrojó a la cara a Julián; ante ello, este mandó que unos espetos de hierro fueran calentados hasta quedar al rojo vivo y se los clavaron a Basilio en la barriga, la espalda y las articulaciones, tras lo cual recibió la corona del martirio.

sábado, 21 de marzo de 2020

Domingo de la Veneración de la Santa Cruz (Estauroprosquinesis). Lecturas de la Divina Liturgia


Heb 4,14-5,6: Y ya que tenemos en Jesús, el Hijo de Dios, un Sumo Sacerdote insigne que penetró en el cielo, permanezcamos firmes en la confesión de nuestra fe. Porque no tenemos un Sumo Sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras debilidades; al contrario él fue sometido a las mismas pruebas que nosotros, a excepción del pecado. Vayamos, entonces, confiadamente al trono de la gracia, a fin de obtener misericordia y alcanzar la gracia de un auxilio oportuno. Todo Sumo Sacerdote es tomado de entre los hombres y puesto para intervenir en favor de los hombres en todo aquello que se refiere al servicio de Dios, a fin de ofrecer dones y sacrificios por los pecados. El puede mostrarse indulgente con los que pecan por ignorancia y con los descarriados, porque él mismo está sujeto a la debilidad humana. Por eso debe ofrecer sacrificios, no solamente por los pecados del pueblo, sino también por los propios pecados. Y nadie se arroga esta dignidad, si no es llamado por Dios como lo fue Aarón. Por eso, Cristo no se atribuyó a sí mismo la gloria de ser Sumo Sacerdote, sino que la recibió de aquel que le dijo: "Tú eres mi Hijo, yo te he engendrado hoy". Como también dice en otro lugar: "Tú eres sacerdote para siempre, según el orden de Melquisedec".

Mc 8,34-9,1: Entonces Jesús, llamando a la multitud, junto con sus discípulos, les dijo: «El que quiera venir detrás de mí, que renuncie a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga. Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; y el que pierda su vida por mí y por la Buena Noticia, la salvará. ¿De qué le servirá al hombre ganar el mundo entero, si pierde su vida? ¿Y qué podrá dar el hombre a cambio de su vida? Porque si alguien se avergüenza de mí y de mis palabras en esta generación adúltera y pecadora, también el Hijo del hombre se avergonzará de él cuando venga en la gloria de su Padre con sus santos ángeles». Y les decía: «Les aseguro que algunos de los que están aquí presentes no morirán antes de haber visto que el Reino de Dios ha llegado con poder».

21/03 - Jacobo el Confesor


Este Santo asumió la vida monástica desde su juventud en el Monasterio de Estudio, donde se convirtió en discípulo de San Teodoro el Estudita.

Más tarde Jacobo fue consagrado obispo y sufrió muchas aflicciones y tormentos a manos de los iconoclastas.

San Teodoro compuso una homilía en honor a Santiago (PG 99, 1353-1356).

viernes, 20 de marzo de 2020

20/03 - Fotina la Samaritana


Santa Fotina vivió en el siglo I y fue la mujer que Cristo se encontró en el pozo de Samaría, tal y como está recogido en el Evangelio según Juan (4,4-26). Tras su encuentro con Cristo, Fotina y toda su familia fueron bautizados por los Apóstolesy se convirtieron en evangelistas de la Iglesia primitiva.

Fotina y sus hijos fueron convocados ante el Emperador Nerón y conminados a que renunciaran a su fe en Cristo; al negarse a ello, aceptaron sufrir varias torturas. Tras muchos intentos de forzarla a entregarse a la idolatría, el Emperador ordenó que fuera arrojada a un pozo. Fotina entregó su vida en el año 66.

20/03 - Justos Padres asesinados en el Monasterio de San Sabas


Estos Justos Mártires fueron asesinados por los bárbaros durante el reinado del Emperador Heraclio, cuando San Modesto era Patriarca de Jerusalén (632-634).

20/03 - San Martín de Dumio (de Braga)


Dumio, situado geográficamente cerca de Braga –la capital del reino de los suevos–, distingue del otro Martín de Francia a nuestro Martín. Fue el apóstol de los suevos, a los que convirtió al catolicismo. El testimonio de san Isidoro de Sevilla señala el 560 como fecha de la conversión. Eran los suevos un pueblo indomable y el terror de Roma; atravesaron las Provincias y pasaron sus fronteras; se trasladaron de las riberas del Rin a las del Miño; arrasaron a los francos y pasaron el Pirineo; luego se reparten las tierras de Galecia y ponen su capital en Braga; llegaron a bajar hasta la Bética y conquistaron Sevilla en las tierras llanas. Transcurre la vida del santo en el siglo VI.

San Martín Dumiense, según conocemos por el epitafio de su tumba que escribió él mismo, era oriundo de Panonia, en la actual Hungría. Debió de nacer entre el 510 y el 520. Quiso vivir el don de la fe en las mismas fuentes. Peregrina a Palestina con la avidez de conocer, pisar, besar y tocar la tierra de Cristo; allí aprovecha su tiempo entre oración, mortificación, y el estudio del griego, que le contacta con los santos Padres primeros. Luego pasa por Roma, donde murió y vive Pedro. Atraviesa el reino de los francos donde se encuentra con los suevos y aprovecha la oportunidad de hacer apostolado con este pueblo.

Karriarico, rey suevo arriano –habían caído los suevos en el arrianismo por la actividad del gálata Ayax, enviado por Teodorico–, mandó embajada noble para pedir en la afamada y milagrosa tumba de san Martín de Tours el portento de la curación de su hijo. Era ya la segunda vez que lo hacía, la primera misión no dio el resultado apetecido; ahora manda la ofrenda del peso de su hijo en oro y plata, y presenta la promesa de conversión si obtiene del santo de Tours lo que humildemente pide. Y se cura el vástago del rey suevo. Es la ocasión para dejar el arrianismo. San Gregorio de Tours narrará, como testigo presencial –dejando en el relato el polvo de la leyenda–, el ruego de la doble embajada y la posterior conversión del bravo pueblo suevo.

Así fue como pasó el presbítero húngaro Martín a Galecia, de mano de sus cuasi-paisanos, los belicosos emigrantes centroeuropeos. En Dumio funda un monasterio para la alabanza divina, la oración, el recogimiento, la difusión de la fe y la atención del pueblo. ¡Bien conocida tiene la necesidad de la oración para extender el Evangelio! Quizá conoció el estilo de Arlés y, posiblemente, tuvo referencias de la regla de san Benito, pero aquí los monjes se gobiernan al ritmo que marca el abad –y ya obispo- Martín de Dumio.

Regula la vida del clero formándoles según los cánones y los acuerdos de los concilios hispanos y africanos; atiende celoso al campesinado donde abundan las supersticiones paganas, célticas y germánicas. Encarga a su monje Pascasio la traducción de Las palabras de los ancianos y él mismo traduce Las sentencias de los Padres egipcios; escribe para los suyos otras sabrosas obras de piedad, ascéticas y doctrinales, –Formula vitae honestae y De correctione rusticorum– como tratados cortos y monográficos que rezuman sabiduría humana al estilo de Séneca y espíritu cristiano.

Contribuyó a la conversión de los suevos al catolicismo. En el concilio de Braga del 561 –como un precursor de san Ildefonso en el III de Toledo– se ha logrado la conversión del rey y del pueblo, se establece la unidad y se tiene el gozo de escuchar la fórmula del bautismo «en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo».

Murió en el año 580.


Fuente: Archimadrid.org

jueves, 19 de marzo de 2020

Oración contra el coronavirus del Metropolita Joel de Edesa


ORACIÓN CONTRA EL CORONAVIRUS
COMPUESTA POR S.E.R. JOEL,
METROPOLITA DE EDESA, PELA Y ALMOPIA (GRECIA)

Señor Jesucristo, Dios nuestro, supremo Médico de los cuerpos y de las almas; Tú, que por nosotros te encarnaste para sanar al hombre, el gran herido; Tú, que no despreciaste a los diez leprosos que estaban enfermos sin curación, sino que con Tu Gracia salvífica los limpiaste; Tú, que transcurriste como Dios-Hombre los días de tu presencia terrestre haciendo el bien y sanando a todos los enfermos y a los aquejados por el mal; Tú, que hiciste el bien y restableciste, sanándolos, a los paralíticos, a los ciegos, a los grandes pecadores, a los endemoniados y a los sufrientes tanto en la carne como en la mente, acoge benevolente nuestra súplica y aleja con tu poder al monstruo asesino con forma de corona que provoca miedo y muerte a los enfermos y a los que sufren sin merecerlo.

Y si, a causa de nuestros muchos pecados, has permitido esta tentación, Te suplicamos como Misericordioso que la apartes de nosotros y de toda la ecúmene.

Y si, para probar nuestra fe, has permitido su expansión, cesa la perturbación de los enfermos a causa de la epidemia del virus.

Y si el virus se ha expandido por la acción criminal del maligno o la negligencia de los hombres frívolos, destruye su poder como Dios Todopoderoso.

Protege a la juventud y custodia bien a los enfermos y a los ancianos, y sánalos del virus maldito. Líbranos a todos del encadenamiento del corazón y danos salud, calma y generosidad por las intercesiones de nuestra Señora la Madre de Dios y de todos tus Santos. Amén.


(Traducción del original griego: S.E. el Metropolita Policarpo de España y Portugal)

19/03 - Los Santos Mártires Crisanto y Daría


San Crisanto, originario de Alejandría, había sido instruido en la Fe de Cristo por cierto obispo. Su padre, de rango senatorial y pagano, lo hizo encarcelar durante muchos días y, cuando vio que su opinión seguía inalterada, ordenó que le llevaran a una joven de Atenas llamada Daría. Esta, de gran belleza y educación, era también idólatra, y el padre de Crisanto la casó con él para que lo desviara de la Fe de Cristo por amor; sin embargo, Crisanto la arrastró a ella a la piedad, y ambos proclamaron valientemente a Cristo y recibieron la corona del martirio en el año 283, durante el reinado de Numeriano, siendo enterrados vivos en un pozo de fango.

miércoles, 18 de marzo de 2020

Comunicado del Patriarcado Ecuménico por la pandemia del Covid-19


Comunicado

Dado que la crisis del coronavirus sigue expandiéndose e intensificándose a escala mundial, el Patriarcado Ecuménico sigue monitorizando la situación con un urgente sentido de responsabilidad hacia sus fieles y hacia todas las personas sin excepción, y, como continuación del comunicado del 11 de marzo de 2020, tras deliberación de sus Jerarcas en la Ciudad, anuncia lo siguiente:

1-El Patriarcado Ecuménico reitera con insistencia su llamado a todos a limitar sus salidas y viajes a lo estrictamente necesario, permaneciendo en sus casas por su propia seguridad y por la protección del público en general.

2-Alaba el espíritu de sacrificio demostrado por los que trabajan en el campo de los cuidados sanitarios y expresa su gratitud por sus extraordinarios y exhaustivos esfuerzos por asistir a los necesitados y por el riesgo en el que incurren conscientemente al entrar en contacto con los infectados de Covid-19.

3-Subraya la necesidad de que todos sigan las decisiones e instrucciones de las autoridades sanitarias pertinentes por el bien común.

4-A la luz de las decisiones ya tomadas por algunas eparquías del Trono Ecuménico, hoy declaramos universalmente nuestra resolución y mandato eclesiástico de que cesen todos los oficios divinos, actos y ritos, con la excepción de la oración privada en las iglesias que permanezcan abiertas, hasta finales de marzo. Esta restricción será posteriormente reevaluada según el desarrollo de la pandemia causada por el virus.

5-Todos los monasterios patriarcales y estauropégicos seguirán celebrando los oficios divinos regulares para sus comunidades monásticas, pero los peregrinos y visitantes del exterior no podrán acceder a ellos.

6-Del mismo modo, las Oficinas Patriarcales de El Fanar permanecerán cerradas hasta nuevo aviso, pero el Patriarca Ecuménico y el clero de la Corte Patriarcal celebrarán los oficios divinos prescritos y rezarán por todo el mundo y por su pronta liberación de este período de prueba.

Del Secretariado Principal
del Santo y Sagrado Sínodo

El Fanar, 18 de marzo de 2020

Nota pastoral del Metropolita Policarpo con motivo de la pandemia de coronavirus


Prot. Nº: 21/20

NOTA PASTORAL DEL METROPOLITA POLICARPO
A LOS CLÉRIGOS Y LOS FELIGRESES
DE LA SACRA METRÓPOLIS ORTODOXA DE ESPAÑA Y PORTUGAL
CON MOTIVO DE LA EPIDEMIA DE CORONAVIRUS

En estos días de prueba y tentación nos acompañamos unos a otros permaneciendo unidos en la esperanza y en la fe en Cristo, confiándonos al mismo tiempo a la ciencia de la Medicina, que es un don divino para la Humanidad.

Estamos cercanos con el pensamiento, el recuerdo y la oración a los que sufren a causa del coronavirus, así como a los médicos y a todo el personal sanitario de nuestro país que lucha contra el virus y para salvar vidas. Os expresamos nuestra más profunda e inmensa gratitud, queridos/as hermanos/as y compatriotas. Que Dios os recompense por vuestro enorme trabajo, esfuerzo y amor hacia el prójimo que sufre, a la sociedad y a la patria.

Recomendamos paternalmente a todos nuestros clérigos y feligreses que obedezcan las instrucciones sanitarias y las decisiones del Gobierno, que, vista la gravedad de la situación a causa de la rápida expansión del virus, ha declarado el Estado de Alarma para protegernos.

Permaneced en casa y seguid la celebración de la Divina Liturgia y de los otros Oficios Sagrados de este período cuaresmal que atravesamos por radio, televisión o internet.

Rezad fervientemente al gran Médico de los cuerpos y de las almas, Jesucristo, y a su Santísima Madre para que pase lo antes posible esta grave prueba y tentación. Rezad, también, por el fortalecimiento desde lo Alto del personal sanitario, por la recuperación completa de la salud de los afectados y por el descanso del alma de los fallecidos.

Según la tradición de la Iglesia, sobre todo en tiempos difíciles, es bueno tener abiertos los templos para la oración individual en la medida de lo posible y bajo la responsabilidad de los párrocos.

Las celebraciones entre semana, así como la celebración de la Liturgia dominical con la participación de los fieles, quedan suspendidas hasta el 31 de marzo. Puede ser celebrada la Liturgia dominical solo por el sacerdote, el cantor y el sacristán. Esta disposición puede ser revisada según la evolución de la epidemia.

No es necesario seguir estrictamente el ayuno de la Santa y Gran Cuaresma de Pascua, y los feligreses que pertenezcan a la categoría de los débiles quedan dispensados del precepto de ayunar.

Los Sacramentos del Bautismo ya previstos y no anulados sean celebrados solamente con la presencia de los padres y los padrinos. En la Confesión, manténgase la distancia de 1,5 metros. Las Exequias sean celebradas de un modo simple, rápido y solo en presencia de los parientes más cercanos.

La situación está siendo seguida, examinada y evaluada diariamente. Con paciencia, perseverancia, prudencia, calma, unidad, oración ferviente y la ayuda de Dios venceremos.

En Madrid, a 18 de marzo de 2020

† Metropolita Policarpo (Stavrópoulos)
Arzobispo Metropolitano Ortodoxo de España y Portugal y Exarca del Mar Mediterráneo

Ανακοίνωση από το Οικουμενικό Πατριαρχείο


ΟΙΚΟΥΜΕΝΙΚΟΝ ΠΑΤΡΙΑΡΧΕΙΟΝ

νακοινωθέν

Καθώς συνεχίζεται σέ παγκόσμια κλίμακα, καί δή καί πιτείνεται,  κρίσις το κορωνοϊο, τό Οκουμενικό Πατριαρχεο παρακολουθε τήν κατάστασι μέ ψηλό ασθημα εθύνης ναντι τν πιστν του καί ναντι λων νεξαιρέτως τν νθρώπων καί, σέ συνέχεια το νακοινωθέντος τς 11ης Μαρτίου ., κατόπιν συσκέψεως τν εραρχν του στήν Πόλη, νακοινώνει τά ξς:

1) παναλαμβάνει μέ μφασι τήν κκλησί του πρός λους νά περιορίσουν στό λάχιστο τίς ξόδους καί τίς μετακινήσεις τους καί νά μένουν στά σπίτια τους, γιά τή δική τους προφύλαξι καί γιά τήν προστασία τοκοινωνικο συνόλου.

2) ξαίρει τό πνεμα ατοθυσίας μέ τό ποο ργάζονται ο πεύθυνοι στόν τομέα τς γείας καί τούς κφράζει τήν εγνωμοσύνη του, τόσο γιά τίς περάνθρωπες καί ξαντλητικές προσπάθειές τους νά βοηθήσουν τούς πάσχοντας συνανθρώπους, σο καί γιά τόν κίνδυνο τόν ποο ν γνώσει τους διατρέχουν, συγχρωτιζόμενοι μέ τούς προσβληθέντες πό τόν ό covid 19.

3) πογραμμίζει τήν νάγκη νά πακούουν λοι στίς ποφάσεις καί ντολές τν ρμοδίων γειονομικν ρχν γιά τό κοινό καλό.

4) Σέ συνέχεια τν σχετικν ποφάσεων πού δη πραν μερικές παρχίες το Οκουμενικο Θρόνου, σήμερα γενικεύεται γιά λες τίς παρχίες του  κκλησιαστική πόφασις καί ντολή νά νασταλον λες ο θρησκευτικές ερουργίες, κδηλώσεις καί τελετές, μέχρι τέλους Μαρτίου, κτός πό τήν προσωπική προσευχή τν Χριστιανν στούς ναούς πού θά παραμείνουν νοικτοί πως μέχρι τώρα.  παγόρευσις ατή θά ναθεωρηθ ργότερα, σύμφωνα μέ τήν ξέλιξι τς πανδημίας πού προκάλεσε  ός.

5) Στά πανταχο Πατριαρχικά καί Σταυροπηγιακά Μοναστήρια θά τελονται κανονικά ο ερές κολουθίες πό τίς δελφότητές τους, δέν θά γίνωνται μως δεκτοί προσκυνηταί κ το κόσμου.

6) Μέσα σ᾿ ατά τά πλαίσια, ναστέλλεται μέχρι νεωτέρας ποφάσεως καί  λειτουργία τν Πατριαρχικν Γραφείων στό Φανάρι, που  Οκουμενικός Πατριάρχης καί ο κληρικοί τς Πατριαρχικς Αλς θά τελον τίς νενομισμένες ερές κολουθίες καί θά προσεύχωνται, γιά λο τόν κόσμο καί γιά τήν ταχεα παρέλευσι τς δοκιμασίας.

κ τς ρχιγραμματείας
τς γίας καί ερς Συνόδου

Φανάρι, 18 Μαρτίου 2020

18/03 - Cirilo, Patriarca de Jerusalén


Este Santo nació en el año 315 y sucedió a Máximo como Arzobispo de Jerusalén en el año 350.

Era muy celoso en la Fe Ortodoxa y defensor de los pobres. Fue exiliado tres veces por los Emperadores arrianos Constancio y Valente, pero, a la muerte de estos, fue llamado de nuevo a su trono, y reposó en el Señor en el año 386.

De entre sus escritos, los más prominentes son sus charlas catequéticas, consideradas el más antiguo resumen sistemático de la doctrina cristiana.

Antes de San Cirilo, había habido dos diócesis -la de Jerusalén y la de la Santa Sion-, pero bajo su patriarcado se unificaron en un solo obispado. Ver también el 7 de mayo.

martes, 17 de marzo de 2020

17/03 - Patricio el Iluminador de Irlanda


San Patricio, el Apóstol de los Irlandeses, fue capturado en su Gran Bretaña natal por saqueadores irlandeses cuando tenía dieciséis años. Aunque era hijo de diácono y nieto de sacerdote, no fue sino en su cautividad cuando buscó al Señor con todo su corazón. 

En su Confesión, el testamento que escribió hacia el final de su vida, Patricio dice: «Tras venir a Irlanda -tenía que cuidar ovejas cotidianamente y rezaba muchas veces al día-, el amor de Dios y su temor se fueron apoderando progresivamente de mí, y mi fe se vio fortalecida. Y mi espíritu se conmovió tanto que en un solo día rezaba hasta cien oraciones, y casi lo mismo de noche, y esto incluso cuando estaba en los bosques o en la montaña; y me levantaba para orar antes de amanecer aunque hubiera nieve, escarcha o lluvia, y no recibía ningún daño». 

Tras seis años de esclavitud en Irlanda, Patricio fue guiado por Dios para escapar, y luchó en el monaquismo en Auxerre (Galia) bajo la guía del santo Obispo Germán. Muchos años después fue ordenado obispo y enviado de nuevo a Irlanda, cerca del año 432, para convertir a los irlandeses a Cristo.

Sus arduas labores produjeron tanto fruto que en siete años fueron enviados tres obispos de la Galia para ayudarle a pastorear a su rebaño -«mis hermanos e hijos que yo he bautizado en el Señor, tantos millares de personas», dice en su Confesión-. Su trabajo apostólico se cumplió con no pocos «desvelos y dolores», largos viajes en tierra difícil y muchos peligros; él mismo afirma que su vida estuvo en riesgo doce veces.

Cuando Patricio llegó a Irlanda como iluminador, era un país pagano; cuando acabó su vida terrenal unos treinta años más tarde, alrededor del 461, la Fe de Cristo estaba establecida en cada rincón de la isla.