lunes, 31 de diciembre de 2018

31/12 - Santa Columba, Virgen y Mártir


Columba era una joven hispana nacida en Caesaraugusta (actual Zaragoza), originaria de una familia noble y pagana, que emigró a las Galias por huir de la persecución de Valeriano. Ya era cristiana y temía verse obligada a sacrificar a los dioses. En Vienne fue bautizada y de allí marchó a Sens, donde sería martirizada con sólo 16 años de edad. Habiéndose presentado voluntariamente ante Valeriano, que estaba en Sens con motivo de un viaje a las Galias, éste le ofreció a un hijo suyo en matrimonio a cambio de apostatar. Como se negase tanto a aceptar el matrimonio como a sacrificar a los dioses, fue condenada a ser encerrada en una celda meretricia del anfiteatro (calabozo para prostitutas, donde también se violaba a las mujeres antes de llevarlas a la arena, pues la ley prohibía ajusticiar a una virgen).

Pero una osa escapó de su jaula y la protegió contra cualquier violencia. Así, un joven que entró para abusar de ella, se vio atacado por la osa y cuando Columba le ordenó dejarlo en paz y el animal la obedeció, él inmediatamente se convirtió y salió de allí. Entonces se dio orden de prender fuego a la celda para quemar a la joven y a la osa, pero una lluvia milagrosa extinguió las llamas. Sacada de allí, fue arrojada a una hoguera, pero de nuevo otra lluvia prodigiosa acabó con el peligro (entretanto, la osa había logrado huir al bosque). Finalmente, y tras un nuevo interrogatorio en que reafirmó su fe, Columba fue decapitada.

Existe una versión italiana que da a la mártir el nombre de Eporita, justificando que por su inocencia fuese luego llamada Columba. Los hagiógrafos que han estudiado el caso de esta Santa han sido unánimes al desechar este relato como fuente histórica, pero sí que la han identificado con una virgen de Sens que fue martirizada en el siglo III, por lo que es una persona real.

Su culto siempre ha sido muy importante: fue una de las mártires más célebres durante la Edad Media, aunque luego haya sido un tanto olvidada. Su culto estaba ya muy extendido por Francia y París en el siglo VII y hasta se menciona en la Vita Sancti Eligii que este Santo orfebre había hecho una urna de plata para ella.

El rey Clotario III mandó construir sobre su sepulcro en Sens la abadía Sainte-Colombe-lès-Sens, y San Lupo, que fue obispo de esta ciudad en el siglo VII, pidió ser sepultado junto a ella cuando falleció en 623. Otro obispo, Wessilone, en el año 853 consagró una nueva iglesia sobre este sepulcro y mandó envolver las reliquias de la Santa en un sudario de origen oriental. Éste, redescubierto en el siglo XIX, se venera en la catedral y es una tela preciosa. Aún se levantó una tercera iglesia sobre el sepulcro, por mandato del papa Alejandro II en 1164.

Hasta el año 1620 el cuerpo de la Santa fue venerado ininterrumpidamente en su sepulcro, pero los hugonotes lo profanaron y dispersaron, aunque se dice que algunas reliquias pudieron ser sustraídas y trasladadas a Roma. En 1792, la iglesia es destruida durante la Revolución Francesa. En 1803, lo que quedaba de las reliquias de la Santa, fue trasladado a la catedral, y fueron reconocidas canónicamente en 1853. Además de Francia, su culto está muy extendido también en España (en Cataluña, especialmente, como decía), Alemania e Italia, especialmente en Rímini, cuya catedral está intitulada a su nombre y posee la cabeza de la Santa, que llegó según la tradición traída por mar en manos de unos mercaderes de Sens, además de dos costillas y dos dientes que el obispo Castelli trajo desde Francia en 1581.

En la iconografía, aparece con una osa, sentada sobre una hoguera o portando una paloma, animal que alude a su nombre. Sin embargo, existen muchas otras Santas Columbas, muchas de ellas mártires de las catacumbas, por lo que el nombre podría ser añadido en muchas ocasiones por aquello de veni columba mea, aunque no es inverosímil que fuese un nombre de mujer frecuente en la Antigüedad. Es fácil confundirlas entre sí porque las que no son mártires de las catacumbas acaban llevando la paloma, aunque sólo la de Sens lleva la osa.

Medelen


Fuente: www.preguntasantoral.es

sábado, 29 de diciembre de 2018

Domingo después de Navidad. Evangelio de la Divina Liturgia


Mt 2,13-23: En aquel tiempo, cuando los magos se retiraron, el Ángel del Señor se apareció en sueños a José y le dijo: “Levántate, toma contigo al niño y a su madre y huye a Egipto; y quédate allí hasta que yo te diga. Porque Herodes va a buscar al niño para matarlo”. Él se levantó, tomó de noche al niño y a su madre, y se retiró a Egipto; y estuvo allí hasta la muerte de Herodes (para que se cumpliese el oráculo del Señor por medio del profeta: De Egipto llamé a mi hijo). Entonces Herodes, al ver que había sido burlado, se enfureció terriblemente y envió a matar a todos los niños de Belén y de toda su comarca, de dos años para abajo, según el tiempo que había precisado por los magos. Entonces se cumplió el oráculo del profeta Jeremías: Un clamor se ha oído en Ramá, mucho llanto, lamento y gemido: Raquel llora a sus hijos y no quiere consolarse, porque ya no existen… Muerto Herodes, el Ángel del Señor se apareció en sueños a José en Egipto y le dijo: “Levántate, toma contigo al niño y a su madre, y ponte en camino de la tierra de Israel; pues ya han muerto los que buscaban la vida del niño”. Él se levantó, tomó consigo al niño y a su madre, y entró en tierra de Israel. Pero, al enterarse de que Arquelao reinaba en Judea en lugar de su padre Herodes, tuvo miedo de ir allí; y avisado en sueños, se retiró de Galilea y fue a vivir en una ciudad llamada Nazaret; para que se cumpliese el oráculo de los profetas: Será llamado Nazareno.

miércoles, 26 de diciembre de 2018

Celebración de S. Nicolás en Valencia (Comunidad Valenciana)

El domingo 23 de diciembre de 2018 tuvo lugar la celebración (atrasada) del Santo Jerarca Nicolás en la recién fundada Parroquia ortodoxa ucraniana de nuestra Sacra Metrópolis en Valencia (Comunidad Valenciana), cuyo párroco es el P. Arcipreste Bogdán Grytsyuk.


Al final de la Liturgia, como es habitual en muchos países de tradición ortodoxa, San Nicolás “visitó” la Parroquia y trajo regalos para los presentes, especialmente los más pequeños.

lunes, 24 de diciembre de 2018

25/12 - Natividad de nuestro Señor Jesucristo (Navidad). Lecturas de la Divina Liturgia


Gal 4,4-7: Al llegar la plenitud de los tiempos, envió Dios a Su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la ley, para rescatar a los que se hallaban bajo la ley, y para que recibiéramos la condición de hijos. Y, como sois hijos, Dios envió a nuestros corazones el Espíritu de su Hijo que clama: ¡Abbá, Padre! De modo que ya no eres esclavo, sino hijo; y si hijo, también heredero por voluntad de Dios.

Mt 2,1-12: Cuando nació Jesús en Belén de Judea en tiempo del rey Herodes, unos Magos que venían del Oriente se presentaron en Jerusalén, diciendo: “¿Dónde está el Rey de los Judíos, que ha nacido? Pues vimos su estrella en el Oriente, y hemos venido a adorarle.” Al oírlo el rey Herodes se sobresaltó y con él toda Jerusalén. Convocando a todos los sumos sacerdotes y escribas del pueblo, les preguntaba dónde había de nacer el Cristo. Ellos le dijeron: “En Belén de Judea, porque así está escrito por el profeta: “Y tú, Belén, tierra de Judá, no eres, no, la menor entre los principales clanes de Judá; porque de ti saldrá un caudillo que apacentará a mi pueblo Israel.” Entonces Herodes, llamó aparte a los magos, y por sus datos precisó el tiempo de la aparición de la estrella. Después, enviándolos a Belén, les dijo: “Id e indagad cuidadosamente sobre ese niño, y cuando le encontréis comunicádmelo, para ir también yo a adorarle.” Ellos, después de oír al rey, se pusieron en camino, y he aquí la estrella que habían visto en el Oriente, iba delante de ellos, hasta que llegó y se detuvo encima del lugar donde estaba el niño. Al ver la estrella se llenaron de inmensa alegría. Entraron en la casa; vieron al Niño con María Su madre y, postrándose, Le adoraron; abrieron luego sus cofres y le ofrecieron dones de oro, incienso y mirra. Y, avisados en sueños que no volvieran donde Herodes, se retiraron a su país por otro camino.

Felicitación navideña de S.E. Policarpo


¡Bendita y santa Navidad!

¡Feliz, próspero y pacífico año nuevo!

¡Buena Epifanía!

Ad multos annos!

+ Metropolita Policarpo de de España y Portugal

domingo, 23 de diciembre de 2018

Proclamación patriarcal para Navidad 2018


Prot. No. 1099


BARTOLOMÉ
Por la misericordia de Dios, arzobispo de Constantinopla-Nueva Roma y patriarca ecuménico

A la plenitud de la iglesia
Gracia, misericordia y paz del Salvador Cristo nacido en Belén


* * *

Venerables hermanos y amados hijos en el Señor,

Glorificamos al Dios santísimo y misericordioso, para que este año volvamos a ser dignos de alcanzar el día festivo de la Navidad, la fiesta de la Encarnación del pre-eterno Hijo y Verbo de Dios "para nosotros y para nuestra salvación". A través del "misterio eterno" y el "gran milagro" de la Encarnación divina, la "gran herida", es decir, la humanidad sentada en la oscuridad y la sombra, se convierte en "hijos de luz y día" [1], mientras que el camino bendito de la deificación por la gracia se nos abre. En el misterio espiritual de la Iglesia y por medio de sus santos sacramentos, Cristo nace y toma forma en nuestra alma y existencia. Máximo el Confesor teologiza que “el Verbo de Dios, aunque nació una vez en la carne, siempre está dispuesto a nacer espiritualmente en aquellos que lo desean. Así, Él se convierte en un infante y se forma en nosotros por medio de las virtudes; de hecho, Él se revela a sí mismo en la medida en que somos capaces de recibirlo ". [2] Dios no es una "idea” abstracta, como el dios de los filósofos, o un Dios inaccesible encerrado en la trascendencia absoluta. Él es "Emmanuel", "Dios con nosotros" [3] más cerca de nosotros que nosotros mismos, "más parecido a nosotros que nosotros mismos". [4]

La fe en la Divinidad inaccesible y sin carne no transforma nuestra vida; no elimina la polarización entre materia y espíritu; ni tampoco cierra la brecha entre el cielo y la tierra. La Encarnación del Verbo Divino es la revelación de la verdad con respecto a Dios y la humanidad, que salva a la raza humana de los laberintos oscuros del materialismo y el antropomonismo, así como del idealismo y el dualismo. La condena del nestorianismo y el monofisismo de la Iglesia señala el rechazo de dos tendencias más amplias del alma humana: por un lado, hacer absoluto el antropocentrismo, y por el otro idolizar una comprensión idealista de la vida y la verdad, que son desviaciones especialmente generalizadas en nuestra época .

El "nestorianismo" contemporáneo se expresa como un espíritu de secularización, como el cientificismo y la priorización absoluta del conocimiento utilitario, como la autonomía absoluta de la economía, como la arrogancia y el ateísmo del ahorro personal, como la "no civilización" del individualismo y el eudemonismo, como El legalismo y el moralismo, como el "fin de la decencia" y la identificación del amor sacrificial y el arrepentimiento con la llamada "moralidad de los débiles". Por la misma razón, el "monofisismo" está hoy representado por tendencias a demonizar al cuerpo y al hombre natural. , por el puritanismo y los síndromes de la "pureza", por la infructuosa espiritualidad introvertida y por diversos misticismos, sin tener en cuenta el intelecto, el arte y la civilización, al negar el diálogo y rechazar las diferencias con el expresor peligroso, supuestamente en nombre del "único". verdad”, es decir, un fundamentalismo religioso alimentado por el absolutismo y los rechazos, al tiempo que alimenta la violencia y la división. Es evidente que tanto una deificación nestorianizante del mundo como una demonización monofisizante de él dejan el mundo y la historia, las civilizaciones y las culturas, expuestas a los poderes de la "era actual", consolidando su autonomía e impasses.

La fe cristiana es la certeza de nuestra salvación por parte del Dios de amor, que asumió gentilmente nuestra naturaleza y nos otorgó una vez más la "semejanza" perdida a través de la caída, haciéndonos dignos de la verdadera vida en Su Cuerpo, la Iglesia. El misterio espiritual se expresa a lo largo de toda la vida en la Iglesia. El Salvador encarnado recibió "la carne de la Iglesia" [5] y mostró, "primero y solo", "el verdadero hombre, que es perfecto tanto por el carácter y la vida como por todos los demás aspectos". [6] La Iglesia de Cristo es el lugar de la "salvación común", la "libertad común" y la esperanza en el "reino común". Es el modo de vivir la verdad liberadora, cuyo núcleo es expresar la verdad en el amor. Este amor trasciende los límites de la mera acción humana, porque su fuente y prototipo se encuentran en la filantropía divina, que trasciende la razón humana. “En esto, el amor de Dios se manifestó entre nosotros, que Dios envió a su único Hijo al mundo, para que podamos vivir a través de él. En esto está el amor.... Queridos hemanos, si Dios nos ama, también debemos amarnos unos a otros ”. [7] Dios está presente dondequiera que exista el amor.

Esta verdad salvadora también debe expresarse en la forma en que celebramos la Natividad sagrada de nuestro Salvador, que nos visitó desde lo alto. Una fiesta es siempre una "plenitud de tiempo", un tiempo de autoconocimiento, de acción de gracias por la magnitud del amor filantrópico divino, de testimonio de la verdad del misterio espiritual y de la libertad en Cristo. La celebración agradable de Cristo de la Encarnación del Verbo Divino es un acto de resistencia contra la secularización, contra la decoloración de la fiesta y su conversión en una "Navidad sin Cristo", así como contra una celebración de Tener, de consumismo y vanidad, de hecho, en un mundo lleno de tensiones sociales, inversión y confusión de valores, de violencia e injusticia, donde el "niño Jesús" se enfrenta una vez más con los intereses inexorables de numerosos poderes multifacéticos.
Honorables hermanos y amados hijos,

Las generaciones vienen y pasan, mientras que los próximos desarrollos son difíciles de prever. La fe genuina, sin embargo, no enfrenta dilemas. El Verbo se hizo carne, "la verdad ha venido" y "la oscuridad se ha calmado". Ya participamos en el Reino en nuestro viaje hacia la conclusión de la economía divina encarnada. Tenemos la certeza inquebrantable de que el futuro pertenece a Cristo, que es "el mismo ayer, hoy y siempre" [8], que la Iglesia de Cristo es y seguirá siendo un lugar de santidad y piedad, una renovación del hombre y del mundo, un anticipo de la gloria del Reino; que continuará “para dar el testimonio del Evangelio” “para distribuir los dones de Dios en el mundo: Su amor, paz, justicia y reconciliación, el poder de la resurrección y la expectativa de la eternidad”. [9] La ideología contemporánea de alguna época "post-cristiana" no tiene fundamento. "Después de Cristo", todo está y permanece "en Cristo" a través de los siglos.

Nos arrodillamos humildemente ante el Divino Infante de Belén y su Madre Santísima, que lo sostiene en sus brazos, mientras que veneramos al “Dios más perfecto” encarnado y otorgamos a los hijos de la Santa y Gran Iglesia de Cristo en todo el mundo, desde el siempre vigilante Fanar, nuestra bendición patriarcal para los doce días festivos de Navidad, deseándoles un año nuevo saludable, fructífero y feliz en el favor del Señor.

Navidad 2018

+ Bartolomé de Constantinopla
Vuestro ferviente suplicante ante Dios.

[1] 1 Tes. 5: 5.
[2] Máximo el Confesor, Capita theologica et oeconomica, PG 90, 1181.
[3] Véase Mat. 1:23.
[4] NicoláCabasilas, La vida en Cristo, VI, PG 150, 660.
[5] Juan Crisóstomo, Homilía en exilio, PG 52, 429.
[6] NicoláCabasilas, La vida en Cristo, VI, PG 150, 680.
[7] 1 Juan 4: 9-11.
[8] Heb. 13: 8.
[9] Encíclica del Santo y Gran Concilio de la Iglesia Ortodoxa (Creta 2016), Preámbulo.

sábado, 22 de diciembre de 2018

Concierto de Navidad de la Basílica del Valle de los Caídos


Como viene siendo habitual desde hace varios años, el sábado 22 de diciembre de 2018 a las 17:00 una delegación de nuestra Sacra Metrópolis de España y Portugal, en esta ocasión compuesta por S.E. el Metropolita Policarpo y el Lector Francisco José Pino Rodríguez, asistió al tradicional concierto de Navidad de la Abadía benedictina de la Santa Cruz del Valle de los Caídos, situada en un privilegiado paraje de la Sierra de Guadarrama (Comunidad de Madrid).

En el concierto estuvieron presentes asimismo Mons. Teófilo de Iberia, Obispo vicario del Obispado Ortodoxo Rumano de España y Portugal (Patriarcado Rumano), acompañado de su asistente, así como el P. Andrey Kórdochkin, párroco del Patriarcado de Moscú y Toda Rusia en Madrid, además de otras autoridades eclesiásticas y políticas de la Comunidad de Madrid y Castilla-La Mancha.

El P. Santiago Cantera O.S.B., Prior Administrador de la Abadía, saludó y agradeció la presencia de la delegación ortodoxa, y la consideró una laudable muestra de hermanamiento entre los cristianos de Oriente y Occidente.

Los coros Escolanía y Nova Schola, de gran calidad internacionalmente reconocida, interpretaron piezas de monodia medieval y actual y de polifonía, algunas de ellas de gran arraigo en la tradición popular española (como 'El tamborilero' o 'Chiquirriquitín') e internacional (como ‘Noche de paz').

Domingo antes de Navidad. Lecturas de la Divina Liturgia


Heb 11,9-10;32-40: Por la fe, vivió como extranjero en la Tierra prometida, habitando en carpas, lo mismo que Isaac y Jacob, herederos con él de la misma promesa. Porque Abraham esperaba aquella ciudad de sólidos cimientos, cuyo arquitecto y constructor es Dios. ¿Y qué más puedo decir? Me faltaría tiempo para hablar de Gedeón, de Barac, de Sansón, de Jefté, de David, de Samuel y de los Profetas. Ellos, gracias a la fe, conquistaron reinos, administraron justicia, alcanzaron el cumplimiento de las promesas, cerraron las fauces de los leones, extinguieron la violencia del fuego, escaparon del filo de la espada. Su debilidad se convirtió en vigor: fueron fuertes en la lucha y rechazaron los ataques de los extranjeros. Hubo mujeres que recobraron con vida a sus muertos. Unos se dejaron torturar, renunciando a ser liberados, para obtener una mejor resurrección. Otros sufrieron injurias y golpes, cadenas y cárceles. Fueron apedreados, destrozados, muertos por la espada. Anduvieron errantes, cubiertos con pieles de ovejas y de cabras, des provistos de todo, oprimidos y maltratados. Ya que el mundo no era digno de ellos, tuvieron que vagar por desiertos y montañas, refugiándose en cuevas y cavernas. Pero, aunque su fe los hizo merecedores de un testimonio tan valioso, ninguno de ellos entró en posesión de la promesa. Porque Dios nos tenía reservado algo mejor, y no quiso que ellos llegaran a la perfección sin nosotros.

Mt 1,1-25: Genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abraham: Abraham fue padre de Isaac; Isaac, padre de Jacob; Jacob, padre de Judá y de sus hermanos. Judá fue padre de Fares y de Zará, y la madre de estos fue Tamar. Fares fue padre de Aram; Aram, padre de Aminadab; Aminadab, padre de Naasón; Naasón, padre de Salmón. Salmón fue padre de Booz, y la madre de este fue Rahab. Booz fue padre de Obed, y la madre de este fue Rut. Obed fue padre de Jesé; Jesé, padre del rey David. David fue padre de Salomón, y la madre de este fue la que había sido mujer de Urías. Salomón fue padre de Roboam; Roboam, padre de Abías; Abías, padre de Asá; Asá, padre de Josafat; Josafat, padre de Joram; Joram, padre de Ozías. Ozías fue padre de Joatam; Joatam, padre de Acaz; Acaz, padre de Ezequías; Ezequías, padre de Manasés. Manasés fue padre de Josías; Josías, padre de Jeconías y de sus hermanos, durante el destierro en Babilonia. Después del destierro en Babilonia: Jeconías fue padre de Salatiel; Salatiel, padre de Zorobabel; Zorobabel, padre de Abiud; Abiud, padre de Eliacim; Eliacim, padre de Azor. Azor fue padre de Sadoc; Sadoc, padre de Aquim; Aquim, padre de Eliud; Eliud, padre de Eleazar; Eleazar, padre de Matán; Matán, padre de Jacob. Jacob fue padre de José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, que es llamado Cristo. El total de las generaciones es, por lo tanto: desde Abraham hasta David, catorce generaciones; desde David hasta el destierro en Babilonia, catorce generaciones; desde el destierro en Babilonia hasta Cristo, catorce generaciones. Este fue el origen de Jesucristo: María, su madre, estaba comprometida con José y, cuando todavía no han vivido juntos, concibió un hijo por obra del Espíritu Santo. José, su esposo, que era un hombre justo y no quería denunciarla públicamente, resolvió abandonarla en secreto. Mientras pensaba en esto, el Angel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: «José, hijo de David, no temas recibir a María, tu esposa, porque lo que ha sido engendrado en ella proviene del Espíritu Santo. Ella dará a luz un hijo, a quien pondrás el nombre de Jesús, porque él salvará a su Pueblo de todos sus pecados». Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que el Señor había anunciado por el Profeta: "La Virgen concebirá y dará a luz un hijo a quien pondrán el nombre de Emanuel", que traducido significa: «Dios con nosotros». Al despertar, José hizo lo que el Angel del Señor le había ordenado: llevó a María a su casa, y sin que hubieran hecho vida en común, ella dio a luz un hijo, y él le puso el nombre de Jesús.

viernes, 21 de diciembre de 2018

Oficios del período de Natividad 2018 y Año Nuevo y Epifanía 2019 en la Catedral de Madrid


SÁBADO 22/12
Grandes Vísperas del Domingo ........................................................... 18:30

DOMINGO 23/12
DOM. ANTES DE NAVIDAD
Maitines ............................................................................................... 09:30
Liturgia ................................................................................................ 10:45

LUNES 24/12
VÍSPERA DE LA NAVIDAD; S. Eugenia mártir
Grandes y Reales Horas de Navidad …………………...…………… 09:30
Grandes Vísperas de Navidad+Liturgia de S. Basilio ......................... 10:00

MARTES 25/12
NATIVIDAD DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO
Maitines ............................................................................................... 09:30
Liturgia ................................................................................................ 10:45

MIÉRCOLES 26/12
SINAXIS DE LA SANTÍSIMA MADRE DE DIOS
Liturgia ............................................................................................... 10:15

JUEVES 27/12
SAN ESTEBAN PROTOMÁRTIR y ARCHIDIÁCONO
Liturgia ……………………………….………………….…………. 10:15

SÁBADO 29/12
Grandes Vísperas del Domingo …………………………………….. 18:30

DOMINGO 30/12
DOM. ANTES DE LA SANTA EPIFANÍA
Maitines……………………………………………………………. 09:30
Liturgia …………………………………………………………….. 10:45

LUNES 31/12
Grandes Vísperas por la Fiesta de la Circuncisiόn …......................... 18:30

MARTES 01/01
LA CIRCUNCISIÓN DE NUESTRO SEÑOR; S. BASILIO MAGNO
Maitines .............................................................................................. 09:30
Liturgia ............................................................................................... 10:45
Doxología por el Año Nuevo ............................................................. 12:00
Bendición de la Torta de S. Basilio ………………………………… 12:15

VIERNES 04/01
Grandes y Reales Horas de Epifanía ……………………………….. 10:00

SÁBADO 05/01
VIGILIA DE LA SANTA EPIFANÍA
Liturgia ……………………………………………………………... 10:15
Santificación de las Aguas …………..……………….…………….. 11:30
Grandes Vísperas de Epifanía ……………………………………… 18:30

DOMINGO 06/01
LA SANTA TEOFANÍA DE NUESTRO SEÑOR
Maitines .............................................................................................. 09:30             Liturgia ............................................................................................... 10:45
Gran Santificaciόn de las Aguas ........................................................ 12:00

LUNES 07/01
S. JUAN BAUTISTA; NATIVIDAD DEL SEÑOR (viejo cal.)
Liturgia …………………………………........................................... 10:15
Liturgia en ucraniano …………………………………………….…. 13:00

ADEMÁS, DIVINA LITURGIA EN UCRANIANO CADA DOMINGO A LAS HORAS 13:00

¡A TODOS FELIZ NAVIDAD Y UN VENTUROSO AÑO NUEVO 2019!

sábado, 15 de diciembre de 2018

XI Domingo de Lucas. Evangelio de la Divina Liturgia


Lc 14,16-24: Jesús le respondió: «Un hombre preparó un gran banquete y convidó a mucha gente. A la hora de cenar, mandó a su sirviente que dijera a los invitados: «Vengan, todo está preparado». Pero todos, sin excepción, empezaron a excusarse. El primero le dijo: "Acabo de comprar un campo y tengo que ir a verlo. Te ruego me disculpes". El segundo dijo: "He comprado cinco yuntas de bueyes y voy a probarlos. Te ruego me disculpes". Y un tercero respondió: "Acabo de casarme y por esa razón no puedo ir". A su regreso, el sirviente contó todo esto al dueño de casa, este, irritado, le dijo: "Recorre en seguida las plazas y las calles de la ciudad, y trae aquí a los pobres, a los lisiados, a los ciegos y a los paralíticos". Volvió el sirviente y dijo: "Señor, tus órdenes se han cumplido y aún sobra lugar". El señor le respondió: "Ve a los caminos y a lo largo de los cercos, e insiste a la gente para que entre, de manera que se llene mi casa. Porque les aseguro que ninguno de los que antes fueron invitados ha de probar mi cena"».

jueves, 13 de diciembre de 2018

Memoria de actividades de S.E. Policarpo en el mes de noviembre de 2018


01/11: Asistió en la Catedral a la celebración de la Divina Liturgia por la Fiesta de los SS. Cosme y Damián Médicos Taumaturgos y de S. David de Eubea Taumaturgo, al término de la cual presidió el Oficio de Conmemoración de los Difuntos.

03/11: Presidió desde el Trono Episcopal (jorostasía) la celebración en la Catedral de la Divina Liturgia por el Otoño de los Difuntos, al término de la cual presidió el Oficio de Gran Conmemoración de los Difuntos. Por la tarde asistió en la Catedral a la celebración de las Grandes Vísperas del Domingo.

04/11: Presidió la celebración en la Catedral del Oficio de Maitines, seguido por la Divina Liturgia Pontifical del Domingo V de Lucas. Seguidamente asistió en la Catedral a la celebración, a las 13:00 horas, de la Divina Liturgia de nuestra Parroquia Ortodoxa Ucraniana de Madrid, al término de la cual presidió el Oficio Sagrado de Gran Conmemoración de los Difuntos con ocasión del Otoño de los Difuntos.

05/11: Asistió a las sesiones del III Congreso Internacional sobre Religiones, organizado en el Hotel madrileño Eurostars Tower por la Fundación Evsen, en el cual intervino hablando sobre el tema de las minorías religiosas hoy.

07/11: Asistió en la Catedral a la celebración de las Grandes Vísperas por la Fiesta de los SS. Arcángeles.

08/11: Asistió en la Catedral a la celebración de la Divina Liturgia por la Fiesta de los SS. Arcángeles Miguel y Gabriel. Por la tarde viajó a París (Francia).

09/11: Asistió en la Catedral Ortodoxa Griega de San Esteban en París a la celebración de la Divina Liturgia por la Fiesta de San Nectario Taumaturgo. Por la tarde se reunió con el Emmo. Metropolita de Francia Emmanuel, con el cual cenó.

10/11: Junto con otros Jerarcas del Trono Ecuménico concelebró en la Catedral Ortodoxa Griega de San Esteban en París la Divina Liturgia presidida por el Emmo. Metropolita de Francia Emmanuel, en el curso de la cual fue ordenado su nuevo obispo auxiliar, el Excmo. Mons. Máximo de Melitene. Seguidamente participó en el almuerzo festivo ofrecido por el nuevo obispo y sus padres. Por la noche viajó a Barcelona.

11/11: Celebró la Divina Liturgia Pontifical del Domingo VIII de Lucas en el Templo de nuestra Parroquia Ortodoxa Griega de San Nectario Taumaturgo en Barcelona con ocasión de su reciente Fiesta patronal (09/11). Seguidamente participó en el almuerzo festivo comunitario ofrecido por su Párroco, el Rvdmo. Archimandrita Christódoulos.

16/11: Junto con los clérigos de la Catedral celebró el Sacramento del Óleo Santo del mes de Noviembre.

17/11: Asistió en la Catedral a la celebración de las Grandes Vísperas del Domingo. Seguidamente presidió el Oficio de Gran Conmemoración por el descanso del alma de nuestro hermano José-María.

18/11: Presidió en la Catedral la celebración del Oficio de Maitines, seguido por la Divina Liturgia Pontifical del Domingo IX de Lucas. Seguidamente asistió en la Catedral a la celebración, a las 13:00 horas, de la Divina Liturgia de nuestra Parroquia Ortodoxa Ucraniana de Madrid.

20/11: Asistió en la Catedral a la celebración de las Grandes Vísperas por la Fiesta de Entrada de María SSma. en el Templo.

21/11: Presidió desde el Trono Episcopal (jorostasía) la celebración en la Catedral del Oficio de Maitines y de la Divina Liturgia por la gran Fiesta litúrgica de la Entrada de la Santísima Madre de Dios en el Templo. Por la noche viajó a Ronda (Málaga).

22/11: Celebró en el Templo de nuestro Santuario Ortodoxo Panibérico de la Santísima Madre de Dios de la Pronta Escucha la Divina Liturgia Pontifical con ocasión de su Fiesta patronal según el calendario litúrgico ortodoxo ucraniano. Seguidamente participó en el almuerzo festivo comunitario ofrecido por su fundador, el Rvdo. Monje Juan, su Párroco, el Rvdmo. Arcipreste Rodión y la presbítera Oksana.

25/11: Celebró en el Templo de nuestra Parroquia Ortodoxa Griega de los SS. Jorge y Vicente de Valencia la Divina Liturgia Pontifical del Domingo XIII de Lucas, teniendo como concelebrante al Rvdmo. Archimandrita Nectario, Predicador Sinodal en la Sacra Metrópolis de Calcidia (Grecia). Seguidamente participó en el almuerzo festivo comunitario con los familias de los militares griegos en servicio en el Comando local de la OTAN.

29/11: Asistió en la Catedral a la celebración de la Grandes Vísperas por la Fiesta de S. Andrés Apóstol.


30/11: Asistió en la Catedral a la celebración de la Divina Liturgia por la Fiesta de su patrono y protector, San Andrés Apóstol, el Primer Llamado.

lunes, 10 de diciembre de 2018

10/12 - Santa Eulalia de Mérida, Virgen y Mártir


Eulalia nació en Emerita Augusta (Mérida) aproximadamente en el año 292. Algunas fuentes datan su vida vida más tarde, y ponen su martirio en el tiempo del emperador Traiano Decio (249-251). Era hija del senador romano Liberio y tanto ella como toda su familia eran cristianos.

Cuando Eulalia cumplió los doce años apareció el decreto del emperador Diocleciano prohibiendo a los cristianos dar culto a Jesucristo y mandándoles que debían adorar a los ídolos paganos. La niña sintió un gran disgusto por estas leyes tan injustas y se propuso protestar entre los delegados del gobierno.

Viendo su madre y su padre que la joven podía correr algún peligro de muerte si se atrevía a protestar contra la persecución de los gobernantes, se la llevaron a vivir al campo, en una casa situada en las orillas del arroyo Albarregas, pero ella se vino de allá y llegó a la ciudad de Mérida, según la tradición, el 10 de diciembre del año 304, tras una travesía que, según sus biógrafos, estuvo llena de intercesiones milagrosas.

Eulalia se presentó ante el gobernador Daciano y le protestó valientemente diciéndole que esas leyes que mandaban adorar ídolos y prohibían a Dios eran totalmente injustas y no podían ser obedecidas por los cristianos.

Daciano intentó al principio ofrecer regalos y hacer promesas de ayudas a la niña para que cambiara de opinión, pero al ver que ella seguía fuertemente convencida de sus ideas cristianas, le mostró todos los instrumentos de tortura con los cuales le podían hacer padecer horriblemente si no obedecía a la ley del emperador que mandaba adorar ídolos y prohibía adorar a Jesucristo. Y le dijo: "De todos estos sufrimientos te vas a librar si le ofreces este pan a los dioses, y les quemas este poquito de incienso en los altares de ellos". La jovencita lanzó lejos el pan, echó por el suelo el incienso y le dijo valientemente: "Al sólo Dios del cielo adoro; a Él únicamente le ofreceré sacrificios y le quemaré incienso. Y a nadie más".

Entonces el juez pagano mandó que la destrozaran golpeándola con varillas de hierro y que sobre sus heridas colocaran antorchas encendidas. La hermosa cabellera de Eulalia se incendió y la jovencita murió quemada y ahogada por el humo.

Dice el poeta Prudencio que al morir la santa, la gente vio una blanquísima paloma que volaba hacia el cielo, y que los verdugos salieron huyendo, llenos de pavor y de remordimiento por haber matado a una criatura inocente. La nieve cubrió el cadáver y el suelo de los alrededores, hasta que varios días después llegaron unos cristianos y le dieron honrosa sepultura al cuerpo de la joven mártir. Allí en el sitio de su sepultura se levantó un templo de honor de Santa Eulalia, y dice el poeta que él mismo vio que a ese templo llegaban muchos peregrinos a orar ante los restos de tan valiente joven y a conseguir por medio de ella muy notables favores de Dios.

El culto de Santa Eulalia se hizo tan popular que san Agustín hizo sermones en honor de esta joven santa.

Martirios

De madrugada, antes de la salida del sol, llegó a la ciudad, y, valerosa, se presentó ante el tribunal, en medio de cuyos lectores vociferó a los magistrados: "Decidme, ¿qué furia es esa que os mueve a hacer perder las almas, a adorar a los ídolos y negar al Dios criador de todas las cosas? Si buscáis cristianos, aquí me tenéis a mí: soy enemiga de vuestros dioses y estoy dispuesta a pisotearlos; con la boca y el corazón confieso al Dios verdadero. Isis, Apolo, Venus y aun el mismo Maximiliano son nada: aquéllos porque son obra de la mano de los hombres, éste porque adora a cosas hechas con las manos. No te detengas, pues, sayón; quema, corta, divide estos mis miembros; es cosa fácil romper un vaso frágil, pero mi alma no morirá, por más acerbo que sea el dolor",

Airado sobremanera el pretor al oír tales requerimientos, ordenó furioso: "Lector, apresa esta temeraria y cúbrela de suplicios para que así sepa que hay dioses patrios y que no es cosa baladí la autoridad del que manda", Pero inmediatamente, como volviendo sobre sí, dijo el pretor a Eulalia: "Mas, antes de que mueras, atrevida rapazuela, quiero convencerte de tu locura en lo que me es posible. Mira cuántos goces puedes disfrutar, qué honor puedes recibir de un matrimonio digno. Tu casa, deshecha en lágrimas, te reclama: gimiendo estará la angustiada nobleza de tus padres, puesto que vas a caer, tan tiernecita, en vísperas de esponsales y de bodas. ¿O es que no te importan las pompas doradas de un lecho ni el venerable amor de tus ancianos padres, a quienes con tu obstinada temeridad vas a quitar la vida? Mira, ahí están preparados los instrumentos del suplicio: o te cortarán la cabeza con la espada, o te despedazarán las fieras, o se te echará al fuego, y los tuyos te llorarán con grandes lamentos, mientras tú te revolverás entre tus propias cenizas. ¿Qué te cuesta, di, evitar todo esto? Con que toques tan sólo con la punta de tus dedos un poco de sal y un poquito de incienso, quedarás perdonada".

Pero Eulalia nada respondió, sino que, arrebatada de indignación, escupió al rostro del pretor, arrojó al suelo los ídolos que tenía delante de sí, y de un puntapié echó a rodar la torta sacrifical puesta sobre los incensarios.

Inmediatamente dos verdugos se aprestaron a desgarrar sus tiernos pechos y los garfios abrieron sus virginales costados hasta llegar a los huesos, mientras Eulalia tranquilamente contaba sus heridas.

Al contemplar aquella carnicería, Eulalia decía al Señor sin lágrimas ni sollozos: "He aquí que escriben tu nombre en mi cuerpo. ¡Cuán agradable es leer estas letras, que señalan, oh Cristo, tus victorias! La misma púrpura de mi sangre exprimida habla de tu santo nombre".

Y tan abstraída estaba la mártir en su oración, que el dolor atroz que debían causarle aquellos tormentos pasaba totalmente desapercibido, a pesar de que sus miembros, regados con tierna sangre, bañaban de continuo la piel con nuevos borboteos calientes.

Ante aquella intrepidez, los esbirros se dispusieron a aplicarla el último tormento; mas no se contentaron con propinarla azotes que la desgarraran fieramente la piel, que sería poco, sino que la aplicaron por todas partes, al estómago, a los flancos, hachones encendidos. Pero, así que la perfumada cabellera que se deslizaba ondulante por el cuello y se desparramaba suelta por los hombros para cubrir la pudibunda castidad y la gracia virginal de la mártir tocó el chisporroteo de las teas, la llama crepitante voló sobre su rostro, nutriéndose con la abundante cabellera, y la envolvió por completo. Y la virgen, deseosa de morir, se inclinó hacia la llamarada y la sorbió con su boca.

Y, ¡oh maravilla!, he aquí que de su boca salió, rauda, una paloma más blanca que la nieve, que, hendiendo el espacio, tomó el camino de las estrellas: era el alma de Eulalia, blanca y dulce como la leche, ágil e incontaminada. Así lo vieron estupefactos y dieron de ello testimonio el verdugo y el mismo lictor al huir aterrorizados y arrepentidos. La Virgen torció delicadamente el cuello a la salida del alma; apagóse el fuego de la hoguera, y, por fin. quedaron en paz los restos exánimes de la mártir. Todo esto acaeció un día 10 de diciembre.

El cielo cuidó en seguida de velar por el tierno cuerpo de aquella virgen y rendirle las debidas honras fúnebres, porque al punto cayó una nevada que cubrió el foro, y en él el cuerpecito de Eulalia, que yacía abandonado en la helada intemperie como para protegerlo con una grácil mantilla blanca.

Tal es la primorosa descripción que nos dejó Prudencio del martirio de Eulalia de Mérida, en admirable coincidencia con las actas que sobre estas mismas hazañas escribiera un testimonio ocular.

Sigilosamente se aprestarían los cristianos de Mérida a rescatar las preciosas reliquias de aquella intrépida niña que con su muerte acababa de dar tan espléndido testimonio de la fe. Embalsamarían delicadamente su cuerpo y le darían sepultura precisamente en aquel mismo lugar donde pasada la tremenda borrasca de la persecución, se levantó una espléndida basílica, cuyo mármol bruñido -según testimonio de Prudencio, que la vio- iluminaba con cegadores resplandores sus atrios, donde los resplandecientes techos brillaban, con áureos artesonados y los pavimentos de mármol jaspeados daban al peregrino la sensación de pasear en un prado en que se entremezclaban y combinaban las rosas con las demás flores. Y con un lirismo exultante termina el poeta su descripción: "Fuera las lágrimas dulzonas y melindrosas... Cortad, vírgenes y donceles, purpúreas amapolas, segad los encendidos azafranes: no carece de ellos el invierno fecundo, pues el aura tépida despierta los campos para llenar de flores los canastillos. Ofreced, ¡oh jóvenes!, estos presentes, que yo, en medio del corro también quiero llevar una corona en estrofas de poesía, vil y ajada, pero alegre y festiva. Así conviene venerar los huesos que yacen bajo el altar; ella mientras tanto, a los pies de Dios, ve todo esto e intercede, benévola, por nosotros".


Fuente: Wikipedia

domingo, 9 de diciembre de 2018

09/12 - Concepción por Santa Ana de la Santísima Madre de Dios


De la madre de la Santísima Virgen María no hay referencias algunas en los Evangelios ni en los restantes escritos del Nuevo Testamento. Lo que conocemos es por la Santa Tradición. Según estas narraciones, el sacerdote Matán, residente de Belén, tuvo tres hijas: Maria, Sobi y Ana. Maria, luego de casarse en Belén, dio a luz a Isabel, madre de Juan el Bautista; Ana se caso con Joaquín de Galilea, y luego de muchos años tuvieron a la Santísima Virgen María. La tradición nos relata que los padres la consagraron al servicio del templo de Jerusalén a la edad de tres años, y ellos después de pocos años murieron.

Santa Ana era honrada desde la antigüedad; esto lo concluimos por escritos de varios Padres de la Iglesia y también de himnos eclesiásticos antiguos en honor a la madre de la Virgen Maria. También existen referencias del año 550 en el sentido de que emperador Justiniano consagró un templo en Constantinopla en su honor. Pidamos las intercesiones de Santa Ana para la salvación de nuestras almas.

Sumado a los himnos de los oficios, existen íconos y frescos de esta fiesta que los fieles veneran y besan, y que muestran a la santa pareja en un abrazo de amor dentro de su cámara nupcial. María es concebida por sus padres de la misma manera que todos nosotros somos concebidos. Pero en su caso es un acto puro de fe y de amor, en obediencia a la voluntad de Dios y como una respuesta a la oración. En este sentido su concepción es realmente “inmaculada”. Y su fruto es la mujer que por siempre es la purísima Virgen y Madre de Dios. 


Fuente: Arquidiócesis Ortodoxa Griega de Buenos Aires y Sudamérica (Patriarcado Ecuménico) / Arquidiócesis de Buenos Aires y Toda la Argentina (Patriarcado de Antioquía y Todo el Oriente)
Adaptación propia